Inicio Gastronomía Tabernas taurinas de Madrid

Tabernas taurinas de Madrid

3986
0

Madrid celebra en mayo la feria de San Isidro. Durante esos días, las tabernas taurinas se convierten en el hogar de las tertulias y sirven los platos más típicos de la cocina española. Una fiesta cuyo nivel de divertimento dependerá de la tasca que elijas.

Si lo que queremos es descubrir a fondo las especialidades taurinas, las mejores aulas son sus tabernas. En sus clases magistrales e interactivas se imparten, entre tapas, los mayores secretos guardados de esta tradición. Todo ello, acompañado de música flamenca cargada de sentimiento: el “cante jondo”.

taberna_02

 

Encontrar las mejores tabernas taurinas en la capital no es tarea fácil. Sobre todo si eres primerizo en lo que a esta temática se refiere. Y es que Madrid cuenta casi con más bares que personas. Ni siquiera en invierno cierran ya aquellos con terraza. Ahora las estufas de gas son el bien más preciado entre los hosteleros. Pero no te dejes engañar. Una taberna taurina se disfruta más ahondando entre sus paredes.

Unas paredes que, a menudo, no quedan reflejadas en las guías turísticas. Las tabernas más auténticas de Madrid son, en su mayoría, locales desconocidos para turistas donde habitualmente se dan cita matadores y sus cuadrillas. En ellas, no solo se pueden escuchar tertulias palpitantes sobre toreros. Además, son ideales para admirar pinturas, degustar las especialidades gastronómicas, exquisitas gracias a la maquinaria para hostelería con la que cuentan, y sumergirse en el embrujo del canto flamenco.

Un recorrido que permite al visitante entender mejor la cultura española, disfrutar de sus tesoros y recorrer algunas de las zonas más reconocidas de la capital, como la Plaza Mayor, la Puerta del Sol o el barrio de las Letras.

Tabernas en el corazón de Madrid

Torre del Oro. Fundada en 1925, es la preferida de Luis Miguel Dominguín, aunque no siempre estuvo enfocada al mundo taurino. Esto sucedió en el año 1940, gracias a Serafín Belmonte, un picador de renombre de Sevilla. Su decoración es una de las cosas más llamativas de esta taberna. Sus paredes están repletas de entradas a las corridas, de fotografías de faena e, incluso, de cogidas escalofriantes. En ella, también se exponen seis magníficas cabezas de toro entre capotes de gala, y se encuentran las banderrillas de “Armillita Chico”, uno de los diestros mexicanos más legendarios.

El traje de luces, la muleta, la espada y las banderillas de otro torero mítico, Manuel Benítez, “El Cordobés”, se guardan en una vitrina que completa la atmósfera especial de este templo de la tauromaquia.  Un fino, unos chopitos o unas gambas al ajillo son las sugerencias de esta taberna.

La Taurina. Situada en la Carrera de San Jerónimo, en pleno corazón de Madrid, se encuentran ocho cabezas de toro majestuosas e intimidantes sobre unas paredes recubiertas de azulejos pintados artesanalmente. Esta es La Taurina, una taberna clásica por la que han pasado toreros de la talla de Finito de Córdoba, seguramente seducido por el jamón con tomate y su clásico rabo de toro.

Viña P. De nuevo en pleno centro de Madrid, la Plaza de Santa Ana, y con las paredes cubiertas a base de decoración taurina. En este caso, con los carteles anunciadores de las diferentes corridas de la Feria. Todo ello junto a retratos de toreros como Cristina Sánchez o guitarristas como Paco de Lucía. Aquí también se han dado cita los ganaderos, las cuadrillas de subalternos y los pintores de los mismos toreros.

Uno de los motivos que llevó al Viña P a conseguir el éxito más anhelado es su ubicación, justo al lado del famoso Hotel Victoria, que alojaba a todas las figuras participantes de la Feria de San Isidro.

Los Chanquetes. En la glorieta de Antón Martín está este mesón, que llama la atención por su cabeza de “canastero”, el reloj de pared con forma de Plaza de Toros de Valencia y, sobre todo, por uno de los carteles anunciadores de la tarde de toros en que murió Manolete. Por esta taberna taurina han pasado cantaores y bailaores para deleitarse con platos típicos como el rabo de toro o las fabes con almejas.

taberna_01

Dos tabernas taurinas alrededor de la Plaza Monumental de las Ventas

Los Timbales. Por edad nadie le puede quitar el puesto. Fundada en 1929, es la más antigua de la zona, incluso por delante de la propia Plaza Monumental de las Ventas, que lleva en pie desde 1931. En plena calle de Alcalá, es difícil encontrar un hueco durante la feria de San Isidro, y es que guarda un tesoro único: los verdaderos timbales que marcan los cambios de tercio en la Monumental.

Puerta Grande. Valorado como el mejor restaurante taurino del mundo, lucha activamente por el engrandecimiento de la fiesta y organiza todo tipo de actividades relacionadas con la tauromaquia. Sus tertulias, organizadas cada tres semanas, reúnen a toreros y ganaderos entre otros. Además, su patio interior acoge una réplica a escala de la Puerta Grande de las Ventas.

Entre los platos más destacados de esta taberna vuelve a estar el rabo de toro, aunque esta vez cuenta con el apoyo de una castiza carne a la piedra y excelentes pescados a la sal. Todo un sueño para los amantes de la tauromaquia y la gastronomía.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.