Inicio Viajes, rutas y destinos por España Cantabria Puente Viesgo, un destino saludable

Puente Viesgo, un destino saludable

6
0

La localidad cántabra de Puente Viesgo es reconocida por su balneario y el interesante conjunto de cuevas que contiene. Estas, que se abren en las colinas de piedra caliza, son uno de los complejos más significativos.

En su conjunto, el valle del Pas ofrece todo cuanto el visitante espera encontrar en la montaña. Un relieve recio, una naturaleza generosa y un sinfín de posibilidades excursionistas. Así, el valle queda definido por el modo en que se complementan el paisaje natural y el paisaje modificado y mimado por el hombre. En los días soleados, es todo un espectáculo ver como la luz se refleja en el verde manto de los prados, ofreciendo ese característico aspecto aterciopelado.

Cuevas de Monte Castillo en Puente Viesgo

Sin duda, un valor sobresaliente de este destino es el conjunto de cuevas paleolíticas ubicadas en el cercano lugar de Monte Castillo. En su interior se conservan dibujos de caballos, bisontes y otros animales. Un espacio natural en el subsuelo que fue decorado y utilizado por nuestros ancestros a modo de santuario. Los tintes utilizados en las figuras, como el ocre y los demás colores se conseguían a partir de los minerales de las cuevas.

El templo del agua

A lo largo de su historia, han sido muchas personas las que han visto beneficiadas del poder terapéutico de estas aguas en las antiguas casas de baños. A principios del siglo XX se inaugura el Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo y por el que pasan ilustres personalidades del mundo de la literatura y de la sociedad de aquella época como Benito Pérez Galdós, Menéndez Pelayo o el Marqués de Comillas. Hoy estas instalaciones son un referente dentro de su especialidad, habiéndose convertido en uno de los lugares más valorados y frecuentados, entre otros, por importantes selecciones nacionales de fútbol, baloncesto, balonmano, así como por deportistas de élite de otras especialidades.

Rutas por los alrededores

Es recomendable e inevitable, además de visitar los excelentes establecimientos hosteleros que dan fama a la población, realizar un pequeño recorrido a pie por el sendero que sigue la orilla del río, que parte bajo el puente que comunica con el balneario.

Desde Puente Viesgo, siguiendo el cauce del Pas, se encuentra Vargas, con una destacada iglesia, aunque más conocida por su buena oferta gastronómica y por los restaurantes que convierten los pescados en manjares.

A dos kilómetros está Castañeda con su impresionante colegiata de Santa Cruz, construida en el siglo XII. Al salir de Puente Viesgo puede tomarse la N632 en dirección Puerto del Escudo, entrando así en el valle de Toranzo, apropiado para excursiones por llano y montaña y también de generosa oferta gastronómica. La tradición ganadera secular está en la base de los productos naturales que conforman la materia prima de nuestras mesas. La leche y sus derivados han sido comercializados con éxito a lo largo de varias generaciones. Los helados pasiegos, los sobaos y las quesadas, los quesos frescos o de nata, las mantequillas… han alcanzado siempre en estos valles una elevada cualificación.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.