Inicio Gastronomía El 51 Del Sol Restaurante: la apuesta del “canalla” David Izquierdo

El 51 Del Sol Restaurante: la apuesta del “canalla” David Izquierdo

1983
0

Un poco al margen del centro neurálgico de Aranda, nos encontramos con el restaurante El 51 Del Sol. En este innovador espacio gastronómico, su chef, David Izquierdo, nos presenta un sinfín de texturas, sabores y sensaciones a caballo entre la tradición arandina más enraizada y una vanguardista propuesta, sin improvisaciones, bien premeditadas.

El 51 Del Sol Restaurante
El 51 Del Sol Restaurante

En perfecta armonía, aquí se alternan estos dos tipos de recetas: la castellana más tradicional, de los asados y pucheros; y otra, la de autor, con divertidas y muy atrevidas sugerencias. Como afirma David:

«El producto es lo más importante, pero creemos que siempre se le pueden dar toques de innovación, con técnicas diferentes, proponiendo al cliente emplatados vistosos y que llamen la atención»

Así, las recetas de El 51 del Sol, en cuanto a su presentación, podríamos definir como auténticas obras de artesanía, elegantes y peculiares por esa mezcla de la cocina clásica arandina con esos otros matices de sabores y texturas importados de muy diversas latitudes y, que, sorprendentemente, se acoplan ¡requetebién!

Pero este maridaje de tradición y vanguardia mantiene en todo momento un denominador común, que es la influencia de la tierra, el entorno natural de Aranda de Duero, estando siempre presentes las materias primas más tradicionales y los productos de temporada, como así afirma su precursor:

“Es conjugar la tradición, pero con una visión de vanguardia. Avanzar, pero teniendo muy presente las raíces de la tierra”

Entre otras menciones, distinguido como Mejor Experiencia Gastronómica 2020 de las Rutas del Vino de España y recomendando por la Guía Repsol.

El espacio de El 51 del Sol restaurante

El espacio de El 51 del Sol, siendo un referente emblemático de la ciudad, llama especialmente la atención por alejarse del concepto convencional de asador o del mesón tradicional de la Ribera del Duero.

Tras una primera impresión ya se nos avecina que nos adentramos en un mundo de innovación. El ambiente, desenfadado, resulta del todo acogedor, también, por otra parte, por la atención recibida de parte del personal, tanto de barra como de sala.

Igualmente, se percibe una esmerada decoración en sus luminosos espacios  —zona de barra, salones y patio interior—, predominando los detalles ornamentales en madera, metal y vidrio, aludiendo a los entornos bodegueros de la Ribera.

Puestos a degustar…

En la zona “canalla”, la faceta más desenfadada, la del picoteo y del alterne, nos sorprende tan amplio escaparate de botellas de Riberas, principalmente, y otros caldos imprescindibles. Es, este, el rincón de los pinchos, como son los torreznos, las morcillas, las croquetas, las clásicas bravas, los huevos estrellados o las rabas de calamar  —vamos, los de toda la vida—, pero con ese inimitable acento de El 51.

No obstante, los tradicionales del Racionero dejan también su espacio a otras elaboraciones de trazas más creativas e innovadoras: Tiradito de lubina, kimchi y huevas; las Lascas de foie y caramelo de Ribera; la Sardina al humo, ceviche y foie; la Taglaitelle carbonara de yema y queso o el Tataki de atún Balfegó, algas y Yuzu; entre otras interpretaciones elaboradas con productos de temporada.

Y, puestos a degustar, su carta menú es una tentación difícil de esquivar. Para comenzar, entre otras propuestas de David para ir abriendo boca: la Ensalada del huerto; las Verduras Baby perfumadas con AOVE (Coupage 51) y sal de escamas; Pimientos asados a la leña de encina; Ventresca y AOVE del 51 o unas zamburiñas.

Para nuestro plato principal, ¿cómo no? El omnipresente arandino Cuarto de Lechazo o el Tostón, entre otras carnes, además de los, también sugerentes, platos traídos del mar.

Para concluir, las variantes dulces: el Flan de leche de oveja y regaliz; la Tarta de queso del Vidal; el Arroz con leche (de la Ventosilla); o el Bombón de morcilla, un chocolate elaborado con la morcilla de Cardeña.

Mas este suculento catálogo quedaría incompleto sin una buena selección de vinos de acompañamiento. Para ello, nada mejor que abusar de la experiencia de Eli —Eleonora Ivanova, sumiller de El 51 del Sol—, para no caer en maridajes desafortunados. Como buena conocedora de los mejores vinicultores, se decanta por las marcas reconocidas de Ribera de Castilla y León, pero también apuesta por los vinos de bodegas menos comerciales, y no por ello menos recomendables: Bosque de Matasnos, Viña Sastre o Bodega Figuero. Entre los blancos, no incluidos en la D.O.: El Cuentista de Prado Rey, un tempranillo con nueve meses en barrica; o el Prado de Olmedo. Y, también los rosados, que según señala Eli, los primeros Vinos de Ribera eran rosados: Hoyo de la Vega o un Nabal Rose, muy apropiados para el chateo.

David Izquierdo

David Izquierdo: cocinero y pensador

Cocinero, pensador y “canalla”, así se define David Izquierdo, alma máter de El 51 del Sol, quien viene a defender:

“El comer es humano, luego comamos”

El empeño de David se centra en dotar a los habituales platos de la tierra un toque de excelencia. Para ello, como recurso, busca las mejores materias primas, seleccionando al proveedor más indicado para cada producto  —no todo vale—. Luego, en los fogones, se trata de dar con la temperatura exacta para cada uno de sus platos. Así, en el caso de su lechazo, es tratado a bajas temperaturas antes de su definitivo paso por las brasas de encinas.

Como objetivo: ofrecer gastronomía de calidad, haciendo las cosas a su manera, trasteando con los ingredientes de la tierra con la finalidad de sorprender en todo momento a sus comensales con atrevidas fórmulas para desvirtuar lo que en un principio parece ser que luego no es al paladar.

David es cocinero a la vez que viajero, embajador de la cocina arandina en numerosas convocatorias tanto a nivel nacional como internacional. Ganador del “Mejor Torrezno del mundo» en la modalidad de innovación con La Dehesa, torrezno en cuatro pasos, asiduo en certámenes de la envergadura de Madrid Fusión, reconocido finalista en el I Concurso de Cocina Carne Sostenible y Natural de Lechal, Cordero y Cabrito; entre tantos otros… y afirma:

“Mis viajes son de trabajo, lo que hacemos es promocionar nuestro pueblo y nuestra cocina. Ser el embajador de esa gastronomía fuera de tu casa ¡es la hostia!”

EL 51 DEL SOL RESTAURANTE >>>
Calle Sol de las Moreras, 51.
Aranda de Duero, Burgos.
Tel. 947 55 60 34.

Artículo anteriorPaseos Toledo Mágico, descubrir una de las ciudades con más historia de España
Artículo siguienteUna empresa española revoluciona la manera de conseguir una hipoteca
De profesión viajera, y por afición experta en gastronomía y enología. En su trayectoria profesional como comunicadora, dentro del mundo del turismo, consta haber visitado más de ciento cincuenta países, en ambos hemisferios, en todos los continentes del planeta y por sus distintas latitudes. Además de crítica gastronómica, tiene uno de los paladares más exigentes en este ámbito y a la hora de catalogar vinos y cavas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.