Inicio Viajes, rutas y destinos por España Castilla La Mancha Valverde de los Arroyos, a la antigua usanza

Valverde de los Arroyos, a la antigua usanza

531
0

Valverde de los Arroyos es sinónimo de arte, costumbres y naturaleza. Cuenta con una iglesia dedicada a San Ildefonso, patrón del lugar. Además, sus muros se levantaron durante el siglo pasado y se emplearon los mismos bloques de pizarra con los que se construyó el resto de la población.

Valverde de los Arroyos es uno de los pueblos que podríamos decir, se encuentra dentro de la España vaciada. Allí, las viviendas y la vida, a la antigua usanza, se arremolinan en torno a la amplia Plaza Mayor. En ella se hallan la iglesia de San Ildefonso, una fuente muy original, el mayo y el campo rectangular para jugar a los bolos. Viejas distribuciones para un lugar que careció, hasta hace muy pocos años, de los servicios básicos imprescindibles.

La carretera asfaltada, por la que se accede al lugar desde Tamajón, era una pista casi forestal en malas condiciones y, hasta el año 1980, no se llevó a cabo el alcantarillado. Un año antes, en 1979, se había instalado la luz eléctrica en las casas, aunque los vecinos estaban acostumbrados a permanecer a oscuras, pues así sucedió durante cinco años, tras el incendio que destruyó la instalación del molino harinero que proporcionaba corriente eléctrica al pueblo.

Los favores del molino eran grandes en invierno y primavera, cuando las aguas bajaban vehementes por el arroyo de la Chorrera. Pero, en verano, y gracias a que los días se hacen más largos, se carecía, igualmente, de la luz eléctrica, pues la escasez del líquido elemento obligaba a cortar el suministro, toda vez que la poca agua sólo servia para mover la piedra que molía el grano de los cereales.

Hoy, el molino está abandonado y lleno de agua. Aunque peor suerte sufrieron los tres batanes y los cuatro telares de lienzos ordinarios que funcionaban en 1846. El olvido ha caído sobre ellos, al igual que se apropió de La Fraguela, nombre con el que se bautizó a la mina de azufre que se explotaba en la ribera izquierda del Sonsaz.

PUEBLO_02

La emigración se llevó todo aquello, a todos los jóvenes y cualquier posibilidad de continuar con las actividades tradicionales que los viejos del lugar ya no pueden llevar a cabo. Lentamente, según pasan los años, Valverde de los Arroyos se resiente de la escasez de mano y, cada vez, son menos los campos que se siembran menos campos, son menos los kilos de fruta que se recogen y es menor el número de cabezas de ganado que se pastorean. Incluso, la obtención de la miel, una de las actividades artesanas más interesantes, se encuentra estancada y las curiosísimas colmenas hechas, durante años, con tronco de roble están siendo reemplazadas, poco a poco, por otras más modernas.

PUEBLO_03

Y, sin embargo, resistiendo los embates del tiempo, los vecinos de Valverde de los Arroyos aún mantienen, en toda su pureza, la celebración de las danzas y procesiones tan bonitas como la del Encuentro, que se llevan a cabo en la mañana del Domingo de Resurrección. El baile gira en torno a la figura de la botarga, un hombre disfrazado con traje blanco o de colores chillones y, habitualmente, ataviado con una máscara. A éste, le acompañan grupos de danzantes ataviados con trajes y sombreros de vivos colores y una música ancestral, creada con cencerros cuyos badajos golpean el metal al ritmo de la muñeca o de la cintura. El rito, inmejorable ejemplo de costumbres seculares, debe ser anterior al cristianismo y se interpreta tanto como acción de gracias como de petición de fecundidad para los campos y las bestias.

Gastronomía y negocios en Valverde de los Arroyos

Si acabamos de firmar la compra de un local en la zona para crear nuestro nuevo negocio, habrá que celebrarlo. Este pueblo se caracteriza, entre otras cosas, por su gran gastronomía, la cual no podemos desaprovechar.

Con varios restaurantes a lo largo y ancho del pueblo, os recomendamos comer en el Mesón Los Cantos. Muy bien valorado y regentado por un matrimonio joven, es ideal para degustar platos típicos de la zona. Entre ellos, huevos de corral, chuletón o la famosa tarta de queso.

Dormir en la zona

Si viajas hasta Valverde de los Arroyos, es recomendable dormir en una de sus casas rurales. Así te sentirás más en el campo que nunca. Uno de los destinos que recomendamos en la Casa las Piquerinas. Con capacidad para hasta cinco personas, cuenta con cocina completa, chimenea y ropa de cama. Todo lo necesario para pasar unos días perfectos.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.