informaciondeturismo
 Mariam Benitez Espinosa

Écija, la sartén de Andalucía

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Sedente guardiana del Valle del Genil, sobresalen entre sus tejados sus once torres que, desde los caminos, se ven como faros que guiaran al viajero.

Torres EcijaÉcija, la sartén de Andalucía. La ciudad del Sol, abrasadora en verano y cálida en invierno, guarda en sus entrañas los tesoros de las civilizaciones que la conquistaron y ocuparon, y muestra, orgullosa, los vestigios de su historia. Intensa en riqueza arquitectónica, artística y cultural, Écija constituye uno de los mayores y mejor conservados recipientes de historia en la actualidad.

Écija es una población bellísima y cargada de historia, ubicada en el Valle del río Genil, perteneciente a la provincia de Sevilla, y situada en la campiña entre las ciudades de Sevilla y de Córdoba. Está considerada uno de los centros culturales e históricos más ricos de España. Asentada sobre los restos de la ciudad romana, visigoda y musulmana que fue, está plagada de yacimientos arqueológicos dotados con tesoros de incalculable valor pertenecientes a todas las épocas.

La fundación de Écija, datada en el siglo VIII a. C., se sitúa en el ámbito de la misteriosa y legendaria civilización tartesia. Alcanzó su apogeo durante la ocupación romana, recibiendo el nombre de Colonia Augusta Firma Astigi. Más tarde, en época visigoda, y aún después en época islámica en la que su nombre derivó hacia el actual Astigis llamándose Astiya, mantuvo su jerarquía como importante foco comercial y cultural.

En mayo de 1240, Écija fue conquistada por el rey castellano Fernando III, quien repartió sus tierras y propiedades entre los nobles castellanos, la Iglesia Católica y diversas órdenes militares. Esto dio lugar a un sistema feudal de terratenientes que ha llegado prácticamente hasta la edad moderna. Su desarrollo económico propició la proliferación de construcciones religiosas y civiles de gran valor desde el siglo XII hasta el XVIII, llamado “El siglo de oro ecijano”, momento en que alcanzó su máximo esplendor arquitectónico y artístico.

EcijaRegalada por la realeza de todos los tiempos, en 1402 Enrique III le restituyó su título de ciudad con fuero propio. Tiempo después, en el siglo XVI Carlos I añadió a su título de “Muy noble” el de “Muy leal”. Ya en 1710 Felipe V le otorga el nombramiento de “Constante, invicta y fidelísima”. Naciendo el 1880 Alfonso XII concede a su Ayuntamiento el tratamiento de “Excelentísimo”. Y, finalmente, en 1996 recibe aún el nuevo título de “Conjunto histórico-artístico”.

Paseando por sus calles y plazas:

Écija, dotada con un patrimonio cultural inmenso, cuenta con iglesias, conventos, plazas, palacios, esculturas, estatuas, mosaicos, y otros vestigios de las épocas pasadas, romana, musulmana e incluso visigoda, que la convierten en un crisol de arte e historia viva. Internándose por sus callejas, blancas y estrechas, de trazado urbanístico musulmán, y flanqueadas por grandes portones que encierran bonitos patios andaluces de estilo mudéjar, y por balcones y ventanas enrejadas por finos y labrados hierros forjados, uno se siente transportado a otros tiempos, a otras civilizaciones.

Deleitarse con sus obras y edificaciones es un placer que no debemos vedar a nuestros sentidos. Naturalmente, en nuestra andanza se entremezclarán iglesias, conventos, palacios y plazas, y sólo debido a un afán clasificador se presentan las rutas ordenadas según las funciones de los edificios que nos aguardan.

Así, al llegar a la Plaza de Santa María encontramos la Iglesia de Santa María Nuestra Señora, cuyo edificio actual, del siglo XVIII, fue construido sobre un antiguo templo mudéjar del siglo XVI. Su portada principal es de estilo barroco, y su torre, adosada a ésta, recuerda en el cuerpo de campanas a la Giralda de Sevilla. Poseedora de varios estilos arquitectónicos, custodia maravillosos retablos, azulejería, pinturas, figuras y otros tesoros. En esta plaza se halla un monumento del siglo XVIII de los patrones de la ciudad, la Virgen del Valle, cuyo nombre portan orgullosas muchas astigitanas, y San Pablo.

Ecija palacioSi continuamos paseando y visitando sus hermosas plazas, en la Plaza de Santiago tropezamos con la Iglesia de Santiago el Mayor, del siglo XV y la única en Écija de estilo gótico-mudéjar. Posee un soberbio retablo principal que está considerado el segundo en importancia después del de la Catedral de Sevilla. Fue declarada Monumento Nacional con la categoría de “Bien de Interés Cultural”, y es uno de los edificios eclesiásticos más elegantes de Andalucía.

Seguimos vagando por sus calles y, en la Plaza de la Virgen del Valle, hallamos la Parroquia Mayor de Santa Cruz, mezcla inconclusa de estilos arquitectónicos de diferentes épocas, conforma uno de los templos más hermosos de la ciudad. En el solar sobre el que está construida se encontraba en época visigoda un templo de culto del siglo V, del que se conservan un sarcófago y dos capiteles en el altar mayor, desde el que se accede al Museo de Arte Sacro parroquial de Santa Cruz. Este museo alberga una colección de orfebrería y arte sacro con piezas fechadas desde el siglo XVI hasta el siglo XIX. Posteriormente, entre los siglos VIII y XIII se ubicó en el solar una mezquita sobre cuyo antiguo alminar se construyó la actual torre. Más tarde, en 1240, comenzó a construirse una iglesia mudéjar de la que se conserva un arco decorado con yeserías en el patio norte. Por último, tras el terremoto de 1755, se aprueba la construcción de la iglesia de estilo neoclásico actual, que quedó sin terminar por motivos económicos.

Aún errando por sus calles, alcanzando la zona más alta de la ciudad, en la calle de San Antonio, topamos con la Iglesia de San Gil, cuya torre es la más elevada y esbelta del barroco ecijano. Aunque su fecha de construcción está datada en 1479, de estilo mudéjar, a lo largo de los años se fueron añadiendo modificaciones que la dotaron de un estilo barroco.

Dado que ante tanta belleza no se puede desfallecer, prolongamos el paseo para dar con la Plaza de San Juan, que se adorna con la Iglesia de San Juan. Si bien se cree que ésta fue construida en sus orígenes en el siglo XVI, no hay datos que lo confirmen. Lo que sí se sabe de cierto es que en el siglo XVIII, cuando el terremoto de Lisboa derrumbó la nave central del antiguo edificio en ruinas, dejando en pie sólo la capilla sacramental, se erigió su bella torre en un estilo barroco, con azulejería y ladrillo tallado, rematada por un ángel veleta. Entre los años 2001 y 2005 fue restaurada por última vez dejando a la vista parte de la solería de la antigua nave central en el patio.

EcijaDilatando la experiencia que proporciona la excursión a nuestros sentidos, al llegar a la Plaza de España, popularmente llamada “El Salón”, se alza majestuosa ante nuestros ojos la Iglesia de Santa Bárbara, construida encima de un palacio romano sobre el que más tarde se levantó un templo de estilo mudéjar del que aún se conservan algunos elementos. Fue la primera iglesia de estilo neoclásico de Andalucía, y su torre, que fue derribada por un rayo en 1892 y reconstruida posteriormente, es de estilo mudéjar.

También, en la misma plaza, de estilo neoclásico, parece estar esperándonos, orgullosa, la fachada de la Iglesia de San Francisco, cuya portada pertenece al siglo XVII.

Estirando la caminata, llegamos a la Plaza de Giles y Rubio, para dar con la Iglesia de Santa Ana, construida según los archivos sobre una antigua ermita fechada en 1570, y dedicada a la Santa que le da su nombre. Durante el siglo XVIII se efectuaron las obras de reconstrucción que dieron lugar a su actual estructura.

Continuando un poco más ganamos la calle de La Victoria, coronada por la Iglesia de la Victoria, que se construyó sobre una antigua ermita dedicada a San Martín. En el siglo XVIII sufrió considerables reformas, entre las que cabe destacar la construcción de su torre y la portada labrada en mármoles, de estilo barroco.

Demorando aún el final de la expedición, en la calle El Carmen topamos con la Iglesia del Carmen, que data del siglo XV, aunque su torre y otras importantísimas reformas tuvieron lugar durante los siglos XVI al XVIII.

Finalizando el vagabundeo por un día y con muchos tesoros aún por descubrir, en la calle del Conde, Écija nos ofrece un último deleite con la Iglesia de La Concepción, llamada “El Hospitalito”, que está fechada a finales del siglo XVI. Su fachada, de estilo renacentista, es de ladrillo visto. Fue declarada Monumento nacional con la categoría de “Bien de Interés Cultural”.

Saliendo al encuentros de sus conventos, comenzamos por el Convento dominico de San Pablo y Santo Domingo, de estilo barroco tardío, ubicado en la Plaza de Santo Domingo, y cuya fundación se remonta al siglo XIV. Fue reformado en los siglos XVI, XVII y XVIII.

EcijaOtra joya de estilo barroco, construido sobre un templo mudéjar, es el Convento dominico de Santa Florentina, en la calle del mismo nombre, uno de los más antiguos de Andalucía y el primero de su orden en Écija. Su claustro principal está fechado en el siglo XVII.

Más allá, en la calle Secretario Armesto, el Convento de las Concepcionistas Franciscanas, conocido popularmente por “Las Marroquíes” debido al apellido de sus fundadoras, las hermanas Marroquí, aguarda al extasiado caminante. Su construcción se inició a fines del siglo XVI, y terminó de construirse en el siglo XVIII.

Extendiendo nuestro periplo encontramos el Convento de La Merced, en la calle de La Merced, que perteneció a la orden de los Padres Mercenarios Calzados, y actualmente está gobernado por una comunidad de religiosas Salesianas. Aunque su fundación data del año 1509, su iglesia, que se encontraba en un estado ruinoso debido a una inundación sufrida en 1543, fue reconstruida a finales del siglo XVI.

Ocupados en absorber toda la historia que sus calles nos cuentan, en la calle La Marquesa nos sorprende la Iglesia de la Limpia Concepción de Nuestra Señora, “Los Descalzos”, que perteneció a la orden de los Padres Carmelitas Descalzos. Su construcción está fechada en 1601, pero en 1612 un rayo destruyó parte del edificio, por lo que sufrió reformas, ampliaciones y reconstrucciones durante el siglo barroco ecijano.

Aún en esta ruta que parece gratamente inacabable, el Convento de Las Teresas, Iglesia de San José, en la calle El Conde, que está emplazado en el Palacio de los Condes de Palma, nos regala la vista con un edificio mudéjar construido en los siglos XIV y XV. Está regido por las Carmelitas Descalzas, conocidas como Las Teresas, y su fundación data de 1630.

Ecija estatuaAsimismo, son también dignos de mención el Convento de las Hermanas de la Cruz – Antiguo Convento de Capuchinos, en la calle Sor Ángela de la Cruz, datado entre los siglos XVII y XVIII; el Real Convento de Santa Inés, en la calle Mayor, que pertenece a una comunidad de Clarisas Urbanistas, y se fundó en su ubicación actual en 1487; y el Convento de Las Filipenses, en la calle Recogidas, un edificio de estilo mudéjar cuya fundación se fecha en el siglo XVI.

Centrándonos ahora en los palacios que engalanan la ciudad, son de visita obligada los siguientes: El Palacio de Peñaflor, dominando la calle Emilio Castelar, fue construido en el siglo XVIII, y declarado Monumento Nacional con categoría de “Bien de Interés Cultural” en 1962. Residencia de la familia de Peñaflor hasta 1958, cuando la última marquesa del título murió sin descendencia, sus bienes pasaron a ser administrados por la Fundación de los Excelentísimos Señores Marqueses de Peñaflor y de Cortes de Graena. Destaca, entre otras cosas, por sus formas curvas y por la profundidad que crea su impactante fachada, ornada con frescos de paisajes.

El Palacio de Benamejí, situado en la Plaza de la Constitución, fue declarado Monumento Nacional con categoría de “Bien de Interés Cultural”. Comenzó a construirse a principios del siglo XVIII, y constituye una de las joyas del barroco español. Impresiona su gran fachada enmarcada por dos altas torres y centrada en su magnífica portada. Desde 1997 es sede del Museo Histórico Municipal.

No es posible, tampoco, dejar de mencionar el Palacio de Valdehermoso, en la calle Emilio Castelar, que goza de una portada plateresca renacentista del siglo XVI; el Palacio de Palma, predominantemente barroco, en la calle Espíritu Santo, que se asienta sobre un antiguo convento dominico; el Palacio de Santaella, cuya portada está labrada en piedra y que cuenta con una hermosísima cúpula barroca; el Palacio de Alcántara, del siglo XVIII, con portada monumental tallada en piedra; el Palacio de Almenara Alta, situado en la calle Mármoles, con fachada en ladrillo visto y original portada barroca simple; el Palacio de Los Gracilasos, del siglo XVI, con una interesante portada labrada en piedra con decoración mudéjar; o el Palacio de los Granados, antigua casa señorial de los siglos XVII y XVIII.

Torre EcijaComo es fácil imaginar, las plazas y calles de Écija constituyen en sí mismas verdaderas obras de arte. Son destacables, entre sus plazas, la Plaza de Santa Cruz, con un monumento central de mármol a la cruz; la Plaza de Santa María, con soportales en arcada; la Plaza de Puerta Cerrada, que cuenta con elementos históricos de gran variedad; la Plaza de Colón, en cuyo centro se yergue una fuente de ladrillos, y en la que destaca la Torre Albarrana, perteneciente a la muralla musulmana; la Plaza de Santiago, que conserva vestigios arquitectónicos de los siglos XV al XVIII; la Plaza de la Constitución, en pleno centro histórico, que alberga el Palacio de Benamejí; la Plaza de San Juan, donde se encuentra la Iglesia de San Juan Bautista; y, por supuesto, la Plaza de España, conocida popularmente como “El Salón”, centro geográfico y administrativo de la ciudad, que acoge el emblemático edificio del Excelentísimo Ayuntamiento, y que lleva casi once años en obras.

Esto es así porque a finales de 1997, con intención de construir un garaje subterráneo que mejorase el tráfico y solucionase los problemas de aparcamiento, se empezó a perforar en El Salón, la plaza principal de Écija. Como no podía ser de otra forma en una ciudad de tan gran patrimonio artístico, nada más comenzar las obras hubo que pararlas debido a que se encontraron restos de los antiguos asentamientos como ciudad romana y ciudad musulmana. Muchos de los elementos que se han ido encontrando a lo largo de estos años, de gran valor artístico e histórico, como la Amazona Herida de Écija, se encuentran expuestos actualmente en el Museo Histórico Municipal de la ciudad.

Caballos PREEl caballo de Pura Raza Española:

Si por algo es conocida Écija allende sus fronteras destacando entre otras cosas, es por su actividad ecuestre. Famosa en el mundo entero es la yeguada Cárdenas, con hermosísimos sementales y preciosas yeguas cuyo cruce da lugar a unos ejemplares insuperables de Pura Raza Española. No le queda a la zaga la Yeguada de la Remonta Militar de Écija, famosa no sólo por sus bellísimos ejemplares, entre los que igualmente incluye otros de raza Hispano Árabe y de raza Anglo Árabe, también por sus bellas y perfectas exhibiciones ecuestres.

Leyendas:

Cuenta la leyenda que al ser España invadida por las tropas napoleónicas, muchos españoles se echaron al monte para guerrear contra ellas. Como Écija ocupa el centro geométrico de Andalucía, y está muy cerca de Sierra Morena y en pleno camino real, paso obligado de diligencias con ricos cargamentos, fue el sitio que eligieron muchos bandoleros para establecer su base y dirigir sus ataques. Desde entonces, estos valientes héroes se apodaron “Los Siete Niños de Écija”. Y decimos que es leyenda, no porque no existieran, sino porque ni eran siete, ni eran niños, ni eran ecijanos.

Bajo el mando del bravo capitán Luis de Vargas, se constituyó la primera banda compuesta, efectivamente, por siete “niños”, que por diferentes motivos fueron muy perseguidos por la justicia: Juan Palomo, Satanás, Mala Facha, Cándido, El Cencerro y Tragabuches.

Cómo llegar:
Écija está muy bien comunicada por la Autovía A-4. Madrid-Cádiz. Km. 450.
53 Km. a Córdoba por autovía.
80 Km. a Sevilla por autovía.
36 Km. a Osuna por carretera comarcal.
54 Km. a Carmona por autovía.
134 Km. a Málaga por autovía.
179 Km. a Granada por autovía.

Virgen EcijaDonde dormir:
Hotel Palacio de los Granados**** Calle Emilio Castelar, 42. Tel.: 95 590 10 50
Hotel Ciudad del Sol***. Avda. Miguel de Cervantes, 48. Tel.: 95 483 03 00
Hotel Platería** Calle Platería, 1. Tel.: 95 590 27 54
Hotel Astigi** Ctra. Madrid-Cádiz, Km. 450. Tel.: 95 483 01 62
Hotel de la Vega Hnos.*. Autovía Madrid – Cádiz, Km. 461. Tel.: 95 483 37 10
Hotel los Molinos*. Ctra. Écija – Marchena, Km. 7. Tel.: 95 595 50 06
Hotel Pirula. Avenida Miguel de Caervantes, 52 Tel.: (+34) 954 830 300
Hostal Santiago. Avda. del Genil, 18. Tel.: 95 483 16 26

Turismo Rural:
Casa Huerta Delgado. Casa situada a 5 km. de Écija, en la zona Isla del Vicario. Máximo cinco personas. Dos habitaciones. Tiene piscina, chimenea, barbacoa, cenador y jardín con árboles frutales. La zonas exteriores de esta villa rural son realmente estupendas. Con muchos rincones para sentarse, tomar el sol, cenar fuera… es una villa que propone una vida fácil. Situada a 10 minutos de Ecija, ofrece todos los ingredientes para unas vacaciones relajadas. Tel.: (+34) 957 634 007

Cortijo Molino Santisteban. Situado en la carretera de Marchena, a 10 km. de Écija. Dispone de tres habitaciones, una doble, una triple y otra grande con seis camas, y una cocina antigua con chimenea y unos aseos con dos duchas recientemente reformado. Tel.: (+34) 95 483 06 51 – 616 58 69 20

Casa las Abubillas. Casa situada en la localidad cercana de La Carlota, a 15 Km. de Écija. La parcela es de 5600 m2. donde abunda la arboleda, olivos, naranjos, limoneros, higueras, álamos, tilos, encinas, plataneros…Tel.: (+34) 95 590 05 07 – 656 94 56 01

Cortijo la Higuera. Casa rural señorial situada en la Carretera del Rubio, a 15 km. de Écija.
Capacidad para 10 personas en cinco dormitorios, dos cuartos de baño completos, chimenea francesa, barbacoa en el jardín, piscina, antena parabólica, vitrocerámica, nevera, etc. Enclavado en una finca de olivar y cereal y uno de los mejores cotos de la provincia con 500 Hectáreas. Tel.: (+34) 95 483 17 40

Donde comer:
Restaurante Pirula. Avenida Miguel de Cervantes, 52 Tel.: (+34) 954 830 300
El Sol Ecijano. Zona residencial Astigi. Autovía Madrid-Cádiz, Km. 450. Tel.: (+34) 95 483 01 62
Restaurante Platería. Calle Platería, 1. Tel.: (+34) 95 590 27 54
Casa Machín. Calle Galindo, 4. Tel.: (+34) 95 590 12 95
Restaurante Pasareli. Pasaje Virgen del Rocío, s/n. Tel.: (+34) 95 590 43 83
Mesón Juan Antonio. Plaza Giles y Rubio, 10. Tel.: (+34) 95 590 16 48
Bodegón el Gallego. C/ Arcipreste Aparicio, 3. Tel.: (+34) 95 483 26 18
Restaurante Las Ninfas. Palacio de Benamejí. Plaza de la Constitución, 1. Tel.: (+34) 955 905 625
Reales Alcázares. Ctra. Quinta de Machado, s/n. Tel.: (+34) 95 483 37 20
De la Vega Hermanos. Autovía Madrid – Cádiz, Km. 461. Tel.: (+34) 95 483 19 98
Los Molinos. Crta. Comarcal 330, Km. 71. (Ctra. Écija – Marchena). Tel.: (+34) 95 595 50 06
Restaurante Amrita. Emilio Castelar, nº 15. Tel.: (+34) 95 590 44 69
Restaurante Hispania. Pasaje Virgen de Soterraño, 3. Tel.: (+34) 95 483 26 05
Restaurante Kroxan. Calle Doctrina, 3. Tel.: (+34) 955 903 053

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas