Inicio Gastronomía Denominaciones de Origen El azafrán manchego

El azafrán manchego

9
0

azafran_manchegoComo tantas otras plantas que han servido para el consumo del hombre, el azafrán se pierde en la noche de los tiempos. A pesar de ser planta que aderezó comidas varias y sirvió para teñir determinadas ropas, en especial, en Oriente. Desde aquella vieja cultura establecida entre el Tigris y el Eufrates, se tiene constancia de él y tanto egipcios como griegos lo popularizaron por sus zonas de influencias.

El azafrán llegó a España o, más bien, se popularizó con la influencia musulmana, y encontró en tierras manchegas el lugar ideal para su cultivo, siendo éste, quizás, el mejor del mundo, de exquisito aroma y gran calidad de coloración

Cuéntase que cuando Hermes, dios de la sabiduría y padre de la filosofía hermética, aquélla que sólo se da a conocer a los elegidos, hirió a su amigo Crocos, hizo que la sangre que manaba de su cabeza, al tocar la tierra, se convirtiera en azafrán. Aunque también se atribuye a Croco, el marido de Esmilax, el regalo del azafrán, pues estos dos esposos se amaron con tanta ternura e inocencia que los dioses los transformaron en recompensa: a él, en azafrán y a ella, en tejo.

azafran_manchego_02

El azafrán llegó a España o, más bien, se popularizó con la influencia musulmana, y encontró en tierras manchegas el lugar ideal para su cultivo, siendo éste, quizás, el mejor del mundo, de exquisito aroma y gran calidad de coloración. Además, aquél y la excelente y generosa región de La Mancha fue motivo de inspiración de numerosos artistas, entre ellos el toledano maestro Guerrero, quién compuso la zarzuela de “La rosa del azafrán”, y el poeta conquense Federico Muelas, quién creó un poema sobre el azafrán manchego.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.