Inicio Gastronomía Usa el mejor vino para atraer la buena suerte

Usa el mejor vino para atraer la buena suerte

4571
0

¿Tienes alguna celebración pendiente cerca y aún no sabes qué bebidas servir a tus invitados? Déjate de tonterías y asegura el tiro. Un buen vino sabemos que nunca falla.

No hay nada que nos guste más a los humanos que celebrar las cosas buenas. Aunque, siendo sinceros, incluso a las malas también sabemos darles una vuelta y acabar organizando una fiesta memorable. Siempre, por supuesto, con un brindis que selle futuras promesas, como puede ser un «nunca volveré con ese chico».

Para que ese juramento no caiga en saco roto, no podemos juntar nuestras copas con un vino cualquiera. Tenemos que acercarnos a una vinoteca y hacernos con el licor que mejor represente lo que estamos sintiendo. Pero eso, te lo contamos a continuación.

El vino y sus clases

Clasificar un vino correctamente, no siempre es sencillo. Sobre todo, porque hay muchas formas de clasificarlos, ya que puede hacerse en función de su edad, tipo de uva, cómo se elabora o su color, entre otras.

Por lo general, la gente de a pie conoce las clases de vinos en relación al color que presentan o a cómo se elaboran. Un ejemplo sería hablar de los vinos rosados espumosos. En ese nombre encontramos las dos formas de diferenciar este maravilloso elixir: con el color y el tipo de elaboración, que sería espumosa.

Vino tinto. El tono oscuro de este tipo de vino varía en función al tiempo de maceración. Elaborado a base de uvas tintas, es uno de los más consumidos en nuestro país, donde solemos hacerlo con uvas tempranillo, encía o garnacha.

Vino blanco. Aunque te pueda llegar a sorprender, su elaboración puede realizarse a través de uvas blancas o tintas. Sin embargo, las tintas tienen que pasar por un proceso determinado y tienen como condición indispensable no presentar la pulpa coloreada. El albariño o verdejo son de los más exitosos.

Vino rosado. Hacíamos referencia a él antes, aunque ahora desarrollamos un poco más a fondo la magia de este vino que tanto suele gustar a aquellos que huyen de los sabores fuertes en el alcohol. Para conseguir su color hay, nada más y nada menos, que tres formas diferentes de elaborarlo. La menos típica es la mezcla de la uva tinta con la uva blanca. Luego existe la opción de sangrado tras el estrujado de las uvas o con el prensado directo.

¿Cómo combino mi vino?

Hemos hablado de la importancia de brindar con un buen vino para hacer nuestras promesas realidad. Pero, ¿qué pasa cuando llega la hora de comer o cenar? ¿Cómo sabemos qué vino combina mejor con el plato que vamos a comer? En este artículo te traemos una pequeña explicación para echarte una mano a la hora de elaborar un menú para tu familia y amigos.

Quesos. ¿A quién no le gusta acompañar un buen queso con una copita de vino? Pues a nadie. Sobre todo, sabiendo lo sencillo que es combinarlos. Si es un queso tierno, optaremos por un vino algo más fuerte. Y si decidimos degustar un queso más fuerte, el vino tendrá que ser algo más ligero.

Paellas y arroces. Parece complicado porque un arroz puede complementarse tanto con legumbres como con carne o pescado. En este caso, podemos tirar tanto por un tinto como por un blanco, siempre que tengan sabores afrutados.

Chocolate. ¿Combinar vino con chocolate? ¡Yo quiero! Seguro que tú también. Así que toma nota y hazte con un vino potente, no muy afrutado.

Ensaladas. Los amantes del vino rosado, ya sea espumoso o no, están de suerte. Y es que no hay mejor acompañamiento para un plato fresco y ligero como es la ensalada, que este tipo de elixir.

Más allá de la copa

En esta parte del post nos alejamos de la clásica forma de consumir el vino (en copa), para hacerlo de una manera mucho más original. ¡Será el protagonista de nuestras elaboraciones!

Pasta boloñesa con vino blanco. Esta receta es súper sencilla y estamos seguros de que conquistará los paladares de cualquier visita. O, al menos, les sorprenderá. Para elaborarla, solo es necesario hacer una pasta boloñesa como cualquiera, solo que al final le añadiremos un chorrito de vino y dejaremos que reduzca durante unos diez minutos.

Costilla al vino tinto. ¿A vosotros no os suena a plato principal de navidad? Bien sabroso, se hace a partir de costillas de res que, antes de añadir a la olla con el aceite, enharinamos y salpimentamos. Lo siguiente solo es cocerlo a fuego alto con el vino, el agua y el laurel y, tras unos minutos, dejar que se cocine hasta que la carne esté tierna.

Salmón con vino blanco. Mezclamos el hinojo, la media cebolla, el chorrito de vino blanco y el salmón y lo llevamos al microondas durante 8 minutos. Sin duda, esta receta es ideal si has tenido un día muy largo y no te apetece cocinar, pero sí disfrutar de un buen plato.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Artículo anteriorAspectos clave que determinan el precio del seguro de tu moto
Artículo siguienteEl pop poético y evanescente de Sofía Comas llega a la sala El Sol de Madrid y el festival Elles Music de Barcelona
Redactora Jefe, periodista de corazón y pasión, con infinitas ideas en constante ebullición. Sobre todo, es la que cuida a los clientes para facilitarles su participación en nuestra revista de viajes y turismo por España y Portugal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.