Redacción

Lagunas de Villafáfila

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Avutardas, gansos, garzas, avefrías y zarapitos pueblan este espacio zamorano. Las Salinas. La Reserva Regional de las Lagunas de Villafáfila ocupa una extensión total de treinta y dos mil hectáreas y acoge más de ciento diez clasificaciones de aves, entre ellas el diez por ciento de la población mundial de avutardas.

La impermeabilidad del suelo de este espacio natural favorece que el agua inunde grandes extensiones de terreno, formando distintos humedales de pequeño tamaño y otros más considerables y de mayor importancia como La Laguna Grande, la de Barrillos y la de las Salinas.

lagunas-de-villafafila

Este paisaje plano e inmenso constituye la segunda zona de invernada de aves de la península, después de las Marismas del Guadalquivir. Aquí pasan el invierno más de veinte mil ejemplares de ánsar común, el mayor de los gansos europeos, entre una lista infinita de aves.

Sólo el vuelo de estos ejemplares y los típicos palomares de barro, propios de Tierra de Campos rompen la monotonía de esta llanura húmeda. Doscientos de estos singulares edificios se conservan aún en pie, aunque algunos algo abandonados. Los de Villarrín y Villafáfila son de los más admirados.

En Otero de Sariegos se encuentra un observatorio desde el que, utilizando los dos telescopios allí instalados, se puede disfrutar de una excelente vista de la Laguna Salina Grande. Este es el lugar preferido por los ansares, y cuando mejor se dejan ver, es al atardecer y al amanecer. A Otero se accede por una desviación a la izquierda que sale a mitad del camino por la carretera de va de Villafáfila a Villarírn. Hoy, Otero de Sariegos, es un pequeño pueblo casi despoblado en el que sólo habitan dos matrimonios.

Más al sur del espacio natural, se encuentra la comarca de Lamprea, denominado así por las lampreas, peces que se criaban en los viveros acondicionados del río Salado por los monjes del monasterio de Sahún.

La Salina Grande es el lugar preferido por los ansares,
y cuando mejor se dejan ver, es al atardecer y al amanecer

A trece kilómetros al oeste de Villafáfila, se encuentra el pueblo de Moreruela y, a tres kilómetros de este punto, las imponentes ruinas del Monasterio del mismo nombre. A este edificio se le ha catalogado como el primero de los construidos por la orden del Cister en la península. Este refugio de monjes tuvo el beneplácito de los monarcas de León, de Castilla y de Portugal, así como de las familias nobles de Zamora.

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

En mejor SURF en la costa de Galicia

Ven a dusfrutar del Surf en Galicia. Una experiencia única e inolvidable.

Camino de Santiago - Grandes Recorridos

Toda la información del Camino de Santiago