Inicio Viajes y turismo por Europa Europa Central y Occidental El romántico cauce del Sorgue en Provenza

El romántico cauce del Sorgue en Provenza

1324
0

En el entorno del Parque Regional de Luberon, entre los Alpes y el Mediterráneo, descubrimos un recorrido enmarcado por el río Sorgue y los sonetos de Petrarca a su amada Laura. Puro sentimiento en armonía con la naturaleza.

Fontaine-de-Vaucluse

El nacimiento del Sorgue es abrupto, entre rocas, a unos cientos de metros del centro de la localidad si caminamos por un sendero rodeado de vegetación y sombra. Se convierte rápidamente en un transparente río por cuyo fondo ondulan las verdes algas que dan alegría y frescura a nuestro paseo. Estamos junto al manantial más grande de Francia.

Vista panorámica

Este paraje atrajo a Francesco Petrarca (1304-1374), poeta y filósofo, que vivió aquí durante casi veinte años. Petrarca ha pasado a la historia por su “Cancionero”, obra en la que expresa en 317 sonetos su amor y pasión por Laura de Noves, a quien vió en Aviñón en 1327, cuando ella tenía 17 años y ya estaba casada. Un amor imposible dejó para siempre una herida en su corazón y le inspiró durante el resto de su vida. Encontramos un busto de Laura en un pequeño jardín, a la orilla del río.

Cuenta una leyenda que Saint Veran, en el año 568, realizó el milagro de expulsar al dragón (conocido como “Coulobre”) que tenía atemorizado al pueblo. El maléfico dragón aparece de nuevo en el siglo XVI, pero ahí está Petrarca para acabar con él.

L´Isle-sur-la-Sorgue

A solo 8 kilómetros, también conocida como la “Petite Venise Comtadine” (la Pequeña Venecia del Condado) porque que gran parte de sus calles principales discurren a orillas del río Sorgue.

Volvemos a disfrutar, de nuevo, de unas aguas cristalinas que bajan con tranquilidad e invitan a sentarse en alguno de los numerosos cafés y restaurantes de su orilla Podemos parar, respirar y observar su devenir, o bien refrescarnos los pies en sus laderas.

Es la ciudad francesa con más anticuarios por habitante. De hecho, hay más de trescientas tiendas de antigüedades, almonedas, galerías especializadas, etc… La Feria de Antigüedades de L’Isle-sur-le-Sorgue es la más importante del mundo, detrás de Londres y París. Cada domingo arranca, a las nueve de la mañana, un mercado que es no sólo de antigüedades, también de ropa, joyas y bisutería vintage, flores frescas y alimentos. Es el momento de comprar todo lo necesario para hacer un picnic, ya sean quesos, embutidos, pan o el célebre melón Cantalupo de la Provenza. Un buen plan romántico.

Gracias a la fuerza de las aguas del Sorgue podemos ver impresionantes ruedas de molino construidas en madera, ancladas en su cauce, que se utilizaban como fuerza motriz de fábricas textiles de la zona.

Gordes

Dejamos el Sorgue para encontrarnos uno de los pueblos más bellos de Francia, según su clasificación. Se trata de Gordes, a 18 km. de L’Isle-sur-la-Sorgue. Hemos confeccionado una ruta corta, de pocos kilómetros, que se hace disfrutando.

Desde lejos, la imagen de un pequeño pueblo subido a la montaña de enfrente, encajado entre rocas, es espectacular. Lo que destaca en Gordes es su iglesia pero, al adentrarnos en sus sinuosas callejuelas, quedamos atrapados en su encanto. Es aconsejable seguir una sencilla ruta propuesta por la Oficina de Turismo local a partir de la plaza de Genty Pantaly  cuya fuente era el único punto de abastecimiento de agua a la ciudad hasta 1956. Ahora es un buen sitio para refrescarse y hacer una de las fotos de recuerdo.

Siguiendo con nuestro paseo, la primera cuesta abajo pasa por la iglesia de San Firmin para detenerse, cien metros adelante, en un mirador sobre el valle, bonitas vistas. Si volvemos hacia la rue de Chartres vamos a pasar por la Porte de Savoie, que fue una de las entradas principales a la ciudad.

El empedrado de las calles de Gordes forma escalones de un tamaño especial, se llama “le pas de l’ane” (el paso del burro). Se hizo a medida del paso de los burros que se utilizaban para transportar mercancías y personas.

Hay que pasear por Gordes sin prisa, su ambiente nos remite a imaginar cómo era la vida diaria en este singular pueblo. En 1948 aparecen Picasso y Chagall fotografiados juntos en Gordes, hay constancia del paso de Marc Chagall por Gordes, pero no está claro que Picasso llegara hasta allí en su estancia en Provenza.

Visitar

– Las Cuevas del Palacio de San Firmin, en el centro de Gordes. Cada casa de dos plantas de la ciudad tenía, bajo sus cimientos, cuevas excavadas donde trabajaban artesanos y agricultores. Ahora se pueden visitar las del Palacio de San Firmin por 6 euros.

– El Museo de la Lavanda (8€ con audioguía). Tiene una colección de alambiques de cobre única, pertenecientes a diferentes épocas (del siglo XVI a la actualidad), también de frascos de perfume de lavanda y etiquetas. Además nos descubren las diferentes técnicas de destilación de la lavanda: baño maría, fuego directo y vapor. Tienda de productos. 276 Route de Gordes, Cabrières-d’Avignon.

Domaine de Peyre. Estamos en tierra de lavanda y vino. La bodega Peyre produce un excelente rosado.1620 Route d’Avignon, Robion.

Dormir

Hotel Mas de Gres, en el corazón de la Provenza, entre Fontaine-de-Vaucluse y Gordes. Ocupa casi dos hectáreas de árboles centenarios. Tranquilo y relajante, es perfecto para terminar un día caluroso en su piscina exterior o SPA. Buena cocina regional. 1651, RD 901, Four à Chaux-L’isle sur la Sorgue, Lagnes. Tel.: +33 4 90 20 32 85.

Artículo anteriorVuelve con más fuerza que nunca el Corpus de Carrión de los Condes
Artículo siguiente5 consejos para elegir un buen profesional de servicios para el hogar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.