informaciondeturismo
 Luis Medina

Malpica de Bergantiños, en A Coruña

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Un torbellino de fuerza y bravura se deja sentir en la costa de Malpica. Un brío que parece implacable y que recorre entre La Coruña y Cabo Finisterre, turbulentas aguas que le han valido el nombre de Costa de la Muerte. En Malpica de Bergantiños, justo en su puerto, un murallón de hormigón previene a su población pesquera “cuando la mar amanece con un mal día, más bien enfadada”.

El arrebato costero de Malpica permite además, conocer una tranquilidad interior no menos bella. Así, las parroquias de Buño, Barizo, Cambre, Mens y Cerqueda, ofrecen una cierta paz y a la vez un cierto halo celta, permitiendo a la zona mostrar una belleza complementaria.

De nuevo en el puerto de Malpica, casi perdido en el mar, el reloj del tiempo retrocede recordando aquel trasiego de pescadores que capturaban ballenas. No resulta difícil recordar cómo sería un día de los antepasados de estos vecinos marineros entre estas aguas. Y como las mujeres bajaban de sus casas, prácticamente suspendidas en el mar, bajo imponentes rocas golpeadas por el agua, a recibir las naves. Porque hoy, también sobre las rocas tratan de hacerse hueco pequeñas casas y edificios más modernos, conformando laberínticas calles que tratan de ganarle espacio a la naturaleza.

Tal vez, para conocer mejor a esta población y a sus gentes, el profundo apego a la mar, sea visitar la Casa del Pescador, donde se encuentran pinturas de Urbano Lugrís, un enamorado de la localidad que decidió terminar sus días entre los vecinos de Malpica.

A pesar del encanto marinero, Malpica ha comenzado, como otros muchos pueblos, su expansión turística, gracias a la recuperación de la Praia Mayor, con un vistoso paseo marítimo, donde se reúnen, además, numerosos surfistas.

Pero aún es posible inmiscuirse entre sus gentes, visitar sus tabernas tradicionales, escuchar la sirena que anuncia el regreso de los pescadores en la madrugada o asistir a la subasta del pescado.

Y mirando hacia el mar las tres islas Sisargas: La Grande, La Malante o Mediana o La Chica. Son las vigías de las embarcaciones, organizadas en torno a un faro construido en 1919. Son los encargados del mantenimiento de este referente para los marineros, la única población humana que “pasea” por las islas. Aunque en los días de fiesta y buen tiempo se acercan hasta aquí los pescadores con sus familias para tomar unas sardinas asadas, las denominadas “parrochas”. Ellos son los únicos privilegiados que pueden llegar hasta estos piélagos, pues no existe ninguna empresa que organice excursiones a la isla. Las tripulaciones de los barcos no suelen poner impedimento a acercar al visitante que quiera conocer las islas. Una vez allí, en la Sisarga Grande, una playa arenosa es el espacio de que disponen los pocos visitantes que allí llegan. No hay una vegetación destacable. De ella dicen que fue Drake quien destruyó una antigua ermita normanda dedicada a Santa Marina. Su mayor tesoro son las aves que pueblan esta zona. Un sonoro silencio, interrumpido por estas, tal vez permita al viajero recuperar esa paz olvidada por el trasiego diario.

También dicen que Malpica fue una antigua isla como las Sisargas, que con el tiempo fue uniéndose a la península. Los anales de la historia revelan que el nombre es ibérico, procedente de los términos, “Mal”, que significa altura o dominio, y “Pica” en el sentido de pico, en referencia al Monte Atalaia, que junto con el puerto y la playa dan nombre al istmo a Malpica.

Senderismo, rutas en bicicleta y otras visitas recomendadas
Se pueden realizar diversas rutas. Destacan las pistas sin asfaltar y carreteras comarcales, idóneas para los paseos en bicicleta. Un paisaje sorprendente y de gran belleza, es la tónica general en todas las rutas.

Uno de los itinerarios a pie, es el recorrido por la senda costera del cabo de San Adrián. Desde el centro de la villa de Malpica, bordeando el cabo de San Adrián, se alcanza la playa de Beo. Durante el trayecto es posible contemplar panorámicas espectaculares de la costa, Malpica y las islas. El mismo camino conduce también hacia el santuario de San Adrián del Mar, tomando como referencia el trayecto que utilizan los romeros el 16 de junio. La ermita se encuentra junto a las ruinas de un castro celta y una estación de seguimiento por radio de la navegación.

Los amantes de la bicicleta cuentan con recomendables itinerarios que muestran el interior del concello de Malpica, como es el caso del de Malpica hasta la playa de Miñons. Este se encuentra señalizado con flechas amarillas y carteles informativo. También puede realizarse en 4X4. Destaca durante el trayecto las numerosas muestras de arquitectura religiosa y rural, típica de la zona.

Por el Concello
En dirección a Ponteceso, a un kilómetro, una pista a la derecha conduce a la playa de Seaia y al Cabo de San Adrián, donde emerge una ermita del mismo nombre, factura del siglo XVI. Dicen que desde aquí se contempla una de las mejores vistas de las islas Sisargas.

Renombre alfarero tiene Buño, a ocho kilómetros de Malpica. Su terreno predominantemente arcilloso, ha permitido desarrollar una tradición alfarera secular. La impronta se respira en sus calles, en las puertas de las casas, en las tiendas o en los talleres, donde la decoración cerámica destaca entre las demás. En Buño, además de adquirir alguna pieza o pasear por sus calles merece la pena la visita a su iglesia parroquial del siglo XVIII y el jardín público.

Leiloio se encuentra a 8 kilómetros de Malpica en dirección a Carballo. De esta población que al parecer significa subasta, se dice que en otro tiempo fue escenario de importantes encuentros mercantiles. Desde el Monte Neme, si el día es despejado es posible “capturar” una espectacular imagen de Malpica, las Sisargas y Carballo. La tradición oral asegura que el 24 de junio las meigas se reunían para realizar conjuros y celebrar el solsticio de verano.

Interesante para numerosos estudiosos es el dolmen de Pedra da Arca, situado en San Cristobo de Cerqueda, a orillas del río Vaa. Para llegar a él, hay que tomar una desviación junto al camping Sisargas y continuar por una pista sin asfaltar. Está bien indicado con un panel explicativo del hallazgo.

La playa de Beo, de blanquísima arena, es uno de los atractivo de la parroquia de Vilanova, como el denominado lugar de Vigo, con una interesante casa solariega y la capilla de San Eleurterio, abogado del mal de rabia. Pero es Mens, sin duda, el orgullo arquitectónico del concello de Malpica, destacando las famosas torres de Mens y su iglesia románica. Esta fue en principio un antiguo cenobio vinculado a San Martín Pinario de Santiago y posteriormente a la Colegiata de La Coruña. En verano son toda una delicia sus encuentros de música clásica.

Yantar
Una riquísima gastronomía, basada en los productos de la mar ofrece un amplio abanico de posibilidades. El pulpo y la caldeirada son platos estrella, junto con la lubina, el rodaballo, el centollo, los percebes o las nécoras. Tampoco son nada desdeñables las sardinas a la brasa, denominadas “parrochas”.

En el concello existen diferentes restaurantes donde poder degustar estas delicias. En Barizo, el Refugio As Garzas ofrece además de una buena gastronomía, espectaculares vistas a la playa del mismo nombre.

Ferias y Fiestas
San Julián. 7 y 8 de enero en Seaia.
Entroido. En febrero y marzo en Buño.
San Blas. Primer domingo de febrero, en Vilanova.
Romería de San Adrián. Mediados de junio en la ermita del mismo nombre en el Cabo de San Adrián.
Fiestas del Corpus. Malpica.
Noche de San Juan. 23 de junio.
San Cristobo. 10 de julio en Cerqueda.
Fiestas del Carmen. 16 y 17 de julio en Barizo y Leiloio.
Fiestas de la Tilla. Juegos tradicionales. Julio.
Santiago de Mens. 24 y 25 de julio en Mens.
Santa Filomena. 1ª Quincena de agosto, en Buño.
Santa María. 15 de agosto. Leiloio.
Fiestas del Mar. 3º fin de semana de agosto. Malpica.
Romería de Nuestra Señora del Desierto. 11 septiembre. Cambre.
Fiestas del Rosario. 8 y 9 de octubre en Cerqueda.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas