Luis Medina

Warner Bros Park de Madrid, un espectáculo lleno de diversión y encanto

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

 

Warner Bros Park constituye una vuelta a la infancia más traviesa. Los niños conocerán el embrujo de esos divertidos e insolidarios personajillos que hacían, años ha, las delicias de los mayores, y éstos recordarán con nostalgia las tardes de risas y juegos frente al televisor.

 

Ubicado en San Martín de la Vega, a 28 kms. de Madrid, compite en espectáculo, magia y diversión con los Parques Disney. Sin embargo, la frescura alocada y algo irreverente de sus personajes lo diferencia de éstos, haciéndolo especial. Es uno de los parques más vanguardistas de Europa y también de los más completos, con una amplísima variedad de oferta lúdica y hostelera para todos los gustos y edades.

Al entrar en el parque los visitantes se ven transportados en instantes al mundo en el que les hubiera gustado vivir de niños, cuya manufactura es de marca ACME. Ese planeta mil veces imaginado en que todo era divertido y por muchas trastadas que se hicieran sus habitantes nunca nadie salía mal parado de verdad. Les asalta entonces la pequeña y regocijante inquietud de si serán una de esas estrellas de dibujos animados y se convertirán en el blanco de las irónicas bromas de algún avieso personaje como el Pato Lucas, el Gallo Claudio, el Correcaminos o el Demonio de Tasmania.

En la decoración del parque, dividido en cinco áreas temáticas, observamos un derroche de fantasía; es una mezcla de edificios antiguos y modernos, reales e imaginarios, pueblos del lejano Oeste y edificios de las más famosas películas modernas, que ayuda al visitante adulto a rescatar sus recuerdos y al infante a poner en funcionamiento su imaginación. Casitas unifamiliares e imitaciones de rascacielos perfilan sus calles, bordeadas por escaparates repletos de maravillas y portales estrambóticos. Unos coches de época, otros de diseños espectaculares pertenecientes a algún súper héroe, o rústicos como los de Los Picapiedra, y autobuses o todo-terrenos permanecen aparcados en las calles dando la sensación de que sus dueños saldrán de un momento a otro a recogerlos y proporcionando al visitante la oportunidad de fotografiarse junto a ellos o incluso dentro de ellos.

 

 

Es habitual, casi desde la entrada, encontrarse con los personajes que, grandes, alegres y divertidos recorren sus aceras saludando a todos, gastando bromas y posando con quien desee fotografiarse con ellos. Ante los visitantes desfilarán, además de los más conocidos Bugs Bunny o Silvestre, también Vilma y Pedro de Los Picapiedra, Scooby Doo y sus amigos, y otros muchos seres de dibujos animados o películas de acción. Algunos, como Piolín, que es la estrella indiscutible del parque, están más mimados que los demás y las fotografías con ellos son previo pago y sólo se pueden hacer en el interior de sus casitas. Casitas por cierto que se pueden visitar por dentro y fotografiarse en sus salones o habitaciones.

Las atracciones, algunas de infarto situadas en la zona DC Superhéroes, con especial acogida por los amantes de las emociones fuertes y las descargas de adrenalina, y otras adaptadas a los más pequeños, en la zona de Cartoon Village, o aprensivos, en Hollywood Boulevard, Old West Territory o Warner Bros. Estudios están diseñadas para impactar y divertir. Las de agua son especialmente divertidas y para todos los públicos… o casi todos. La montaña rusa llamada La Fuga o la lanzadera de nombre La venganza del enigma con más de 100 metros de altura son famosas por su espectacularidad y velocidad.

En mitad de un recorrido cualquiera, los visitantes pueden ser sorprendidos por un espectáculo en mitad de la calle en el que forajidos del salvaje y viejo Oeste se lían a tiros y caen desde los tejados, disputándose el amor de alguna bella bailarina de Can-Can. Otros espectáculos, representados en teatros o cines, proporcionan la oportunidad de ver una película en 3D, vivir en directo alguna aventura de Bat Man o bailar con los Looney Tunes.

Para saciar el hambre y la sed que producen las emociones fuertes y los grandes paseos, por todas partes encontraremos restaurantes y puestos dispuestos a tal fin. Y, por supuesto, también hallaremos tiendas en las que podremos adquirir recuerdos de un día maravilloso o regalos para los seres más queridos.

Datos prácticos:
Las atracciones especiales para los más pequeños son, entre otras, Los Cohetes Espaciales de Marvin el Marciano, La Montaña Rusa de Tom y Jerry y Los Coches Locos de El Pato Lucas.

Dirección. Carretera M-301 km 15,500.

Teléfono. 91 821 12 34 www.warnerbrospark.com

Cómo llegar. Llegar a Parque Warner Madrid es muy sencillo, puedes elegir entre venir en tren, autobús o coche.

Si optas por el tren desde Atocha puedes coger la línea C3 dirección Aranjuez, tienes que bajarte en la estación “Parque de Ocio”.Además los sábados Piolín, Bugs… te acompañarán en un tren directo desde Chamartín.

En autobús desde Villaverde Bajo: el autobús de la línea 412 de “La Veloz”

Si prefieres venir en tu propio coche desde Madrid por la carretera de Andalucía, tomar la salida 22. También se puede acceder desde la M-30 y desde la M-506.

Edades. A partir de 3 años.

Duración. 5 horas.

Temporada. Horario de verano: de 10 a 24 h. Invierno: de 10 a 20 h.
Los espectáculos tiene horarios fijos y comienzan con puntualidad: planifica con tiempo.

Share

Vive tu sueño en Italia

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas