Redacción

Los pueblos con más encanto de Mallorca

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Aunque hace ya varias semanas que se acabó el verano, muchas personas siguen afectas por el síndrome postvacacional, también conocido como depresión postvacacional. Un trastorno que, junto con la tradicional astenia otoñal, provoca una pequeña alteración de nuestro estado físico y emocional. Un bajo estado de ánimo que contrasta con la alegría de esos días de vacaciones durante los meses de verano. A pesar de este pesimismo que se instala en el día a día, el otoño es una de las mejores estaciones del año para tener alguna que otra escapada aprovechando los puentes o durante los fines de semana.

Entre los destinos turísticos nacionales imprescindibles para visitar durante esta época del año destaca Mallorca. En esta ocasión, te proponemos algunos de los pueblos más bonitos de la isla más grande del archipiélago balear para disfrutar de unos días inolvidables alejados de la rutina. Para ello, la mejor forma de iniciar este viaje es reservar tu taxi en el aeropuerto de Mallorca con Roig.com para desplazarse hasta el alojamiento que se haya elegido previamente. Una vez allí es el momento de explorar todos los rincones mágicos que esconde este paraíso mediterráneo. Un lugar que siempre recibe con los brazos abiertos a todos los visitantes.

Valldemossa
Ubicado en plena Sierra de Tramuntana, Valldemossa es uno de los pueblos más conocidos de Mallorca gracias a su calles empedradas adornadas con macetas y su rico patrimonio cultural. Sin embargo, la popularidad de este rincón situado en el oeste de la isla se debe principalmente a que fue el refugio de Frédéric Chopin y la poetisa George Sand durante el invierno de 1938. Un lugar que sirvió de inspiración para que el célebre pianista polaco compusiera algunas de sus conocidas piezas musicales como los Preludios, una Polonesa, su segunda Balada y su tercer Scherzo. Una fuente de inspiración de la que también bebieron otros artistas como Ruben Darío, Miguel de Unamuno, Santiago Rusiñol o Azorín.

Valldemosa

Valldemosa

El Monasterio de Real Cartuja, donde se hospedaron Chopin y George Sand, es la principal atracción turística de este pequeño municipio mallorquín. Un antiguo monasterio del siglo XIV reformado al estilo neoclásico que forma parte de un conjunto monumental donde también destaca el Palacio del Rey Sancho. Además, los visitantes también pueden entrar en la celda número cuatro donde se alojó el músico polaco durante su estancia en Valldemossa, la cual todavía contiene el piano Pleyel que hizo traer de Francia. Finalmente, la Ermita de la santísima trinidad es otro de los puntos mágicos que no te puedes perder, especialmente por sus espectaculares vistas del mar Mediterráneo.

Deià
Una de las mejores opciones para visitar estos espectaculares pueblos de Mallorca es alquilar un coche en Roig.com para poder desplazarse con total libertad por la isla. Un ahorro de tiempo gracias al cual se puede disfrutar de otro de los rincones con más encanto de todo el archipiélago balear, Deià. Este pequeño pueblo, cuyo paisaje forma parte del Patrimonio de la Humanidad protegido por UNESCO, se encuentra a apenas veinte minutos en coche de Valldemossa. Un enclave mágico protegido por la Sierra de Tramuntana y con vistas al mar que también ha sido fuente de inspiración para famosos artistas como el escritor y poeta británico Robert Graves, atraídos por la belleza y tranquilidad de este enclave incomparable.

El principal atractivo de Deià es su ambiente tranquilo y apacible idóneo para perderse por sus empinadas calles estrechas colmadas de casas pintorescas con la arquitectura tradicional de Mallorca. Un agradable paseo en el que podemos admirar la Iglesia de Sant Joan del siglo XV, ubicada en la cima de la montaña, así como varios museos entre los que destacan el Museo Arqueológico, fundado por el arqueólogo americano William Waldren en 1962, y la Casa Museo de Robert Graves, edificio donde vivió el poeta y escritor británico desde 1929 hasta su muerte.

Sóller
Sóller es la última parada de este maravilloso viaje por los pueblos más bonitos de Mallorca. Esta pequeña población, situada en un precioso valle de montañas, cuenta con uno de los principales atractivos turístico de la isla, el tranvía de Sóller. Un tren centenario de madera que desde 1912 une este municipio con la capital balear, Palma de Mallorca. Un trayecto mágico que ofrece a los visitantes una experiencia única con un viaje en el tiempo para disfrutar de un paisaje declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El pequeño municipio mallorquín también cuenta con un rico patrimonio histórico y cultural cuyo centro neurálgico es la Plaza de la Constitución. Desde este lugar se puede apreciar la majestuosa Iglesia de San Bartolomé, cuya fachada de estilo modernista es obra del arquitecto catalán y discípulo de Antoni Gaudí, Joan Rubió i Bellver. Una tendencia arquitectónica que se extiende por otros edificios del pueblo, como es el caso del Museo Modernista Can Prunera. Un enclave con encanto que cuenta todos los elementos para disfrutar de una escapa otoñal inolvidable.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Camino de Santiago - Grandes Recorridos

Toda la información del Camino de Santiago