Redacción

Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

El Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha, con 2.800 metros cuadrados de exposición permanente, ofrece una completa visión sobre la evolución de la Tierra y de las diversas ciencias humanas.

Situado en pleno casco antiguo de la ciudad de Cuenca, el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha ocupa el antiguo Convento de la Merced, conservado en parte junto a numerosos restos arqueológicos de distintas épocas que se muestran al visitante. Un nuevo edificio, adosado al antiguo, sirve de conexión entre la plaza Mayor y la emblemática torre de Mangana. El museo tiene un concepto fundamentalmente visual, con seis mil metros cuadrados construidos para disfrutar y aprender, pensando en acercar a los más jóvenes los grandes misterios de la vida y el universo.

En el interior, audiovisuales, videos, paneles, un planetario y un observatorio astronómico permiten conocer la evolución del planeta y de las diversas ciencias humanas a través de cuatro secciones: Astronomía, Tesoros de la Tierra, Historia del Futuro y Laboratorio de la Vida. Entre ellas, destaca la presencia de la única reproducción existente en el mundo del Iberomesornis, animal que vivió hace 130 millones de años y cuyo descubrimiento, en el yacimiento de Las Hoyas (Cuenca), ha permitido confirmar la teoría de que las aves son el resultado de la evolución de algunas especies de saurios.

La entrada cobra misterio de sabiduría, pues se ha decorado con grandes telas, en blanco y negro, pobladas de engranajes, molinos, ruedas, cálculos científicos… Al tiempo, varios vanos acristalados en el suelo, permiten contemplar los restos históricos hallados en la rehabilitación del edificio, sobre todo, un impresionante aljibe.

Y, antes de acceder a las salas, espera 4 un gran reloj compuesto por gigantescas piezas móviles, rocas, fósiles… Marca el tiempo con piezas que ruedan en su interior y bolas que se desplazan por carriles suspendidos en el aire. Cada hora, representa el paso del tiempo en los pueblos y ciudades de Castilla-La Mancha, dejando sonar sus campanas. Los pasos llevan por los más variados inventos de la historia y, por último, a un ordenador interactivo donde obtener información detallada del origen del universo y la historia de la humanidad. A continuación, la cronolanzadera lleva a los visitantes en un viaje por el tiempo para presenciar diversos momentos históricos: la toma de Cuenca por las tropas francesas, la villa árabe y romana, la época en que los dinosaurios poblaban la tierra… hasta el mismísimo big-bang.

Pasado, presente y futuro
La zona del museo llamada Los tesoros de la Tierra muestra aspecto de geología, estratigrafía y paleontología. La primera se desarrolla en un ambiente oscuro que, a través de cinco bloques temáticos, lleva desde el origen del universo hasta la actualidad geológica de Castilla-La Mancha. Imágenes y texto presentan el big-bang y la formación de la Tierra, para, luego, analizar el planeta, presentando su estructura y composición, su funcionamiento interno (tectónica de placas y corrientes de convección) y las consecuencias externas (distribución de los continentes); la actividad sísmica (volcanes y terremotos) y el ciclo de la roca y los minerales castellano-manchegos.

La segunda se desarrolla en una especie de túnel subterráneo en la que se pueden ver los estratos de roca junto con fósiles. Dividida en cuatro bloques, presentan la evolución de los períodos terrestres, desde el precámbrico hasta el cretácico inferior. Aquí, se exponen los fósiles más interesantes y se realiza su reconstrucción en vida dentro del entorno correspondiente. Los fósiles y los períodos contenidos son: Fauna de Ediacara en el Precámbrico, Trilobites en el Ordovícico, Anfibio primitivo en el Carbonífero, Huella de Churotherium en el Triásico y Ammonoideos en el Jurásico.

Por último, la paleontología explica el método científico a través de la reconstrucción de un fósil. Un gran mural reconstruye el antiguo ambiente del yacimiento de Las Hoyas. Cinco bloques explican las fases del método científico (recogida de datos, clasificación, generación de hipótesis y comprobación), reconstruyendo, al tiempo, el Iberomesornis, un animal que vivió hace 130 millones de años, cercano al dinosaurio, del tamaño de un gorrión y capaz de volar. Un vídeo muestra el cretácico inferior, antes de que un panel gráfico guíe al visitante, de forma gradual, hasta el presente.

De aquí, se pasa a Historia del futuro donde se repasa la vida de una persona, desde su nacimiento hasta su muerte, presentando unas posibilidades de futuro. La sala tiene un aspecto futurista, conseguido con materiales traslúcidos, y se divide en ocho áreas temáticas: el nacimiento, con el ADN como punto principal; la alimentación y el consumo de energía; el aprendizaje; el cerebro; el trabajo; la enfermedad; la comunicación y la muerte. Para terminar, se observa medio cilindro de gran tamaño, cubierto por fuera de imágenes de animales y hombres en movimiento, mientras, en su interior, las paredes y el suelo se cubren de objetos contemporáneos semienterrados e inundados por una luz azulada. En medio, flotan vitrinas con los inventos más revolucionarios de los últimos años y proyecciones, en pantallas de cristal, de los posibles futuros de la humanidad. La sala se completa con una biblioteca informática con cinco ordenadores a los que se puede acceder, previa solicitud, con una tarjeta magnética, y donde se puede consultar la base de datos del museo, centros de investigación y desarrollo, Internet, etc.

Vida y espacio
La primera planta contiene el Laboratorio de la vida, 8 dedicado a Castilla-La Mancha. Varias áreas muestran diferentes aspectos de la región: desde el aire; el agua; la evolución de las Lagunas de Ruidera; el funcionamiento de un acuífero (una maqueta interactiva permite elegir varias opciones y comprobar visualmente cómo funciona aquél y los resultados de cada opción); la biodiversidad de flora y fauna; los cinco ecosistemas característicos de la comunidad (el hayedo de Tejera Negra, las Tablas de Daimiel, la serranía de Cuenca, riberas de ríos y estepa); el Parque Nacional de Cabañeros (una pantalla interactiva contiene cuatro opciones para modificar el paisaje y una maqueta explica la cadena trófica); la caza y la pesca de la prehistoria a la actualidad; la agricultura y la ganadería; los cultivos que los españoles llevaron a América y los productos que trajeron; la industria; la elaboración de siete productos agroalimentarios (queso manchego, vinos de La Mancha, vinagre, miel, mazapán, aceite y pan); la minería, especialmente, Almadén… La sala acaba con un audiovisual donde se muestra el paso de las estaciones en tres parques emblemáticos de Castilla-La Mancha.

En la planta baja, se encuentra la sala de Astronomía, introducción del planetario. La bóveda de la sala cuenta con reproducciones de imágenes renacentistas del firmamento. También se presenta la evolución de esta ciencia, desde los egipcios a la actualidad, pasando por Grecia, Islam, Edad Media y la actualidad, sin olvidar a Galileo. El planetario posee un diámetro interior de diez metros bajo su cúpula y una capacidad máxima de setenta y cuatro plazas. Está equipado con la tecnología más avanzada, bajo la concepción clásica de proyección del cielo. Finalmente, en la parte más elevada del edificio, se ubica el observatorio astronómico, donde un moderno telescopio permite realizar observaciones del firmamento y transmitir las imágenes al planetario para que sean contempladas por el público.

Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha
Pza. de la Merced, 1. 16001 Cuenca. Tel.: (+34) 969 24 03 20.
Ubicación: Casco Histórico de Cuenca. Opciones: museo interactivo, planetario y observatorio astronómico. Exposición permanente: Astronomía, Los Tesoros de la Tierra, Historia del Futuro y Laboratorio de la Vida.

Página Web >>>>

Fotografías cedidas por el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas