Inicio Viajes, rutas y destinos por España Cantabria La Vega del Besaya

La Vega del Besaya

10
0

La vega del río Besaya delimita una comarca que se extiende de este a oeste, entre los límites de los valles del Pas y los de Saja-Nansa. De norte a sur, en cambio, lo hace entre la costa central y los valles de Campoo y Valderredible. Todo un paseo para descubrir la Vega del Besaya.

A su paso, el río riega la vertiente este del Parque Natural Saja-Besaya, y atraviesa los montes de Cieza y Poniente. Del mismo modo hace en los municipios de Campoo de Suso, Cieza, Arenas de Iguña o Los Corrales de Buelna. Esta zona boscosa rica en roble y hayas, cuenta también con otras especies como los castaños. En esta época, primeras semanas de otoño, es típico acercarse por estos montes a recoger castañas.

El corredor de Besaya

En el corredor de Besaya podemos encontrar huellas de los pobladores más antiguos de la región, desde los vestigios prehistóricos hallados en la cueva de Hornos de la Peña, hasta las estelas de los primeros cántabros. Esta zona fue también una de las rutas de los peregrinos en su paso hacia Santiago de Compostela, ya que unía el camino de Castilla con el Camino Francés que discurría por la costa.

Adentrarnos en el Corredor del Besaya es introducirnos en un túnel del tiempo que se remonta a la época romana. Desde Portus Blendium (Cartes) se iniciaba la vía principal para acceder a la meseta. Su calzada fue construida durante la época de las Guerras Cántabras y, hasta el siglo XVIII, fue uno de los trazados más idóneos para atravesar la comunidad y llegar hasta la costa. Además, esta vía atraviesa algunos de los parajes más magníficos del Valle del Besaya. Los tonos ocres dominan esta ruta que cuenta con una exultante vegetación.

La prehistoria

En la localidad de Tarriba, en San Felices de Buelna, se encuentra la cueva de Hornos de la Peña que alberga manifestaciones artísticas parietales. Esta cavidad, por su inigualable paisaje y la amplitud del vestíbulo, ha abrigado de las inclemencias del tiempo a grupos de neardertales y los primeros homosapiens que habitaron estas tierras.

La historia de la cavidad se remonta, también, a épocas más recientes. De hecho, se han encontrado evidencias de que fue habitada durante la Edad de Cobre e, incluso, en la Guerra Civil. La cueva de Hornos de la Peña se puede visitar durante todo el año, siempre y cuando se haga la reserva de cita previa. Guías especializados conducirán a los visitantes por las oquedades de la cavidad en la que podrán observar figuras grabadas en piedra de animales como caballos, bisontes, uros, cabras y ciervos.

Los cántabros

En la localidad de Barros, en el municipio de Buelna, y junto a la ermita de la Virgen de la Rueda, se encuentra el Parque de las Estelas, que acoge la ‘Estela de Barros’, una de las pocas estelas gigantes del mundo, que actualmente es símbolo del escudo de Cantabria. Junto a ella, otra gran estela fragmentada. Ambas tienen cerca de dos metros de diámetro y más de 4.000 kg de peso. A estas grandes ruedas se les atribuye un simbolismo religioso de los antiguos cántabros.

La época medieval

La Torre de Pero Niño, situada en la localidad de San Felices de Buelna, es una torre defensiva medieval que acoge una exposición permanente que representa una perfecta simbiosis entre la Historia y las últimas tecnologías empleadas para acercar al visitante al patrimonio del valle y, especialmente, a las formas de vida de la Edad Media y a la biografía del personaje más significativo de este época, el Conde de Buelna, Pero Niño.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.