Redacción

5 razones para visitar el Santuario de las Lajas en Ipiales

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Una de las más grandes maravillas arquitectónicas de Colombia se encuentra al sur del país, específicamente en el departamento de Nariño. Nos referimos al Santuario de Nuestra Señora de las Lajas.

Esta bella y antigua edificación es un punto de peregrinación, reunión y admiración de la arquitectura religiosa, la cual guarda armonía con la naturaleza de la región. Es por eso que hoy hemos preparado un especial con cinco razones para visitar el Santuario de las Lajas en Ipiales.

5. Estratégica ubicación

El Santuario de Nuestra Señora de las Lajas se ubica en el municipio de Ipiales, en el departamento de Nariño. Esta ciudad se encuentra cerca de la frontera con Ecuador, a una altitud de 2898 metros sobre el nivel del mar. Su clima es frío y húmedo, con lluvias constantes por varias temporadas del año. La ubicación del santuario es una de las grandes sorpresas para los visitantes, quienes quedan maravillados con la excelente obra arquitectónica, que realza la belleza de la geografía del lugar y crea un paisaje digno de película.

4. Legado histórico

El Santuario data del siglo XVIII, pero su fecha de construcción exacta es un misterio. En 1750 un sacerdote franciscano consignó su visita al Santuario en sus crónicas de viajes, siendo la primera referencia que se conoce del mismo. El edificio fue construido en cinco etapas, durante las cuales pasó de ser una choza de madera y paja a un moderno santuario con un puente de piedra.

Santuario de las Lajas, en Ipiales

Santuario de las Lajas, en Ipiales

3. Valor cultural

A mediados del siglo XX, el Santuario de Nuestra Señora de las Lajas fue declarado una basílica. En 1984, el Gobierno Nacional decretó que el templo era un Monumento de Patrimonio Cultural y en 2006 lo declararon Bien de Interés Cultural. Ha sido votado varias veces como uno de los sitios más bellos de Colombia y reconocido por publicaciones como The Daily Telegraph y Forbes como un destino imperdible.

2. Importancia religiosa

El motivo que atrae a la mayor cantidad de los visitantes es la imagen milagrosa de la Virgen. Nuestra Señora de las Lajas se llama así, precisamente, por la aparición de su efigie en una de las rocas. Según la leyenda, la aparición se dio en el siglo XVIII, en una laja del cañón del río Guáitara. Al igual que en el caso de la Virgen de Guadalupe, la imagen se rebeló a los locales, realizando algunos milagros. El papa Pío XII la consagró como imagen canónica en 1952, y es en su honor que se celebra la Fiesta de Nuestra Señora de las Lajas.

1. Belleza arquitectónica

Lo más importante e imponente del Santuario de Nuestra Señora de las Lajas es, sin dudas, su estructura y diseño arquitectónico. Su fachada en piedra, sus hermosos vitrales, sus maravillosas obras de arte y, en general, la proeza de arquitectura e ingeniería que implicó levantar la estructura en el barranco, hacen que esta edificación destaque entre las demás.

Si todavía no has visitado el Santuario de Nuestra Señora de las Lajas, estas razones deberían bastar para que decidas conocerlo en tus próximas vacaciones.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas