Inicio Viajes por el extranjero Viaja a Japón y sumérgete en otra cultura

Viaja a Japón y sumérgete en otra cultura

1803
0

Palacios imperiales, santuarios y una gastronomía totalmente diferente. Japón es un diamante en bruto para quienes aman descubrir otras culturas. Un destino que no deja a nadie indiferente.

«Lo deseo» o «no está en mis planes». Cuando hablamos de adentrarnos en Asia, más concretamente en realizar un viaje a Japón, hay dos clases de personas. Están las que siempre han soñado con descubrir un lugar tan diferente y ahorran durante años, y los que creen que no disfrutarán de la experiencia porque sus costumbres distan mucho de lo que conocen. 

Y, para ellos es este artículo. Para quienes necesitan un pequeño empujón, saber más de lo que podrían encontrar en un destino tan maravilloso como es Japón. Su forma de vida, su gastronomía y sus monumentos se clavan, y ahora nos dirigimos directamente a ti, lector, en tu retina y en tu corazón para la eternidad. 

¿Qué me espera en Japón? 

Responder esta pregunta no es sencillo. Cada persona es única y, por tanto, vive las experiencias de distinta forma, incluso aunque realice el mismo viaje, con las mismas paradas que otro. Nosotros en este post nos vamos a limitar a dejarte una serie de lugares imprescindibles a los que tienes que acercarte si viajas a Japón. Y ya luego, si te apetece, nos dejas en los comentarios qué te traes del viaje. 

Kioto. Conocida como la ciudad de las geishas, está llena de santuarios y templos como el Kiyomizudera. Además, entre sus atractivos, se encuentra que está muy bien comunicada. Su amplia red de transportes te permite aprovechar y disfrutar de alguna excursión a puntos tan destacados como  Osaka, Hiroshima o Himeji para conocer su castillo. En este destino, además, se encuentra el Santuario Fushimi Inari, otro de los más populares de Japón desde que fue escenario de la famosa película Memorias de una Geisha. Originario del siglo VIII, es además de los más antiguos y, formado por un infinito camino de torii rojos, permite respirar paz a cada paso. Eso sí, en las horas menos concurridas.

Tokio. Es otra de las ciudades más famosas de Japón y, por supuesto, una parada indispensable. Al igual que en el resto, aquí no faltan los santuarios. Unos lugares sagrados que contrastan con los rascacielos y la tecnología de última generación que invaden sus principales avenidas. En Tokio te animamos a visitar el Templo Sensoji, la isla de Odaiba y, por supuesto, comer  sushi cerca del Tsukiji. 

Himeji. Se trata de una ciudad con un fuerte pasado feudal y ubicada frente al mar. Alberga una de las atracciones más importantes del país: el Castillo Himeji. Ya hemos hablado de él al mencionar la ciudad Kioto, desde la cual organizan visitas a este castillo, uno de los más sorprendentes del mundo y que también recibe el nombre de «la Garza Blanca» por sus colores. Perteneciente a la Edad Media, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También cabe destacar el Monte Shosha, donde en su templo Engyoji se grabaron escenas de la película El Último Samurái.

Miyajima. Quizás por el nombre no lo conozcas, pero fijo que reconocerías la imagen y la asociarías a Japón en menos de un segundo. Y es que esta isla, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y ubicada cerca de Hiroshima, cuenta con uno de los santuarios más famosos del país, el de Itsukushima, construido en parte sobre el mar. Allí además se encuentra la famosa Puerta Ootori. Para disfrutar a tope de este rincón, te animamos a pasar una noche en el pueblo, perderte entre sus calles y aprender de su gente. 

Otros imprescindibles del país asiático 

Nara. Es la excursión perfecta a realizar desde Kioto u Osaka, ya que conserva el espíritu del Japón más tradicional en sus calles y su arquitectura. Asimismo, en el templo Todaiji se encuentra el Gran Buda. Te sorprenderá su gran puerta Nandai-nom.

Nikko. Esta ciudad, no tan conocida como las que mencionamos en el apartado anterior, merece también su espacio. Y es que es una de las más bonitas, a pesar de todo. Su enclave natural alberga en su interior el mausoleo del primer Shogun Tokugawa y, su ostentosa decoración, donde se mezclan imágenes budistas y sintoístas, es todo un espectáculo. 

Osaka. Aquí no vamos a hablar de todo lo que puedes encontrar en la ciudad porque no acabaríamos nunca. Nos vamos a centrar en una zona determinada, la de mayor fiesta. Hablamos de Dotonbori, especialmente recomendable de noche por sus edificios y luces de neón, que han servido de inspiración para algunas películas. Un mundo futurista que te hará pensar que has dado un salto en el tiempo. 

El secreto de la gastronomía japonesa 

La comida japonesa tiene un no sé qué que acaba por enamorar a cualquiera, por muy escéptico que haya sido al principio. Y es que el arroz, eso es así, le gusta a cualquiera. Aquí os dejamos algunos de los platos más típicos del país y, ya os decimos, que no os fijéis tanto en el nombre y os dejéis llevar por el sabor. 

Gyudon. Si esperabas que el primer plato fuera sushi, ¡error! A diferencia de lo que mucha gente piensa, la cocina japonesa tiene muchísimo más que ofrecer. El sushi es, únicamente, una pequeña parte de ese tesoro. Este plato, el gyudon, es carne de ternera y cebolla. Simple, ¿verdad? Lo encontrarás principalmente en las cadenas 24 horas y se puede acompañar con queso o salsa de tomate, por ejemplo. 

Okonomiyaki. Conocida como la pizza o tortilla japonesa por la forma que tiene, la verdad es que poco se parecen en sabor. Y es que, elaborado con diferentes ingredientes como carne, cebolla, udon y otros a elegir, se reparten en dos tortas que se cocinan a la plancha. Todo ello se acompaña de una salsa que lleva el mismo nombre y mayonesa. Plato único que te dejará tu estómago más que feliz. 

Takoyaki. Típicas de la zona de Kansai, son unas bolitas de pulpo. No tienen nada más, pero hay quien las ama y quien las odia. ¿De qué equipo eres tú? 

Katsudon. Si eres fan de ir a comer o cenar a restaurantes japoneses, seguro que habrás probado este plato. Una chuleta de cerdo rebozada que se sirve en un cuenco con arroz y guarnición.

Los fideos japoneses: soba, ramen, udon, somen. Son todo un clásico del país, y, aunque sus recetas están extendidas por todo el mundo, para probar los auténticos fideos japoneses hay que viajar a Japón. Existen cuatro tipos de fideos: el soba -fideos de trigo sarraceno que se pueden servir fríos o calientes-, el ramen -delgados y servidos en caldo de carne animal-, el udon -los más gruesos- y el somen -finos, blancos y servidos normalmente en frío-.

El sushi, el sashimi o el nigiri. Aunque te hemos dicho que el sushi es tan solo una pequeña parte de esta variada gastronomía, no puede faltar en esta lista por su notoriedad en todo el mundo. Y es que, aunque existen cientos de variaciones, la mayoría son servidos con pescado crudo cortado finamente y en formato de roll.

En definitiva, Japón está lleno de lugares que descubrir y de miles de recetas que probar. Si eres de esas personas que necesitan ayuda para organizar su viaje, te recomendamos que te pongas en manos de Destinos Asiáticos, una agencia de viajes especializada en Asia, que en base a su gran experiencia, podrá diseñar el itinerario de tu aventura y ofrecerte las mejores recomendaciones.

Artículo anteriorEnvapro permite a los restaurantes diferenciarse de la competencia a través del envase
Artículo siguienteHabitaciones burbuja: Noches de Calig en Castellón
Redactora Jefe, periodista de corazón y pasión, con infinitas ideas en constante ebullición. Sobre todo, es la que cuida a los clientes para facilitarles su participación en nuestra revista de viajes y turismo por España y Portugal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.