Inicio Gastronomía Una copa de vino para un verano fresquito

Una copa de vino para un verano fresquito

1944
0

Playa, chiringuito y una buena paella valenciana. ¿Qué más se le puede pedir a este planazo? Fácil. Para que el plan sea perfectivo, no puede faltar una buena copa de vino.

Da igual en qué punto de España vivas o en cuál pases tus vacaciones. Allí donde vayas, estamos seguros de que las terrazas estarán llenas. Y no precisamente de gente con botellas de agua. Más bien de parejas, familias o grupos de amigos compartiendo unas ricas tapas y bebiendo algunos de los mejores vinos blancos.

La verdad es que no hay nada más veraniego que esto. Que disfrutar de este brebaje en algún punto de la costa y con el sonido de las olas de fondo. Lo mismo da que te guste o no el vino blanco, porque lo bueno que tiene el vino es su variedad. Que el blanco no te hace mucha gracia, pues entonces lánzate a por unos vinos tintos valencianos.

Para los amantes del vino blanco

De sabores afrutados, son un referente español en todo el mundo y no es para menos. Enamoran a cualquiera gracias a su ligereza en boca. Esto, de hecho, los convierte en ideales a la hora de degustar tapas o almuerzos que no sean realmente fuertes de sabor.

En esta rama encontramos gran cantidad de variedades y ahí ya será el paladar de cada uno el que marque cuál está mejor y cuál peor. Aunque, sin duda, los que te proponemos a continuación, gustan a la mayoría.

Verdejo. Esta uva blanca española es un referente en el país y, a lo largo del país, encontramos un sinfín de bodegas que lo elaboran. Su éxito es incalculable.

Garnacha blanca. Variedad del noroeste de España, sus vinos cuentan con un nivel de alcohol más alto que otros. Sin embargo, su sabor le ha permitido recibir algunos de los premios más importantes del país. Variedades como el de la bodega de Cartoixa de Montsalvat o el de Edetaria Blanco de la bodega Edetaria son una apuesta segura.

Albariño. Procedente de Portugal y Galicia, tiene un toque de acidez notable pero que no molesta en ningún momento en el paladar. Muchos lo utilizan como acompañamiento a la hora de comer platos tan selectos como el pulpo a la gallega o las zamburiñas. ¡Todo muy gallego!

¿Y si prefiero los vinos tintos?

Variedades de vino tinto hay a montones, como hemos podido ver también en el caso de los blancos. Para no «aturullarnos» con demasiada información, que siempre es mejor saber poco y bien que mucho y mal, vamos a centrarnos en los valencianos. Concretamente en los de Denominación de Origen Protegida Valencia.

La distinción de estos vinos, como el «Moscatel» o el «Clariano», emplean en su proceso variedades, como no, de procedencia autóctona. Además, esta Denominación es conocida por ser una de las principales exportadoras en calidad y, en consecuencia, su reconocimiento a nivel mundial es exquisito.

Tinto con más Merlot. Misma base, pero distintas cantidades. Y eso se ve claro en la elaboración de esta variedad, muy suave y con aún más sabor. Si te gustan los vinos potentes, sin duda, este es el tuyo. Nosotros te recomendamos maridarlo con un buen entrecot.

Tempranillo. Llama la atención su color rojo, muy puro. Esencial para vinos Crianza y envejecimiento es, por así decirlo, «pasional».

Rosados. Sin duda, la mejor opción para quienes sean más del sabor del tinto que del blanco, aunque en boca es más suave. Se puede maridar con absolutamente cualquier plato.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Artículo anteriorQué hacer en Oporto
Artículo siguienteCinco cosas que hacer en Barcelona
Redactora Jefe, periodista de corazón y pasión, con infinitas ideas en constante ebullición. Sobre todo, es la que cuida a los clientes para facilitarles su participación en nuestra revista de viajes y turismo por España y Portugal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.