Luis Medina

Lagunas de la Comunidad de Madrid

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Las lagunas de la Comunidad de Madrid, las de montaña tienen su origen en la acción modeladora de los hielos propios de las dos últimas glaciaciones, en particular de la denominada Wurm. Todas las actuales lagunas glaciares se sitúan en el Parque Natural de Peñalara, siendo más importantes y representativas del Glaciarismo de la Comunidad de Madrid. Lagunas de Montaña – Mar de Ontígola – Laguna del Tajuña – Laguna del Campillo.

Excursiones por el Madrid >> Los Embalses >> y los ríos de Madrid

Todas las actuales lagunas de origen glaciar se encuentran próximas a Peñalara (2.428 metros) destacando la Laguna Grande, la de los Pájaros, la de Operante y la de los Claveles. Además, pequeñas lagunetas que se forman de manera temporal en la Hoya de Pepe Hernando.

La Laguna Grande de Peñalara, la mayor de todas, se encuentra en un circo que ocupa la posición más elevada, en relación a los otros dos de origen glaciar. Su morrena no se halla seccionada por el emisario, que la supera por una ligera entalladura. Las nieves perpetuas que originaron este sistema, tendrían límites inferiores a 2.000 y 2.200 metros. La Hoya de Pepe Hernando, atravesada longitudinalmente por una fractura, presenta sus morrenas más bajas a 1.780 metros. Los límites inferiores de las nieves perpetuas que lo originaron serían de 2.050 y 2.100 metros. La Laguna Grandes de Peñalara tiene una superficie aproximada de algo menos de 9.000 metros cuadrados y un eje máximo de unos 130 metros. En conjunto, estas lagunas de origen glaciar ocupan unas dos hectáreas de superficie de aguas, que permanecen heldas una gran parte del año. Su altitud es de 2.022 metros, en el caso de la Laguna Grande de Peñalara y de 2.178 metros en la laguna de Los Pájaros.

Mar de Ontígola
En 1561, Felipe II encargó a su arquitecto Juan Bautista de Toledo, la construcción de una presa para regar los jardines y huertas de la margen izquierda del Tajo. Su construcción dio lugar a una laguna, a la que por su extensión se denominó Mar de Ontígola.

Lagunas del Tajuña
Se distribuyen a lo largo de su cauce ancho y plano en el tramo bajo del río. Uno de los rasgos que más caracteriza a estas lagunas es la estacionalidad de sus aguas, con caudales máximos en la época invernal y mínimos en los meses de agosto y septiembre. Tienen una masa de agua de poca profundidad y extensión, estando sus márgenes rodeadas de un amplio cinturón de carrizo. Tradicionalmente se ha aceptado la existencia de cuatro lagunas: San Juan, Casasola, San Galindo y Dehesa de Villaverde, pudiéndose ampliar la relación a una quinta denominada Dehesa de Bayona.

Lagunas de la Comunidad de Madrid

Lagunas de la Comunidad de Madrid

La laguna de San Juan es la mayor de las cinco lagunas. Su profundidad oscila entre 70 centímetros y 2 metros, dándose la mayor profundidad en los canales. Tanto éstos como el escalón, son el resultado obtenido tras “excavar” los sedimentos del fondo de la laguna. Acoge un buen número de aves acuáticas y palustres. El camino de acceso a la laguna es de tierra y comunica la comarcal 404, con la carretera local que va de Titulcia a Villaconejos.

La laguna de Casasola es un carrizal que rodea una diminuta cubeta de agua dulce de carácter temporal, con una profundidad máxima de un metro. Se halla en la margen izquierda del Tajuña. El camino de acceso a la laguna comunica la carretera comarcal 404, con el camino vecinal que va de Chinchón a la comarcal de Morata de Tajuña a Titulcia.

La laguna de San Galindo, se sitúa en la margen derecha del río Tajuña y consta de una lámina de agua, de contorno redondeado, posiblemente conseguido de una forma artificial. A pesar de su reducida superficie, poco más de media hectárea, en sus agua se ven anátidas. El cmaino de acceso a la laguna comunica la carretera comarcal de Morata de Tajuña a Titulcia, con Chinchón.

En la margen izquierda del Tajuña, en gran estado de colmatación, se halla el Carrizal de la Dehesa de Villaverde. Apenas existe lámina de agua que se encuentre desprovista de carrizo. El camino de acceso a la laguna comunica la comarcal 300 con los campos de labor de los alrededores. El de la Dehesa de Bayona, es un pequeño carrizal, cuyo interés es puramente testimonial.

Lagunas del Campillo. Las lagunas de extracción de áridos y los estanques, constituyen una nueva posibilidad para el recreo. Normalmente se trata de zonas de muy fácil acceso. La explotación de las graveras hizo aflorar el nivel freático y dio lugar a la aparición de las lagunas, que proceden de la infiltración de aguas fluviales. Las lagunas del Campillo, que en el centro tienen una profundidad de 20/30 metros, estás sometidas a una gran evaporación, por lo que es importante que haya renovación para evitar la eutrofización y la consiguiente salinización del agua. Situadas en la margen derecha del río Jarama, en el término municipal de Rivas-Vaciamadrid, se hallan en una finca de setenta y seis hectáreas, de las cuales cuarenta están cubiertas por el agua.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas