Redacción

Descubre los tesoros ocultos del Mediterráneo

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Hay pocos lugares en el mundo que consigan hacer sombra a los tesoros del Mediterráneo. No en vano, el mar que mece el levante ibérico esconde tantas maravillas que difícilmente cabría enumerarlas en tan solo estos párrafos. Recorrer sobre las aguas el mar que une a las culturas mediterráneas es sin embargo un lujo sensorial mucho más accesible de lo que podría parecer. ¿Cómo? Reserva ahora en línea tu ferry y zarpa sin más dilación hacia una aventura que, a la par que económica, se te antojará inolvidable.

Desde las costas de Barcelona, Málaga o Algeciras parten ferris a diario hacia el otro lado del Mediterráneo. También desde las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, enclaves perfectos para vibrar con la peculiar hermandad entre el territorio español y los proverbiales paisajes marroquíes, que dejan sin hipo a todo viajero que se les pone por delante. De hecho, sin pasar por Ceuta o Melilla, se puede recalar directamente en la costa de Nador, paraje mediterráneo del Marruecos septentrional en el que perfumes y sabores bailan en un entorno sin par.

Mar Mediterráneo

Mar Mediterráneo

Navegando un poco más al este, Argelia se nos presenta misteriosa, desconocida y por descubrir con sus dos majestuosas capitales. Orán y Argel, mucho menos transitadas por hordas de turistas que las ciudades y pueblos que se extienden a lo largo de las costas marroquíes, guardan tesoros reservados a miradas sibaritas que saben cómo y por dónde explorar. La bahía de la capital argelina es sin duda uno de ellos. Las serpenteantes calles de su medina, cuyas paredes fueron testigos de señalados hitos de nuestro tiempo y que dibujan coquetos y angostos laberintos por los que perderse, es solo uno de los placeres que ofrece la ciudad.

Y para los amantes de la buena mesa, la cosa no se acaba ahí. La vecina Italia los espera bien pertrechada con los mejores platos para sus estómagos y las mejores vistas para sus miradas atónitas. En la seductora región de Liguria aguarda la Génova de los mercaderes, pequeña ciudad de encantadoras calles donde podrán sin duda degustar los deliciosos gnocchi. Poco más allá, un paseo por las llamadas Cinque Terre servirá para ponerle la guinda a un pastel de ensueño. Y no muy lejos de allí, también las costas de Savona acogen ferris que zarpan desde la capital catalana. Por último, para aquellos que decidan adentrarse en lo más auténtico de la península itálica, atracar en el puerto de Civitavecchia les permitirá situarse en el corazón del país, desde donde moverse hacia destinos como Roma, Nápoles o Florencia sin gran dificultad.

Ya no hay excusas para los piratas de sofá y manta. Con tal abanico de opciones, quien no se lance a descubrir los tesoros del Mediterráneo, será solo porque no se atreve. Viajar en ferri por el Mediterráneo es económico, rápido y, sobre todo, una trepidante aventura. No hay país que se le resista al mar que acunó el legado de la cultura mediterránea, tan variada y tan única que a casi nadie deja indiferente. ¿Quién se atreve a dejarse conquistar?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas