Inicio País Vasco Alava - Vitoria Vitoria, un tesoro arquitectónico en sí mismo

Vitoria, un tesoro arquitectónico en sí mismo

5656
0

Las ciudades suelen comportarse como seres vivos que nacen, crecen y en algunos casos, mueren. En el caso de Vitoria, su especial habilidad para conservar el casco viejo, hace de ella uno de los mejores ejemplos de ciudad viva.

La ciudad de Vitoria se ha desarrollado, desde su fundación, alrededor de una pequeña colina donde sus habitantes supieron echar raíces. En un casco urbano con forma de almendra, se han mantenido un buen número de edificios símbolo de tiempos pasados, aunque las pérdidas, construcciones de las cuales existe constancia, pero sobre las que pesaron más las vicisitudes de la historia, también han sido importantes.

La Plaza Vieja contaba con una fuente neoclásica que fue demolida en 1877, para perforar el subsuelo en busca de agua mediante un pozo artesiano. También la rehabilitación del centro medieval tiene su historia. Fue premiada por la Real Fundación de Toledo, quien reconoció la defensa del patrimonio histórico realizada en el Plan Especial de Rehabilitación Integrada.

Con una historia llena de reyes, la actual Vitoria es el resultado del fortalecimiento de una ciudad que se convirtió en centro industrial y que fue designada como capital de la Comunidad Autónoma Vasca. Ambas razones han dado lugar a nuevos proyectos urbanísticos, motivados, sobre todo, por el aumento de la población.

Dónde alojarse en Vitoria

Antes de seguir hablando sobre la majestuosa ciudad de Vitoria y analizar todo aquello que no os podéis perder si viajáis hasta allí, es importante saber dónde alojarse si decidís hacer una escapada.

A la hora de elegir si optar por un apartahoteles en Vitoria o por alguna otra opción de alojamiento, hay que tener en cuenta no solo la ubicación. También hay que prestar atención a otros factores como la tecnología, si tiene o no parking y el tipo de habitaciones o apartamentos que ofrece para que la estancia sea lo más agradable posible.

Curiosidades de Vitoria

Los Portales. Hay varios, aunque todos ellos dan acceso a los barrios gremiales, que contaban con su correspondiente caja fuerte. Se distinguían el Portal de la Correría (casa fuerte de los Nanclares), el Portal de la Zapatería (casa fuerte de los Soto) y el Portal de la Herrería (casa fuerte de los Abendaño). Sin embargo, seguro que no imaginas por qué tuvieron que derribarlos. Y fue nada más y nada menos que una epidemia de cólera.

Casa de los Abedaño. Entre las casas fuertes, la de los Abendaño tuvo un relevante papel en las luchas de los Ayala y los Calleja por la posesión de las torres colindantes a la muralla. Tras la capitulación de 1476, fue comprada, a fines del siglo XV, por Diego Martinez de Alava. Y antes de ser demolida, perteneció al mayorazgo de Manuel Angel de Vidarte Solchaga, vecino de Pamplona.

Puerta de Santa Clara. Antiguo acceso a la actual plaza de la Virgen Blanca y unida por un lienzo de muralla al convento de San Antonio. El derribo de esta puerta, junto con las construcciones de la calle de Postas y las casas de Echevarría, configuraron la plaza tal y como se puede contemplar hoy.

Antiguo cementerio medieval. El subsuelo vitoriano guarda, seguramente, muchos secretos, como el que escondía en la plaza de la Brullería, donde, en 1983, se procedió a realizar una amplia excavación para confirmar los sondeos realizados. Bajo dicha plaza, se encontraba el antiguo cementerio medieval, encontrado gracias a las obras de restauración de la torre de los Anda.

Qué ver en Vitoria

La Plaza Nueva. Ideada como un lugar para festejos, supuso el primer ensanche de la ciudad desde el medievo. En su interior, la Casa Consistorial destaca por su frontón triangular y el escudo de la ciudad.

Vitoria. Ciudad viva, ciudad perdida

La Plaza Vieja. A comienzos de siglo, la plaza ya se podía ver tal y como es hoy, pero la perfección formal del lugar, con sus líneas de fuga convergentes en la patrona de la ciudad y divergentes hacia la creación del nuevo espacio urbano, se alteró al levantar un monumento en conmemoración de la batalla de Vitoria, del 21 de junio de 1813, cuando se derrotó a los ejércitos franceses. La obra fue diseñada por el madrileño Gabriel Borras, e inaugurada en agosto de 1917, bajo los sones de la obertura de Beethoven “La Batalla de Vitoria”.

Plaza del Machete. Entre los espacios abiertos de la ciudad, no hay que olvidar la Plaza del Machete, a la cual se accede por las escalinatas de San Bartolomé. El lugar debe su nombre a que en una hornacina del ábside de San Miguel se conservaba el machete vitoriano sobre el cual juraban sus cargos los representantes de la villa.

Catedral de Santa María. Principal referencia religiosa en la ciudad. Situada en la zona norte, debe estar construida sobre un antiguo templo románico o una fortificación, al igual que la parroquia de San Miguel. Se trata de un templo gótico de planta cruciforme y tres naves con bóveda de crucería de los siglos XIII y XIV.

Torre de San Pedro. Fue levantada para acoger espiritualmente a la población que, con Alfonso VIII, se extendió por el oeste de la colina. Ya debía existir, en el siglo XIII, un templo de menores dimensiones, que siguió utilizándose, ya que los elementos ornamentales más antiguos se hallan en los pies del edificio.

Palacio de Escoriaza Esquibel. Consta de planta rectangular y tres alturas, aunque la última se añadió posteriormente en ladrillo. La fachada lateral oeste se levantó sobre las antiguas murallas de Vitoria, llamadas Cercas Altas.

Torre de los Iruña. Levantada con un fin defensivo, la torre de los Iruña vigilaba el Portal de Aldave, en la muralla oeste. La primitiva casa fuerte data de inicios del siglo XV, cuando los Iruña abandonaron la torre de Badaya para establecerse en Vitoria. El edificio, con dos plantas de mampostería y el resto en entramado de madera y ladrillo, fue reconstruido en el siglo XVI.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.