informaciondeturismo
 Luis Medina

Cabo de Gata-Níjar, un lugar diferente

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

La negra lava, hoy desgastada, sigue brillando bajo el influjo de la luz solar durante los largos veranos de Almería. Si es que allí, alguna vez acaba la estación…

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar se extiende a lo largo y ancho de treinta y ocho mil hectáreas de tierra y mar donde se alternan redondeados montes, playas arenosas, quebrados acantilados, llanuras polvorientas y calas minúsculas y solitarias.Cabo de Gata-NíjarUn lugar donde el tiempo parece transcurrir más despacio y la brisa se llena con el sonido del batiente oleaje.

Casi tres mil horas de sol al año hacen de Sierra de Gata un lugar excepcional lleno de contrastes. Allí, se funden el mar y la montaña creando un conjunto difícil de describir en el cual, a pesar de la aridez que se aprecia a primera vista, es posible contemplar un tipo de belleza distinto, alejado de las altas cumbres cubiertas de espesa vegetación. En Cabo de Gata, por el contrario, las plantas muestran una desacostumbrada rudeza, producto de su necesaria adaptación, y palmitos, pitas y chumberas preludian el paisaje del cercano desierto de Tabernas. Un horizonte reseco y polvoriento en el cual se intercala una estrecha línea costera rota por negros acantilados y bellas calas.

Los acantilados no pueden ocultar su origen volcánico, pero si encierran pequeñas playas semivirgenes a las, habitualmente, sólo se puede llegar a pie y, en algunas ocasiones, únicamente por barco es posible acceder a ellas. En cualquier caso, el contraste de la roca negruzca con el agua argentina es suficiente invitación como para intentar, al menos, verlas desde la altura del barranco. Otras, más grandes, como Monsul, El Playazo o la Isleta del Moro se muestran más accesibles, pero no menos hermosas, pues comparten el negror de la roca, la limpidez del agua y aportan dorada y fina arena en abundancia.

Con tales condiciones, no es pues extraño que se haya declarada una concreta protección sobre la zona. Así, el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar abarca el extremo oriental del municipio de Almería capital, alargándose por el sur del término de Níjar hasta alcanzar Carboneras. El lugar obtuvo tal declaración en 1987 y ocupa un total de veinte seis mil hectáreas de tierra y otras doce mil de mar. Una especie de rectángulo que se extiende de norte a sur, teniendo como eje principal la propia línea de la costa y que no puede negar la influencia del cercano desierto almeriense que baja desde el Campo de Tabernas y desde la sierra Alhamilla, localizándose dunas y salinas en la franja costera y un paisaje de sierra de escasa altura azotada duramente por la erosión del viento, del sol y de las aguas marinas.

Las negras Cabo de Gata-NíjarComo tal, la sierra de Cabo de Gata se originó durante un periodo volcánico que duró unos diez millones de años y que terminó hace unos siete millones de años. En ese periodo de tiempo, se sucedieron varias fases de reposo, erosión e influencia marina que, en la actualidad, se expresan en los tonos y las texturas de las rocas. Además, se registra una rica variedad mineralógica, que incluye oro, jaspe, ágata… especies todas ellas que se relacionan directamente con alteraciones hidrotermales.

En el parque luce el sol durante 2.900 horas al año, lo cual permite que las temperaturas medias se mantengan realmente altas, oscilando entre los doce grados centígrados de mínima y los diecinueve grados centígrados de máxima. Del mismo modo, las precipitaciones lluviosas son muy escasas, aportando no más de 170 milímetros cúbicos de agua por metro cuadrado. Escasez acompañada de una completa irregularidad, tanto en el espacio como en el tiempo, que puede provocar que, en un solo día, llueva hasta el cuarenta por ciento de dicha cantidad en puntos muy concretos. Por ello, no es de extrañar que sea un territorio sensiblemente seco, por el que corren algunos arroyos y sólo tres ríos, San Pedro, Aguas y Las Negras, que llevan caudal en los cortos periodos de lluvia. Además, en la mayoría de los casos los recursos hídricos se encuentran contaminados por sales (cloruros y sulfatos de sodio y magnesio).

Todo ello, da como resultado un conjunto de paisajes erosionados, tierra calcinada y vegetación rala elegido como único enclave europeo por el camachuelo trompetero y donde crece la única palmera europea autóctona, el palmito…

Cabo de Gata-NíjarEl faro de Gata
Sin embargo, el paisaje no sólo se compone de dunas, arenas, reseca lava y mar. En Cabo de Gata, al que se llega a través del oleaje artificial compuesto por los plásticos que cubren los múltiples invernaderos, el paisaje se suaviza y se endurece al mismo tiempo. La carretera se interna por algunas zonas húmedas y, frente a la interminable playa del cabo, gira para correr paralela al mar. Al fondo, espera la población de Almadraba de Monteleva y, aún más allá, la silueta negra de la sierra.

Antes, Cabo de Gata ha ofrecido su hospitalidad, propia de las pequeñas poblaciones de pescadores y veraneantes. El pueblo se levanta a la orilla de la citada playa que, por la derecha, alcanza la capital y, por la izquierda, las estribaciones serranas. Los restos arqueológicos hallados aseguran la presencia humana en el lugar, desde, al menos, la época romana. De hecho, durante la dominación árabe era ya un pequeño enclave de pescadores y en sus lagunas ya se extraía sal en el siglo XVI. También como defensa frente a las incursiones de los piratas berberiscos se construyó una atalaya que aún perdura.

Una vieja iglesia solitaria, construida casi en el borde del agua y rodeada de arena, exhibe su figura melancólica y desgastada a la entrada de Almadraba de Monteleva, mientras, sobre la arena, se han instalado casetas y barquezuelas de pescadores y, un poco más allá, la fábrica de sal. El aprovechamiento salinero se combina con la pesca del caramoño en las compuertas de las salinas y, a veces, son visibles, cercanas a la costa, las almadrabas atuneras.

Cabo de Gata-NíjarPasado el pueblo, la carretera asciende y desciende, se estrecha y se retuerce y el paisaje se torna seco antes de llegar al faro tras cruzar una breve vaguada por entre rocas sombrías. El edificio no es visitable, pero sus alrededores ofrecen una perspectiva impresionante, contrastando el suave oleaje con los bruscos recortes de las montañas. Desde aquí, parte una carretera asciende a la cumbre del acantilado, donde nace un sendero que lleva a San José. El acantilado está coronado por una antigua torre defensiva y la altura, capaz de provocar vértigo, se rompe en brusco descenso hasta la rocosa orilla del mar. A lo lejos, se aprecia la arenosa media luna de la playa de Monsul y, detalladamente, la línea de costa recorta cada entrante y saliente, ofreciendo a la vista apetecibles, minúsculas y solitarias calas.

La pétrea mole de Monsul, allí donde el director Steven Spielberg rodó varias escenas de “Indiana Jones y la última cruzada”, oculta la fisonomía del pueblo de San José. El conjunto urbano, preñado de blanco, se encuentra en una amplia bahía encajonada entre dos apretados montes. A pesar del crecimiento que ha experimentado en los últimos años, San José no ha olvidado que sigue siendo un pueblecito de pescadores en el cual el tiempo parece transcurrir más despacio y los pasos se hacen lentos y pausados.

No es, sin embargo, el único pueblo donde la serenidad se enseñorea de las calles. Los pueblos que salpican el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar tienen un espejo en San José y, manteniendo cada uno su propia personalidad, comparten tranquilidad y sosiego.

Cabo de Gata-NíjarCampo de Níjar
Tal sucede con El Pozo de los Frailes, Las Negras, Agua Amarga o Los Escullos, pequeños pueblos que han crecido entre los palmitos, las pitas y el acebuche. Este último es una diminuta población marinera que se encuentra al borde de la gran playa del Arco, donde aún se levanta una torre vigía de tiempos árabes. Aunque playas hay muchas donde elegir, destacando, sin duda, la de la Isleta del Moro o El Playazo de Rodalquilar, las más grandes entre una serie de preciosas calas que llenan la distancia entre Punta de Piedra Negra, de La Polacra y del Cerro Negro. Precisamente, en las cercanías de Rodalquilar, en el Cerro del Cinto, se descubrió, a principios de siglo, unas minas de oro cuya explotación comenzó en 1928, aunque se abandonaron hace algunos años por falta de rentabilidad.

El fin de la carretera en el Las Negras obliga, de nuevo, a abandonar la costa e internarse tierra adentro para alcanzar Carboneras. Estas tierras duras y desérticas pertenecen a Campo de Níjar y alcanzan altura con rapidez: por Fernán Pérez, la carretera corre por los mil metros sobre el nivel del mar. Níjar, cabecera del municipio, es una pequeña ciudad que ocupa las laderas de Sierra Alhamilla donde el descubrimiento de grandes acuíferos subterráneos han permitido la introducción de los cultivos de invernadero.

Cabo de Gata-Níjar

Mas, al contrario que el resto de los pueblos de la zona, Níjar oculta bajo el blanco de la cal de sus primeras calles una vieja ciudad de origen árabe, de calles estrechas y empinadas. Los barrios del Portillo y la Ataluya conservan en bastante buen estado la pureza de su primitiva construcción musulmana, en cuyo centro se encuentra la iglesia dedicada a Santa María de la Anunciación, templo construido en el siglo XVI y que luce un artesonado mudéjar con delicadas taraceas en la nave central. No es el único contraste, pues la torre formó parte de una fortaleza cristiana, hoy desaparecida, y la espadaña con el reloj fue añadida en el siglo XIX.

Níjar ofrece el aspecto de una ciudad más moderna, desentonando un tanto con el recogimiento del resto de poblaciones que se integran dentro del Parque Natural, pero puede presumir de ser un destacado centro alfarero donde se elabora tanto una cerámica tradicional, vidriada y, fundamentalmente, utilitaria, como piezas de diseño puramente ornamentales. No es la única artesanía destacada, pues no se pueden obviar sus tejidos, en especial, las mantas y jarapas, excelente punto final e invitación constante para el recuerdo de un lugar extraño, distinto y hermoso.

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas