Redacción

Salto del pastor

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

A Ancor Requena lo que le hace diferente es su pasión por una tradición ancestral de Canarias practicada por los cabreros del Archipiélago: el salto del pastor. La lanza era una herramienta de trabajo que facilitaba a los cabreros de las islas su quehacer cotidiano en los profundos barrancos de La Palma, Tenerife, Gran Canaria o La Gomera.

Los pasos de Tomás, el de Tijarafe, se acercan hasta las paredes verticales de La Caldera de Taburiente. Sus ojos buscan un pino que crezca en el risco, allí donde el viento lo agita permanentemente. De esta manera Tomás sabrá con seguridad que de él podrá obtener lanzas duras y flexibles a la vez, para poder bajar, a una velocidad imposible, al Barranco del Almendro Amargo en busca de sus cabras descarriadas. Hoy comienza el menguante de septiembre y a esta hora la marea está baja en las costas palmeras, al igual que la savia del pino, lo que redundará en la dureza de la madera. Es como ha sido siempre, como tiene que ser.

Tomás sabe, porque así se lo enseñó su abuelo, que ni la corteza ni el corazón del pino dan buenas lanzas. Tiene que coger la madera que se encuentra a medio camino del aire y la tea, el cospe, que es la antesala del corazón duro del pino canario que resiste incendios y perrerías. Tomás también sabe que el proceso no ha hecho más que comenzar, que ahora habrá de dejar secar la madera durante nueve meses en la techumbre del pajero, hasta el momento en que la lleve a cortar. Después tendrá que matarle las esquinas en varias sesiones, para darle la redondez adecuada y lijar la vara que no tenga nudos y en el sentido de la veta. En definitiva, pasará mucho tiempo antes de que pueda lucir con orgullo su nueva lanza en las Fiestas de El Paso, o Los Llanos.

Esta escena resume la búsqueda de la mejor madera para hacer una lanza de cabrero canario, una actividad tan vieja como los mismos guanches y que está indefectiblemente ligada al olor al suero o al queso tierno de cabra. Claro que los benahoritas no tenían forma de hacer las elaboradas puntas de hierro forjado que se utilizaban a principios de siglo y se conformaban con los cuernos de carnero endurecidos al fuego.

Casi cinco siglos después, Ancor sabe también de todo este proceso, se lo ha enseñado su tío José en los barrancos de Arico, en el sur de Tenerife. Con tan sólo 16 años, este joven sabe lo que es el salto del enamorado, el salto de banda o el bordoneo, aunque prefiere el salto a regatón muerto, donde la distancia a salvar es mayor que la lanza. Ancor también sabe que la grasa de carnero es el mejor protector que puede tener su lanza y que, dejada al sol, embadurnada de aceite de oliva, la madera coge un brillante color a avellana.

Pero esta actividad no sólo tiene que ver con La Palma. En general, los cabreros de las islas más abruptas del Archipiélago se ayudaban de una lanza para el pastoreo. En Tenerife, La Gomera o La Palma, la lanza también se llamaba astia o lata, mientras que en Fuerteventura y Lanzarote, las islas más llanas, se llamaba vara y se utilizaba fundamentalmente para el bordoneo, una técnica que consiste en apoyar sucesivamente los dos extremos de la lanza en el suelo y, más que correr, supone la sucesión de pequeños saltos con los que el cabrero gana en velocidad. En estas islas, como los árboles tiraban más bien a la escasez, las lanzas se hacían con la madera que traía el mar hasta la costa.

El descenso de la actividad de pastoreo en las islas ha hecho que esta práctica casi desapareciera. Las cabras ya no bajan al barranco a alimentarse sino que el pienso les llega hasta el mismo “goro”. Las lanzas se han ido secando en el cuarto de los trastos y el nieto de Tomás, tiene bastante con saber conectar la ordeñadora eléctrica. Sin embargo, infinidad de colectivos han ido rescatando la tradición y hoy en día, buena parte del legado aborigen permanecerá en jóvenes como Ancor o su tío José, que cada fin de semana salen al monte con los perros a disfrutar de una tradición tan vieja como el Archipiélago Canario.

Denominación, materiales y tipos de lanza
La lanza recibe diferentes nombres según la isla pero su uso y filosofía es la misma, así la lanza también se llama astia, garrote o lata. Su tamaño depende del terreno. Para caminar por terrenos más o menos llanos la lanza será más pequeña, mientras que si hay que solventar peñascos o el terreno es más accidentado el astia será más larga. Su razón de ser es la de una herramienta de trabajo de los pastores, aunque en tiempos pasados su uso estaba generalizado entre las personas que salían con frecuencia al monte. Otro factor determinante en el tamaño de la lanza es el peso de la persona que la utiliza. A mayor peso, mayor tamaño, si bien esta premisa no se cumple con exactitud todas las veces, y depende más del gusto del propietario.

La historia
Infinidad de cronistas e historiadores se hicieron eco del Salto del Pastor que practicaban los cabreros canarios. Ya en el siglo XVI, Gaspar Frutuoso en Saudades da Terra, decía que: “Arrojase con la lanza, llevada a lo largo del cuerpo del hombre, terciada de manera que ponen un tercio primero en la tierra o piedra donde dan con una contera de acero que trae la lanza, de un palmo de larga con su cubo, sin que pueda desviarse de donde da, y aunque sean tres lanzas de alto se tiran abajo y vienen a ponerse en el suelo con tanta facilidad que parecen aves”.

En la actualidad y durante la celebración de las innumerables ferias de ganado que se celebran en el Archipiélago, así como en las fiestas y romerías tradicionales, se suelen hacer exhibiciones del Salto del Pastor. También se llevan a cabo diferentes juegos como el de la moneda, que consiste en salvar una altura considerable bajo la modalidad de a regatón muerto, fijando la punta de la lanza en la moneda colocada al efecto.

Modalidades de salto
Existen dos técnicas básicas: Pies Juntos y De Banda. La primera consiste en saltar con el cuerpo detrás de la lanza y la segunda con los pies a un lado de la lanza. Además hay diferentes variantes que se pueden combinar con estas técnicas: hacia adelante (cuando se salta con un obstáculo a salvar), a plomo (directamente hacia abajo), a regatón muerto (la distancia es mayor que la lanza. El saltador y ésta quedan suspendidos en el aire) o el bastoneo (caminar por los obstáculos del terreno).

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas