Inicio En portada Un verano en Formentera

Un verano en Formentera

185
0

Esta pequeña isla es uno de los destinos predilectos en esta época del año. Sobre todo para aquellos que buscan combinar un pequeño vuelo con la playa. A pocos kilómetros de la Península, Formentera alberga una belleza extraordinaria en sus aguas cristalinas.

Situada en las islas Baleares, cuenta con tan solo 82 kilómetros cuadrados de extensión, lo que facilita que, en pocos días, puedas descubrir todos sus rincones. Y para ayudarte en esta aventura, la  mejor opción es recurrir a alguna de las oficinas de Alquiler Coches Formentera para solicitar un vehículo. Con la independencia que este coche te da, tienes la posibilidad de viajar a tu ritmo y parar en los lugares que más bonitos te resulten.

A la hora de planear un viaje a la isla, es imprescindible tener en cuenta el clima. En los meses de junio a septiembre las temperaturas son bastante altas y te permiten disfrutar de sus hermosos rayos de sol. Sin embargo, también hay que pensar en la afluencia que sufre la isla en los meses de julio a agosto. Aquí, además, los precios se disparan. Encontrar un buen alojamiento y vuelos baratos es bastante complicado. Por eso, te recomendamos viajar en septiembre. Aunque el clima puede darte alguna que otra sorpresa, es uno de los meses más tranquilos y menos saturados.

Qué ver en Formentera

Si optamos por alquilar un coche, no es necesario elegir aquello que nos quedaremos sin ver por la distancia. Y es que, sobre cuatro ruedas, todo en esta isla está a un tiro de piedra. Tanto si vas en familia como a pasar unos días románticos con tu pareja, no puedes dejar de visitar estos lugares imprescindibles.

Molinos. Aparte de la gran cantidad de faros que rodean la isla, los molinos también tienen su espacio. Y es que, en el pasado, el trigo era uno de los pocos medios de subsistencia de la zona. Por este motivo, ten por seguro que verás alguno si vas por la carretera. Lo de pararte a sacar alguna foto ya es cosa tuya, aunque te recomendamos que te acerques a ver su buen estado de conservación.

Ses Illetes. Valorada como una de las mejores playas del mundo, no puedes dejar escapar la oportunidad de darte un baño en sus aguas cristalinas. Además, aquí se encuentra una pasarela que es ya escenario de miles de fotografías. Se trata de un antiguo embarcadero que ahora es el lugar perfecto para dar envidia a tus amigos.

Mirador de Formentera. En la meseta de la Mola se encuentra el lugar perfecto para relajarse admirando las mejores vistas de toda la isla. A 192 metros de altitud, es el pico más alto de la isla y permite ver la costa de norte a sur, percibiendo en su totalidad las Playas de Migjorn y Tramuntana.

Isla de Espalmador. Situada a pocos metros de la costa norte de Formentera, esta pequeña isla carece de habitantes. De hecho, sus visitantes suelen ser yates de lujo que provienen de Ibiza. Con unas playas de arena blanca, la única forma de acceder a ella es en barco o ferry desde La Savina. Aquí, la fauna y la flora no escasean.

Mercados Artesanales. Una de las características de Formentera es la pasión por la artesanía local. Por ello, desde primeros de mayo hasta mediados del mes de octubre, los mercados artesanales se distribuyen a lo largo de toda la isla.

Practica deporte en sus aguas cristalinas

Formentera alberga cientos de competiciones deportivas a lo largo de todo el año. Sobre todo, aquellas que tienen una relación directa con el agua. Y es que, en esta isla, los deportes más practicados son kayak, submarinismo o snorkeling.

Kayak. La isla cuenta con excursiones de lo más variadas sobre esta embarcación. Visitas a través de acantilados o la entrada en alguna cueva, son solo algunas de las vistas de las que podrás disfrutar.

Submarinismo. Es el deporte por excelencia de la zona. Debido a sus aguas cristalinas y sus condiciones, es el mejor lugar para iniciarse. Además, puedes realizarlo en entornos tan paradisíacos como la Reserva marina de Es Freus.

Snorkeling. Esta modalidad ofrece la entrada a los sitios más recónditos bajo el agua. Para ello, solo hacen falta unas gafas, un tubo y unas aletas.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.