www.revistaiberica.com
Revista de Turismo, Viajes y Vacaciones

 Añadir nuevo establecimiento  |  Contactar  |  Suscripción Newsletter |                                                                                                                                                   

 | Agencias | Aerolíneas Oficinas de Turismo  |  O. T. Exterior  |  O. T. del Extranjero  |  Museos Ibérica Natural  |  Fiestas  |  Ciudades  |  Nombre propio  | Fotografías Cursos |

  | Inicio |  | Rutas y destinos |  | Gastronomía |  | Turismo Hoy | Rural |  | Turismo y Aventura |  | Viajes por el Mundo |                                                    Guías Prácticas

Viajes, Rutas y destinos en Castilla y León

Tierras de Soria
Dinosaurios
sorianos

Enlaces relacionados


redacción © revistaiberica

Apatosaurus. Villar del RíoEs difícil imaginar que las yermas cumbres de las sierras de Enciso y Navalsaz fueron, hace millones de años, un terreno llano y pantanoso, salpicado de lagunas, deltas y lagos de agua dulce donde la vegetación, favorecida por un clima templado y húmedo, crecía hasta alcanzar cotas inimaginables. Tal exuberancia floral suponía una magnífica fuente de alimento para el tipo de animales que campaban por aquel entonces por el planeta y, entre palmeras y robles gigantes, no tardaron en aposentarse un buen número de dinosaurios herbívoros y, por ende, carnívoros. Y fue allí, sobre el moldeable barro soriano donde los grandes saurios dejaron un pequeño y curioso regalo: sus huellas.

Aunque las teorías sobre su forma de vida y su desaparición son abundantes y continúan generando polémica, la evidente atracción que generan los dinosaurios es capaz de desatar pasiones tales, que, en esta comarca soriana, no pueden quedar mejor resumidas que en la figura de Sara, una bretunesa de 66 años, que se ofrece como guía para enseñar y contar el origen y la historia de todas las icnitas que adornan las lajas de piedra que rodean su pueblo.

En cualquier caso, las icnitas sorianas han sido lo suficientemente reconocidas y estudiadas como para que no sólo se haya diseñado una ruta para su visita, sino que, además, allí donde las laderas presentan diversas huellas, sus dueños han regresado en reproducción a tamaño natural para asaltar la añoranza del visitante.

TriceratopsBípedos y carnívoros
La ruta de las icnitas de Soria se sitúa en la zona de Cameros. Aunque esta denominación pueda ser más identificable con La Rioja, lo cierto es que se trata de un área bastante amplia que abarca tanto aquella provincia como la parte fronteriza que corresponde a la región soriana. Aunque pueden señalarse algunas más, como es el caso de Garray o Ventosa de San Pedro, donde también se levantan dinosaurios, las principales localidades que poseen icnitas son Bretún, Santa Cruz de Yanguas y Villar del Río. En todos los casos, las huellas son muy similares entre sí.

El origen de estas huellas debe situarse cuando lo que ahora es una cadena montañosa era una extensa llanura deltaica en la que se desarrollaba un amplio sistema fluvial. Es difícil determinar con exactitud la época, pues, además, las icnitas no se marcaron al mismo tiempo, sino que abarcan un dilatado periodo de tiempo. Así, puede estimarse que el origen de las icnitas sorianas se sitúa en el periodo conocido como Cretácico Inferior, es decir, entre hace unos 150 a 120 millones de años de la actualidad.

Además, las huellas se marcaron en un periodo temporal de entre treinta a cuarenta millones de años, por lo que, sobre las grandes extensiones de limos y arcillas, donde la probabilidad de formación y preservación de huellas de animales terrestres fue muy alta, quedó la impronta de muy diversos grupos de dinosaurios que habitaron, bien de forma temporal, bien de forma permanente, estos ambientes.

La mayor parte de las icnitas que se han encontrado están en las afueras de los pueblos mencionados. En el caso de Bretún, por ejemplo, las lajas de piedra se extienden en la ladera que asciende enfrente del templo parroquial e, incluso, en algunos de los, ya abandonados, corrales de la localidad. Allí, un impresionante Triceratops (seis toneladas de peso) indica el lugar donde sus congéneres de sangre fría dejaron sus huellas.

En la mayor parte de los casos, las icnitas son tridáctilas, es decir, tienen tres dedos, por lo que es relativamente fácil identificarlas. Estas patas pertenecen a dinosaurios bípedos del grupo de los Carnosuarios, cuyo nombre indica que se trataba de reptiles carnívoros. La necesidad de procurarse alimento mediante la predación, dotó a estos grandes saurios de fuertes garras, detalle que ha quedado marcado en las icnitas que presentan unos dedos relativamente largos, finos y con la terminación distal o final en forma puntiaguda. Pero, en general, no se trata de patas de gran tamño, pues oscilan entre los veinte y los treinta centímetros de longitud, aunque existen casos de dimensiones que superan los 35 centímetros.

El diferente tamaño que presentan las huellas induce a pensar en grandes grupos de dinosaurios, existiendo, de este modo, tanto individuos adultos como crías de menor tamaño. Además, en casos como el de Bretún, las curiosidades son mayores, por cuanto es posible apreciar labrada en la roca la rugosa piel de un dinosaurio muerto, junto al cráneo y las extremidades.

Mientras, en Santa Cruz de Yanguas, es posible observar otro tipo de icnitas muy diferentes. En este caso, cerca de un río, ha sido el Stegosaurus el elegido para indicar el lugar donde comienzan las icnitas, aunque, un poco más lejos, tras cruzar el cauce, una gran piedra plana está surcada por huellas de digitos más cortos y robustos, con una terminación distal redondeada. El tamaño oscila entre los veinticinco y los treinta y cinco centímetros de longitud. Se trata de icnitas producidas por dinosaurios fitófagos del grupo de los Ornitópodos, es decir, saurios herbívoros comedores de plantas que no precisan grandes garras en los dedos.

Curiosamente, no se conocen en la zona icnitas de dinosaurios cuadrúpedos, tales como los grandes Saurópodos. Por consiguiente, esta zona estuvo dominada por dinosaurios bípedos Terópodos y Ornitópodos. El gran predominio de huellas producidas por los primeros sugiere que, quizás, fuese el grupo dominante, aunque hay que tener en cuenta que el número de individuos depredadores debía ser menor que el de presas, por lo que, si se tiene en cuenta este detalle, hay que pensar que el predominio de este tipo de icnitas debe ser explicado por la mayor actividad de estos dinosaurios.

La mayor parte de las icnitas fueron impresas en el blando limo por dinosaurios bípedos y carnívoros, como el que vigila el pueblo de Ventosa de San Pedro. Del rechazo a la dinomanía
La relación entre los dinosaurios y el ser humano nunca ha sido tan amistosa como en estos momentos. El enfoque dado a los grandes saurios, principalmente, desde el cine (¿quién no recuerda alguna película en la que un Tiranosaurus Rex devora a un hombre?) provocó el temor en los primeros momentos. Sin embargo, los últimos años y, curiosamente, gracias al cine, han provocado un fenómeno que se ha llegado a calificar de dinomanía. Lo cierto es que el interés por los dinosaurios ha crecido paulatinamente, aunque muchas cuestiones siguen sin resolver.

Los dinosaurios poblaron el planeta durante una era que abarca entre los 240 millones de años y los 65 millones de años, es decir, el Triásico, el Jurásico y el Cretácico, momento éste en el que desaparecieron. Posiblemente, surgieron todos de un antepasado común, quizás el Lagosuchus, un pequeño arcosaurio del Triásico superior cuyas características son propias de los dinosaurios. La evolución los dividió en saurisquios -con pelvis de reptil- y los ornitisquios -con pelvis de ave-. Unos y otros dominaron la tierra durante millones de años, sobre todo, por su gran tamaño y las condiciones de los depredadores, mientras los mamíferos, aparecidos en el Triásico tardío, hace 190 millones de años, del tamaño de un gato los más grandes, se vieron obligados a cazar de noche y permenecer escondidos durante el día.

La gran cuestión es, sin embargo, averiguar por qué desaparecieron los grandes saurios. La teoría más fundamentada para explicar por qué desaparecieron la mitad de los animales y vegetales terrestres se apoya en un cambio climático que convirtió la tierra en un lugar inhóspito, más ¿cómo se produjo dicho cambio? Las últimas investigaciones sostienen que un gran asteroide se estrelló contra la tierra a la velocidad de diez kilómetros por segundo. El impacto oscureció la atmósfera, enfriando la temperatura, encendiendo grandes fuegos y lluvias ácidas.

Sara explica a vecinos y forasteros cómo vivían hace millones de años los dinosaurios.
Guiados por Sara
Aunque el Triceratops instalado en las afueras de Bretún indica sobradamente donde se encuentran las icnitas de dinosaurios, no hay mejor oportunidad para entender qué significa cada hoyuelo en la piedra que acercarse hasta el pueblo y buscar a Sara. El pueblo sólo cuenta con ocho vecinos, con lo que no es difícil encontrarla y, a pesar de sus 66 años, se prestará, amablemente, a guiar al visitante por todo el pueblo en busca de restos de dinosaurios.

La primera parada es al lado del Triceratops, lugar donde Sara explicará la diposición de las huellas, la longitud de los dedos y los talones. Cráneos, picos, cuellos, garras y colas no guardan secretos para ella, a quién ya le habra dado tiempo a contar al curioso su participación en el desaparecido programa de televisión dirigido por Pepe Navarro "Esta Noche Cruzamos el Misisipi". Y mientras, Sara provocará una sonrisa al recitar de memoria la disposición de los cropolitos de dinosaurios, es decir, de las deposiciones de los grandes saurios.

Pero el recorrido no acaba ahí. Incansable, apoyada en un desgastado palo de fregona que hace las veces de bastón y de puntero para señalar las icnitas, con un ritmo sorprendente para su edad y sin dejar de hablar, Sara conducirá a sus improvisados alumnos hasta el centro del pueblo, donde, en un corral, se pueden ver las huellas más pequeñas "de los dinosaurios chicos", el paso de las olas sobre la piedra, la rugosa piel de los grandes reptiles impresa en la roca en lo que se conoce como el cementerio o tres "culetazos", en palabras de Sara, porque "los dinosaurios se sentaban de culo". Luego, Sara lleva al visitante hasta su casa, donde guarda fósiles vegetales de robles y de palmeras gigantes y algún que otro caracol y conchas fosilizadas. Allí, enseñará los libros donde ha aprendido todo lo que sabe sobre dinosaurios, enseñanzas cultivadas al lado de los geológos y paleontólogos que han visitado el pueblo para estudiar las icnitas.

Acabada tan particular lección, esta mujer se acogerá a la voluntad del visitante de ofrecerle algo por sus servicios, aunque también cuenta con la posibilidad de comprarle camisetas con dinosaurios, postales de la ruta o, más sabroso, miel o queso casero.

Cualquier marca inesperada puede ser la impresión de alguna parte de los dinosaurios.
La ruta
Situados en lo que se conoce como Tierra de Yanguas, perviven veinticinco pueblos, de los que cinco destacan por tener en sus límites no sólo huellas de dinosaurios, sino reproducciones de estos animales señalando los lugares donde hay que buscar. Se trata de Garray, Ventosa de San Pedro, Santa Cruz de Yanguas, Bretún y Villar del Río, siendo los más destacados estos tres últimos.

Santa Cruz de Yanguas.- uno de los pueblos de mayor altitud (1.223 metros) del curso alto del río Cidacos. Su término lo atraviesa el río Bados, afluente de aquél, destacando entre sus paisajes el Pozo de los Lavaderos y Los pellares. La iglesia está dedicada al Misterio de la Santísima Trinidad y está construida en buena fábrica, como el resto del pueblo, cuyas edificaciones son un magnífico ejemplo de la típica arquitectura serrana.

Bretún.- tan sólo ocho vecinos mantienen la vida de este pueblo de calles tortuosas y casas de piedra. La iglesia gótica está dedicada a San Pedro Apóstol y cuenta con un par de ermitas dedicadas al Santo Cristo y a Santa Cristina. El pueblo se alza a 1.135 metros de altitud, siendo su principal riqueza la ganadería que tuvo, tiempo atrás, mucho prestigio.

Villar del Río.- Más conocido por ser el escenario donde se rodó la célebre película "Bienvenido Mr. Marshall", el pueblo es un cruce de caminos entre Soria y La Rioja a 999 metros de altitud. Pieza de interés es la iglesia del Bautista, que allí llaman San Juan el degollao. Cuenta con tres ermitas; dos dedicadas al Cristo del Humilladero, y la de Santa Filomena, fundada por un prelado, natural del pueblo, que fue obispo en Menorca, a fines del siglo XVIII.
 

Otros canales

Secciones
Turismo Hoy. Periódico digital del Turismo. Actualidad, Noticias del sector turísitco.

Información de gastronomía. Guía gastronómica de España y Portugal. Restaurantes, productos con denominación de origen, platos típicos y recetas. Vinos, bodegas y cavas...

Aventura y Turismo Activo Actividades en la naturaleza, Información de Aventura y Turismo Activo, Montaña, Escalada, Senderismo, deporte en la naturaleza y rutas ...

Viajes por el mundo.  "Viajes por el mundo" es el canal de información turística del exterior, una sección útil para el viajero inquieto que también busca información de turismo y viajes para planificar sus salidas al extranjero.

Datos prácticos
Desde Soria, se debe circular por la N-111 hasta la población de Garray, lugar de partida de la Ruta de las Icnitas Sorianas, donde hay que desviarse por la C-115 hasta Villar del Río. Desde este punto, una carretera lleva hasta Bretún y otra a Santa Cruz de Yanguas. Para llegar a Ventosa de San Pedro, es necesario regresar desde Villar del Río hasta Huérteles, donde una desviación lleva al pueblo. Todos ellos cuentan con la reproducción de un dinosaurio.

YANTAR Y PERNOCTAR
Las localidades citadas cuentan con pequeños bares donde es posible tomar algo. En Garray existen un par de pensiones y un hotel en los que también sirven comidas.
Hotel Goyo Garray. Tel.- (975) 25 21 11.
Pensión Goyo. Tel.- (975) 25. 20 07.
Pensión Abel. Tel.- (975) 25 22 19.
Pensión Numancia. Tel.- (975) 25 20 08.


Más información de Turismo y Viajes




Revista de Turismo y Viajes

Soria, la ciudad de los poetas. No es de extrañar que Soria sea conocida como la ciudad de los poetas, sus edificios muros y calles mantienen el embrujo y atracción que quedaron inmortalizados en tantos versos de Bécquer, Machado o Gerardo Diego.

Cerro histórico de Medinaceli
Sorprende que después de tantos años, tras varios periodos de despoblación y guerras, la que fuera antigua Medinaceli-Ocilis para los romanos,...

La ruta de la Laguna Negra y los pueblos de la tierra pinariega soriana
Al sur del pico de Urbión , entre pinos, aureolada de sombras y leyendas, descansa la Laguna Negra. La primera vez que contemplas la Laguna, y más si es en invierno, su poderoso misterio y grandeza te envuelven y penetran en ti hasta los huesos. Su imagen permanecerá viva en el archivo de las imágenes imborrables de tu recuerdo...

Localización


Revista de Turismo: 
Andalucía | Aragón | Asturias | Islas Baleares | Islas Canarias | Cantabria | Castilla La Mancha | Castilla y León | Cataluña | Ceuta y Melilla | Extremadura |
Galicia | La Rioja | Comunidad de Madrid | Murcia | Navarra | País Vasco | Comunidad Valenciana | Portugal  | Viajes por el Mundo |

Guía de Viajes: Hoteles | Turismo Rural | Aventura y Actividades | Camping | Turismo y Salud | Restaurantes

Directorios
: Agencias de viajes | Líneas aéreas | Oficinas de Turismo en España | Oficinas de Turismo Exterior | Oficinas de Turismo de España en el Extranjero

Secciones
: Ibérica Natural | Fiestas | Ciudades de España Fotografías de España | Museos

Canales: Gastronomía | Turismo Hoy | Aventura | Turismo Rural |
 

 ©revistaiberica.com Todos los Derechos Reservados  Doña Francisquita, 8 1ª Planta. 28041 Madrid Tel.: (+34) 91 318 07 29    Contactar