www.revistaiberica.com
Revista de Turismo, Viajes y Vacaciones

 Añadir nuevo establecimiento  |  Contactar  |  Suscripción Newsletter |                                                                                                                                                   

 |  Agencias  |  Aerolíneas  |   Oficinas de Turismo   |   O. T. Exterior   |   O. T. del Extranjero  |  Museos  |   Ibérica Natural   |   Fiestas   |  Ciudades  |  Nombre propio   |  Fotografías

  Inicio      España y Portugal      Destino Europa       Viajes por el Mundo      Gastronomía       Turismo Hoy       Turismo y Aventura          Guías Prácticas

Viajes, Rutas y Destinos por Galicia




Santa Mariña
de Augas Santas

Arte románico del interior orensano

 



Al visitar Santa Mariña de Augas Santas, no solamente podremos disfrutar de una preciosa y coqueta iglesia de orden Románico, sino también de un conjunto de edificaciones como la Basílica de la Asunción y el horno donde según la tradición fue quemada la Santa.
Así mismo, culminan el conjunto el antiguo Palacio episcopal, que actualmente cumple funciones de Casa Parroquial, y la fuente de la Santa.


Por Rubén - Carlos Freire Fernandez © revistaiberica (*)
 


A través de la Carretera Nacional 525 o por medio de la Autovía Das Rías Baixas A52 se llega a la villa de Allariz. Una vez allí, debemos tomar la Carretera Comarcal OU-0101 que nos guiará directamente hasta la localidad de Santa Mariña, donde se encuentra el conjunto arriba referido y presidido por la Iglesia.

La localidad de Santa Mariña es la imagen del típico pueblo del interior gallego. Sus tradicionales casas rurales con galerías y dependencias para los animales, sus calles angostas. Todo ello rodeado de un bosque frondoso conforman un precioso conjunto con la iglesia y demás edificaciones.

Los orígenes de la Iglesia están ligados a la vida de Santa Mariña, mártir gallega. La tradición nos ha transmitido la siguiente leyenda referida a la Santa: Mariña ,nacida en el S.II A.C, era hija del prócer romano Tébulo,. Éste dejo a su hija al cuidado de una campesina de la localidad que profesaba la fe cristiana, educando ésta a Mariña en dicha fe. Al enterarse el prócer de ello, abandonó a la pequeña dejándola con la campesina. La niña se convirtió en una joven de gran belleza de la cual se enamoró el prefecto romano Olibrio, quien intentó seducirla sin éxito alguno. Ante el rechazo, mandó prenderla y ordenó para la joven diversos tormentos.

Comenzó por una tortura con hierros ardientes con el fin de quemar la carne de la santa. Sin embargo, las heridas que le fueron causadas sanaron milagrosamente. Posteriormente, ordenó que ataran a la futura santa de pies y manos y la sumergieran en un pozo de agua, del que la joven salió milagrosamente. El tercer suplicio consistió en meter a Mariña en un horno caliente. Pero esta vez fueron las milagrosas manos de San Pedro las que sacaron del mismo salvándola de tan horrible tormento. Finalmente Olibrio, encolerizado, decidió decapitar a la joven. Según la tradición, tras ser separada del cuerpo, la cabeza de la santa rebotó tres veces en el suelo haciendo manar una fuente en cada uno de esos lugares.

El Horno donde fue quemada la santa se encuentra muy cerca del Santuario. Se llega al mismo a través de un camino pedregoso a través del bosque que desemboca en una calzada romana. El acceso a dicho horno es complicado, a través de unas empinadas y estrechas escaleras, bajo la Basílica de la Asunción, a escasos kilómetros de la Iglesia. Se trata de una basílica que se comenzó a construir a finales del S.XIII en estilo románico pero que quedó inconclusa, coincidiendo con la desaparición de la Orden del Temple a comienzos del S.XIV quienes promovieron su construcción. En el año 1955 fue declarada conjunto monumental.

Finalmente Olibrio, encolerizado, decidió decapitar a la joven. Según la tradición, tras ser separada del cuerpo, la cabeza de la santa rebotó tres veces en el suelo haciendo manar una fuente en cada uno de esos lugares.

Se encuentra constituido el horno por tres estancias. Al fondo se encuentra la tercera, el horno propiamente dicho, cubierta por una falsa cúpula. En ella podemos ver una abertura a modo de chimenea, por donde cuenta la tradición que salió la Santa.

Como ocurre con muchos templos, la iglesia actual es el resultado de diversas construcciones a lo largo de varias épocas. Está ubicada en un lugar considerado sacro por el martirio de la Santa. La primera construcción data de la época Constantiniana. Posteriormente, en los albores de la Reconquista, se levantó una iglesia de mayores dimensiones que la anterior. Finalmente, fueron los Canónigos de San Agustín quienes comenzaron la construcción del actual Santuario, aunque no remataron su obra. Los Caballeros de la Orden del Temple concluyeron el mismo sustituyendo a los anteriores en el S.XIII. Con la desaparición de Orden Templaria, los Agustinos volvieron a hacerse cargo del Santuario, ya en el S.XIV.

Se considera que la iglesia fue construida entre finales del S.XII y comienzos del S.XIII, con arreglo al estilo cisterciense, y muy influenciada por la cercana Iglesia de Xunqueira de Ambía. Pasó el santuario por diversas manos tras la desaparición de la Orden del Temple. Formó parte del patronato regio, quien lo cedió a los benedictinos del Monasterio de Celanova. Sin embargo, y finalmente, Felipe II decidió incorporar nuevamente el santuario al patronato Regio, pasando en el S.XVII al servicio del Obispo de Orense, hasta que en el S.XIX se convierte en casa parroquial tal y como ha llegado hasta nuestros días.

Exterior
Lo primero que sorprende al llegar al templo es su fachada que recuerda a una fortificación, seguramente como consecuencia de haber sido construida en su mayor parte por la Orden del Temple.

Tres rosetones, uno en el centro y uno más a cada lado de éste, destacan en esta preciosa fachada, realizando una doble función decorativa y de iluminación del interior de la iglesia.

El centro de la fachada está coronado por una torre del S.XVIII, mientras que los laterales de la misma lo están por cupulines.

Cuatro arcos ciegos decoran los muros de las fachadas norte y sur. Ambos son rematados por canecillos decorados con motivos diversos como figuras humanas y vegetales.
La cabecera del templo está formada por tres ábsides que conforman un armonioso conjunto. Al igual que en la fachada principal, tres rosetones decoran la cabecera con la misma doble función que en aquélla.

Interior
Una vez en el interior, nos encontramos una iglesia coqueta, de planta basilical con tres naves. La central más amplia que las laterales.

La mayoría de los capiteles de las columnas están decorados con motivos vegetales, aunque en algunos de ellos podemos disfrutar de figuras humanas y otros con seres mitológicos.

A diferencia de otros templos románicos, éste se encuentra cubierto por una techumbre de madera fechada en el S.XV, una época ya muy posterior a la última etapa del románico.

Como curiosidad, destacamos que en el tramo medio de la nave derecha se encuentra situado el camarín donde la tradición dice que se encuentran los restos de la Santa.

(*) Rubén - Carlos Freire Fernandez es administrador de http://romanicohispania.blogspot.com.es/
 

Datos prácticos - Información de Turismo
Turismo Rural  Hoteles  Camping  Aventura Turismo y Salud  Restaurantes  Casas Rurales  Turismo Activo Caravaning  Balnearios  Hostales  Informaciondeturismo.com  Apartamentos  Agroturismo  Bungalows  Spa  Albergues  Alojamientos  Campamentos


 



Viajes, rutas y destinos
Ribadavia, Monumental capital
judía del Ribeiro

Ribadavia, capital de la comarca del Ribeiro, en Orense, guarda el mismo laberinto urbano que en su día disfrutara el pueblo
..

Las Rutas del Xares
Situado en el oriente orensano. Limita, al este, con la provincia de Zamora, concretamente con Porto de Sanabria.


Malpica de Bergantiños,
refugio del Atlántico
Un torbellino de fuerza y bravura se deja sentir en la costa de Malpica. Un brío que parece implacable y...






Torre de Hércules,
la torre de los romanos

El faro de A Coruña, conocido como torre de Hércules, es uno de los monumentos más importantes de la ciudad.

El Ortegal, el norte del norte
Qué pocos lugares sin contaminar, sin urbanizar, sin masificar y que sean un paraíso quedan en la Península Ibérica...

Los Galeones de Rande,
el mayor tesoro de la historia

Una serie de infortunios llevó a la llamada la Flota de Oro a dar con sus astillados huesos en el fondo de la ría de Vigo.


Revista de Turismo: 
Andalucía | Aragón | Asturias | Islas Baleares | Islas Canarias | Cantabria | Castilla La Mancha | Castilla y León | Cataluña | Ceuta y Melilla | Extremadura |
Galicia | La Rioja | Comunidad de Madrid | Murcia | Navarra | País Vasco | Comunidad Valenciana | Portugal  | Viajes por el Mundo |

Guía de Viajes: Hoteles | Turismo Rural | Aventura y Actividades | Camping | Turismo y Salud | Restaurantes

Directorios
: Agencias de viajes | Líneas aéreas | Oficinas de Turismo en España | Oficinas de Turismo Exterior | Oficinas de Turismo de España en el Extranjero

Secciones
: Ibérica Natural | Fiestas | Ciudades de España Fotografías de España | Museos

Canales: Gastronomía | Turismo Hoy | Aventura | Turismo Rural |
 

 ©revistaiberica.com Todos los Derechos Reservados  Doña Francisquita, 8 1ª Planta. 28041 Madrid Tel.: (+34) 91 318 07 29    Contactar