www.revistaiberica.com
Revista de Turismo, Viajes y Vacaciones

 Añadir nuevo establecimiento  |  Contactar  |  Suscripción Newsletter |                                                                                                                                                   

 | Agencias | Aerolíneas Oficinas de Turismo  |  O. T. Exterior  |  O. T. del Extranjero  |  Museos Ibérica Natural  |  Fiestas  |  Ciudades  |  Nombre propio  | Fotografías Cursos |

  | Inicio |  | Rutas y destinos |  | Gastronomía |  | Turismo Hoy | Rural |  | Turismo y Aventura |  | Viajes por el Mundo |                                                    Guías Prácticas

Viajes, Rutas y destinos en Castilla y León                       


Grandes recorridos

La Ruta del Cid
en bicicleta

Etapa 1 - Burgos / Salas de los Infantes

Etapa 2 - Salas de los Infantes / El Burgo de Osma

Etapa 3 - El Burgo de Osma / Medinaceli

Etapa 4 - Medinaceli / Molina de Aragón

Etapa 5 - Molina de Aragón / Albarracín

Etapa 6 - Albarracín / Teruel

Etapa 7 -Teruel / Segorbe

Etapa 8 -Segorbe / Valencia

 


El Cid "campeó" prácticamente por toda la Península Ibérica: Zamora, Asturias, Sevilla, Barcelona, Zaragoza, fueron testigos de su presencia.

Esta ruta, que en total tiene 597 kms. de viaje une Burgos, ciudad donde se encuentran actualmente los restos del Cid Campeador, y Valencia, lugar donde halló la muerte.


Por el Club Cicloturista Gran Canaria


 

El Cid Campeador: Rodrigo Díaz de Vivar (1043-1099). Cid: del árabe dialectal "Sïd", Señor, Caballero. Campeador: del latín "Campus Doctor", vencedor de batallas. Esposo de Doña Jimena, de sangre real. Alférez de Castilla durante el reinado de Sancho II el Fuerte, su amigo de juventud, pronto alcanzó una gran popularidad entre el pueblo. A las ordenes de este monarca contribuyó a la reunificación del reino de León y Castilla, fragmentado tras la muerte de Fernando I, padre de Sancho. Al morir asesinado, este último, en extrañas circunstancias, le sucedió su hermano Alfonso VI, al que el Cid, como figura más representativa de Castilla y amigo personal del rey fallecido, hizo jurar que no tuvo nada que ver con tal hecho, en la famosa jura de Santa Gadea. El rencor que el nuevo rey guardó por tal motivo, el recelo que siempre despertó en su intrigante corte, el prestigio que el Cid alcanzó siendo un simple infanzón y que llegó a hacer sombra a la misma figura real y una serie de acontecimientos nada claros, le llevaron a sus destierros.

Junto a sus más fieles vasallos, se puso al servicio del rey islámico de Zaragoza. Años más tarde recuperó los favores de Alfonso VI y le fueron concedidas varias mercedes, entre las que estaba la concesión al Cid y a sus descendientes, de todas las tierras que pudieran conquistar en el Levante. al-Qadir consiguió su apoyo y pudo seguir gobernando Valencia, pagándole tributo, "parias". Alfonso VI le requirió junto a su ejército para la campaña de Aledo, pero al no llegar a tiempo, nuevamente le desterró del reino. Fue entonces cuando el Cid, aprovechando una insubordinación del rey musulmán de Valencia y después de repeler ataques desde Denia (rey Mudir) y Barcelona (conde Berenguer), cuando se asentó y dominó todo el Levante, tomando plaza en Valencia. Tras años de luchas constantes contra todo tipo de enemigos, murió en Valencia el 10 de Julio de 1099. Tres años más tarde su viuda, que no pudo mantener más su resistencia ante el empuje almorávid, evacuó Valencia auxiliada por el propio Alfonso VI, llevándose con ella el cadáver del Cid hasta el Monasterio de San Pedro de Cardeña, en Burgos.

La épica lo imaginó tan valeroso, temible e inquieto que no duda en atribuirle hazañas póstumas, como la fabulosa cabalgada de su cadáver a lomos de Babieca, su caballo, haciendo huir despavoridos a las tropas musulmanas. También el ademán que hizo para desenvainar su espada, cuando un judío trató de tocar las barbas de su momia.

En 1808, tras una rapiña de los franceses durante la invasión, sus restos y los de Doña Jimena, fueron trasladados hasta Burgos, volviendo al Monasterio en 1823, aunque muy brevemente, ya que debido a las medidas desamortizadoras, el Monasterio quedó abandonado y en ruinas. Nuevamente en Burgos, ahora en una sala de la Diputación, hasta que en 1921 fueron depositados en el crucero de la catedral burgalesa. Allí están bajo una losa de mármol y con un epitafio, en latín, que dice: "Aquí yacen Rodrigo Díaz, el Campeador, muerto en Valencia en 1099, y su esposa Jimena, hija del conde Diego de Oviedo, de regia estirpe. A todos alcanza la honra del que en buena hora nació", redactado por el historiador Menéndez Pidal, el más célebre estudioso del Cantar de Mío Cid.

Descripción de la Ruta
Por Castilla y León, rodaremos sobre las provincias de Burgos y Soria, paralelos a las  sierras que dan comienzo a la amplia meseta castellana. En Guadalajara, Castilla-La Mancha, a través de amplios bosques y valles, por el norte de La Alcarria, hasta llegar al páramo. Nuevamente sierra, la de Albarracín, al entrar en Aragón, por Teruel, hasta llegar a la ancha llanura donde se encuentra la capital de la provincia. Desde aquí accederemos a la Comunidad Valenciana, visitando las provincias de Castellón y Valencia, entrando por la comarca del Alto Palancia y cruzando la Sierra Calderona, para llegar a la fértil huerta valenciana y hasta el final de nuestra ruta, la ciudad de Valencia del Cid.

 


Ofertas
de Viajes

El Cantar del Mío Cid
Cantar de gesta castellana, conservado en un manuscrito único, copiado en 1307 por un tal Per Abbat. Obra de 3.730 versos, en la que suelen distinguirse tres partes:

El Cantar del destierro llega hasta el verso 1.085, y en el se narra cómo el Cid marcha al destierro. Sale de Vivar y pasa por Burgos, donde su sobrino Martín Antolínez consigue un préstamo de los judíos Raquel y Vidas, contra entrega de dos arcas en las que creen que El Cid guarda sus tesoros, pero que sólo contiene arena. En San Pedro de Cardeña se despide de su esposa y sale de Castilla hacia tierra de moros. Aliado del rey moro de Zaragoza, realiza varias conquistas y consigue vencer a los moros de Lérida, quienes son ayudados por el conde de Barcelona. Manda un presente al rey Alfonso VI.

En el Cantar de las Bodas, que va hasta el verso 2.277, el héroe se dirige hasta Valencia, que conquista. Envía un nuevo regalo al monarca castellano y le solicita que su mujer e hijas puedan reunirse con él. El rey accede a su petición y le concede el perdón, para arrancarle el consentimiento de las bodas de sus hijas con los infantes de Carrión que las han pedido en matrimonio. El cantar acaba con los preparativos.

El Cantar de Corpes presenta a los susodichos infantes en Valencia, en la corte del Cid, donde dan muestras de su cobardía, al ocultarse de un león escapado. Son objeto de burla por parte de las gentes del Cid, y piden permiso para trasladarse con sus esposas hasta Carrión. En el viaje se vengan atando a las hijas del Cid en el robledal de Corpes y las maltratan. El Campeador pide justicia al rey por la afrenta, y este convoca cortes en Toledo. El Cid los desafía y les vence. El poema termina anunciando que los infantes reales de Navarra y Aragón solicitan desposarse con sus hijas, doña Elvira y doña Sol.


Más información de Turismo y Viajes




 

Revista de Turismo y Viajes
Camino de San Vicente Mártir En tiempos como los actuales donde la revitalización de caminos que rememoran hechos históricos se ha convertido en un eje vertebrador de muchos territorios, nos encontramos con que en el territorio valenciano existe una tradición secular que desgraciadamente los siglos y la historia se encargaron de ensombrecer....

Camino de Santiago desde Madrid en bicicleta. En alguna ocasión había que hacer el Camino de Santiago. Ese es el principal motivo por el que decidí hacer este viaje, el Camino de Santiago desde Madrid, de la manera más cómoda y amena posible. Tras consultar otras iniciativas, optamos por trazar un itinerario hasta Santiago para hacer en bicicleta y sin tener que desplazarnos hasta el punto tradicional de inicio del camino francés en España, Roncesvalles..

Vía de la Plata en Bicicleta Junto con el Camino de Santiago, la Vía de la Plata o Ruta de la Plata, es un clásico, dentro de los grandes itinerarios por la Península. Un recorrido cargado de historia...

El Camino de Santiago en Bicicleta También conocido como Ruta Jacobea, es posiblemente el itinerario de Gran Recorrido más conocido de España, y también sobre el que más se ha escrito y trabajado....

El Camino de Santiago a Caballo De la Mano de Marcelino Pumar, experto jinete que lleva acompañando a peregrinos a caballo desde hace más de una década...


Revista de Turismo: 
Andalucía | Aragón | Asturias | Islas Baleares | Islas Canarias | Cantabria | Castilla La Mancha | Castilla y León | Cataluña | Ceuta y Melilla | Extremadura |
Galicia | La Rioja | Comunidad de Madrid | Murcia | Navarra | País Vasco | Comunidad Valenciana | Portugal  | Viajes por el Mundo |

Guía de Viajes: Hoteles | Turismo Rural | Aventura y Actividades | Camping | Turismo y Salud | Restaurantes

Directorios
: Agencias de viajes | Líneas aéreas | Oficinas de Turismo en España | Oficinas de Turismo Exterior | Oficinas de Turismo de España en el Extranjero

Secciones
: Ibérica Natural | Fiestas | Ciudades de España Fotografías de España | Museos

Canales: Gastronomía | Turismo Hoy | Aventura | Turismo Rural |
 

 ©revistaiberica.com Todos los Derechos Reservados  Doña Francisquita, 8 1ª Planta. 28041 Madrid Tel.: (+34) 91 318 07 29    Contactar