informaciondeturismo
 Manolo Méndez

Resacas navideñas

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

No serán pocos los que, entre nuestros lectores de estos días, anden con el cuerpo aún hecho unos zorros, y en la memoria reciente guarden el espanto de una amanecida con la cabeza hecha un mar de grillos, percibiendo, con abrumada sensación, cada bombeo de su propio latir en la presión de las sienes.

Foto_01La cucharilla del café se nos antoja insufrible, así sea sólo en su leve rozar con la taza; y hasta ese eco, nunca antes percibido, del autobús que frenó en la calle, llega ahora a nosotros con agigantada crispación, así busquemos refugio en la habitación interior del quinto izquierda. Ay, señor mío, lo que ustedes y yo padecemos, mucho me temo, no es otra cosa que una monumental resaca.

El mal es viejo. Tan antiguo como el mundo: desde Noé viene, cuando menos. Y para atajarlo –que es de lo que hoy queremos tratar-, poco consejo cabe, porque la realidad cierta es que, desde aquel abochornado pasaje bíblico, tantos siglos y hasta milenios por medio, no se ha inventado mejor alivio contra el mal que el natural de la paciencia y, eso sí, mucho, muchísimo silencio; y sobre todo dormir, sumidos en perfecta oscuridad, y todo cuanto se pueda.

Evidentemente, también sirve, y es buena sugerencia aneja, que no hagamos el menor esfuerzo por recordar todas las idioteces hechas y dichas en la noche de autos, probablemente la del pasado reciente Fin de Año. Y que formulemos, al tiempo, profesión de fe de que esa “gran pasada” marca en nosotros, por voluntad expresa, un antes y un después. Y que a partir de ahora, y para el futuro –año nuevo, vida nueva- nos vamos a controlar mejor, y no volveremos a hacerlo.

Pero, por si ese ejercicio tan encomiable de voluntad nos fallara –que es muy posible, porque, bien sabido es que la carne y la humana condición son de natural tan débiles-hemos buscado en la amplia documentación al respecto, algunos remedios, y recursos caseros, que han gozado –o gozan- de cierta etiqueta de presunta eficacia como recurso paliativo contra la inapelable resaca.

La ingesta excesiva de alcohol produce, entre el amplísimo catálogo de desarreglos del cuadro general, tres efectos de principal sufrimiento: dolor de cabeza, achacable principalmente a los productos de degradación asociados a la bebida que nos hemos metido (cuanto peor ésta, de peor calidad, más dolor de cabeza al día siguiente); molestias gástricas, por la erosión de la mucosa del estómago provocada por el etanol; y sed insaciable –esa lengua que se vuelve lija- consecuencia directa de la pérdida de vitamina B1 que el alcohol provoca.

Y es que al beber, véase qué curioso y qué sorprendente contraste, realmente nos hemos deshidratado. De ahí la sed, y de ahí la importancia de recuperar líquidos sanos cuanto antes. El agua mineral con gas es perfecta; y hoy en día, aún mejor, las bebidas ésas, isotónicas, que se han puesto tan de moda para los deportistas.

Los zumos de frutas también son magníficos, por su aporte de fructosa y de vitamina C; el de tomate, el de naranja y el de pomelo son los más recomendables. Y pensando en la reposición de ese azúcar natural, la fructosa, un par de cucharadas de una buena miel pueden también aportarnos un gran alivio.

Sin embargo, aunque parezca extraño –porque es muy habitual acudir a él- el café no es muy buen remedio para aliviar la resaca, ya que el café es un fuerte diurético y puede incrementar la deshidratación que, ya hemos dicho, es principal causante del malestar de la resaca.

Y luego están esos otros “remedios”, que no les recomiendo, y que tienen como fundamento aquello de que “un clavo saca a otro clavo”. Es decir, que contra el efecto de la borrachera, aconsejan seguir bebiendo alcohol, aunque sea ahora en dosis pequeñas, o mínimas. Así, dicen algunos, un “bloody Mary” flojito de vodka… O el caldo de unas alcachofas hervidas, con un punto de zumo de limón, pimienta negra y una copita de jerez.

En fin, que de ésas, de las de insistir en la ingesta, hay muchas, si bien ninguna, ni una sola, créanme, de eficacia probada. La resaca, no queda más remedio, hay que pasarla, y el mejor y único modo para ese tránsito duro y difícil es la cama, largas horas de cama, en perfecta oscuridad y absoluto silencio. No hay otra. Suerte, y a ser buenos en la cita del año próximo.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas