Inicio Miscelánea 10 sorprendentes usos del residuo del café

10 sorprendentes usos del residuo del café

3230
0

Suena el despertador. Lo primero que nos viene a la cabeza es el aroma de una taza de café. Un café tradicional, de los de siempre, café molido, en cafetera italiana o espresso. Un acto tan sencillo y placentero como el de desayunar un buen café encierra un gran tesoro desconocido por gran parte de los cafeteros: el residuo del café, que normalmente acaba en la basura.

El consumo de café crece día a día, de hecho, ha aumentado un 95% en los últimos 35 años. En España, el 63% de personas mayores de 15 años toma como mínimo una taza de café al día, lo que supone que anualmente se tiren a la basura más de 150 millones de kilos de desechos del café. El aprovechamiento de estos residuos orgánicos nos puede ayudar a mejorar el ciclo de vida y reciclaje de este producto.

En primer lugar, antes de sacar partido a estos residuos orgánicos, hay que tener en cuenta que la broza del café debe estar bien seca, ya que sino la humedad puede provocar que se pudra. Para ello, antes de almacenarla en una bolsa o tarro de cristal, se debe esparcir sobre una superficie lisa y dejar secar durante 24 horas, removiendo de vez en cuando.

Una vez bien seca, podemos destinarla a algunos de sus múltiples usos:

1. Para enriquecer la tierra

La alternativa más popular es la reutilización de los residuos de café como abono para las plantas. Pero atención, hay que ser cuidadoso, ya que el uso indiscriminado es un error. La broza de café consigue mejorar el suelo y aportar esponjosidad, pero es suficiente con añadir un poco a nuestras plantas una vez al mes. De lo contrario, podrían añadir acidez al suelo y provocar que las hojas de las plantas se resequen.

El residuo del café es bueno para las plantas porque, además de aportar nutrientes que necesitan como nitrógeno y fósforo, también ayuda a mejorar el drenaje y la ventilación de la tierra.

2. Neutraliza malos olores en espacios cerrados

Dadas sus características aromáticas, el café molido desprende un potente y persistente olor que impregna todo a su alrededor. Un poco de broza del café en un recipiente depositado en un armario o nevera es suficiente para neutralizar los malos olores. También es de gran utilidad colocar un poco de residuo de café en el fondo del cubo de la basura, bajo la bolsa, para camuflar el mal olor que pueda desprender.

Para mantener la eficacia de este ambientador casero y ecológico solo hay que ir cambiando de vez en cuando la broza porque con el paso del tiempo pierde sus propiedades aromáticas.

Residuos de café
Residuos de café

3. Elimina los olores de las manos

El ajo y la cebolla son alimentos esenciales en nuestra cocina, pero a menudo nos dejan un olor persistente en las manos difícil de eliminar. Una opción eficaz es lavarse las manos con residuo de café. ¡Quién se lo iba a imaginar! Frotarse con broza de café y enjuagarlas bien después elimina los olores indeseados de los alimentos en nuestra piel.

4. Como producto de limpieza

Los desechos del café son ligeramente ácidos y abrasivos. Por eso, como cualquier producto limpiador, resultan especialmente útiles para eliminar manchas y costras de suciedad sobre todo de sartenes y bandejas. Basta con aplicar posos de café sobre las manchas y frotar con fuerza con un trapo o estropajo. Los resultados os sorprenderán.

5. Insecticida natural contra algunos insectos

Los residuos del café tienen usos múltiples. Además de todos los que hemos visto hasta ahora, también son muy efectivos para ahuyentar a algunos insectos como las hormigas, o moluscos como caracoles y babosas (la cafeína es tóxica para éstas ) pero también a los gatos.  Bastará con colocar estratégicamente unos montoncitos de este insecticida natural en la ruta habitual de los “intrusos” para bloquear su acceso a nuestra casa.

6. Exfoliante casero

También podemos emplear los residuos del café para la piel, como exfoliante natural, ya que la textura del café molido actúa para remover las células muertas de la piel. Es tan sencillo como frotar directamente los posos sobre la piel mojada con movimientos circulares y enjuagar después. Si queremos un exfoliante más suave y aromático, podemos mezclarlos con un poco de aceite de oliva o de nuestro aceite esencial predilecto.

Además de exfoliar, los residuos del café actúan como anticelulítico. La mayoría de cremas anticelulíticas llevan cafeína, por su acción sobre las bolsas de grasa que se forman bajo la piel. Así que podemos hacer un anticelulítico casero, natural y económico mezclando posos de café con un poco de aceite de coco, frotar con movimientos circulares sobre la piel y enjuagar.

7. Tinte y brillo natural para el cabello

Los residuos del café son muy recomendables como tratamiento sencillo y económico para obtener un cabello brillante, al mismo tiempo que también actúan como tinte natural. Por eso es recomendable utilizarlos en cabellos oscuros.

El procedimiento de elaboración y aplicación de este tratamiento natural es simple: preparar una infusión de agua y posos de café, dejar enfriar y colar. Aplicar sobre el cabello recién lavado, dejar actuar unos 20 minutos y enjuagar bien. Para obtener unos resultados óptimos, es recomendable hacer el tratamiento una vez a la semana.

8. Reparador de muebles

Otra de las aplicaciones del residuo de café también la reparación de arañazos en la madera. Si rellenamos los arañazos de broza de café con ayuda de un palito o bastoncito y dejamos actuar durante unos minutos, al retirarla con un trapo de algodón observaremos cómo los arañazos han quedado parcialmente disimulados.

9. Colorante y pintura natural

Una infusión de posos de café nos es tan útil para teñir y dar brillo al cabello como para teñir y abrillantar muebles de madera. Podemos modular la intensidad y oscuridad de la infusión añadiendo más o menos agua y usar luego la mezcla como tinte.

10. Velas aromáticas

Para los amantes del café, ¿qué mejor que tener permanentemente en casa flotando un aroma a café recién hecho? La solución es tan sencilla y al alcance de la mano como mezclar residuo de café con parafina líquida, verter en moldes, colocar una mecha en el centro y dejar secar. Una vez seco se desmolda y ya tenemos unas fantásticas velas caseras con aroma de café.

El aroma especiado del café lo convierte en un excelente aromatizador de ambientes.

Reciclar los residuos del café puede parecer un pequeño gesto, pero nos ayuda en nuestra vida diaria a la vez que contribuimos al cuidado del planeta. Aprovechar los múltiples usos residuo del café nos permite ahorrar dinero y completar el círculo del reciclaje por excelencia, el de las 3 “R”: reducir, reciclar, reutilizar.

En la web de café Bonka podrás conocer muchas más curiosidades aparte de los múltiples usos de los residuos del café molido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.