Luis Medina

Valle de Ayora, en Valencia.

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Profundizando en el interior de la provincia de Valencia, en la fértil vega del Valle de Ayora, sorprende la inesperada belleza del paisaje que riegan los cauces del Júcar y el Cabriel. Aguas que refrescan Jalance, Jarafuel, Teresa de Cofrentes, Zarra y Ayora, acogedores caseríos que sirven de cobijo para los amantes de la naturaleza y el turismo rural. Y es precisamente en Ayora, capital del valle, donde se guarda uno de sus más preciados tesoros: el poblado ibérico de Castellar de Meca.

Pueblos Valle de AyoraDesde lejanos tiempos, la naturaleza y el buen hacer de los ayorenses han ido dando forma a este enclave hasta convertirlo hoy en un referente del turismo de interior. Su variada oferta de casas rurales, en el casco urbano o en plena naturaleza, casas de uso compartido o de alquiler completo, actividades en contacto con la naturaleza y el rico patrimonio natural y cultural del Valle de Ayora se complementan entre sí. Un conjunto de alicientes y servicios bien conexionados y que hacen de este valle del interior valenciano una excelente opción a tener en cuenta al planificar un viaje de fin de semana o para estancias de mayor duración.

Pero, sin duda, de todo este entramado patrimonial destaca el poblado ibérico de Castellar de Meca, un tesoro oculto en el Valle de Ayora. Este antiguo poblado testimonia la presencia de los primeros vecinos y descubridores de la zona desde antes del siglo VIII a. de C.. Aunque más distantes en el tiempo, también en las proximidades se encuentran las pinturas rupestres del Abrigo del Sordo. Todos ellos aventajados exploradores que dejaron su huella en muchas manifestaciones que aún se conservan y que son parte esencial de nuestra historia.

Castellar de MecaEl poblado ibérico de Castellar de Meca se encuentra a unos diez kilómetros de la localidad de Ayora, situado a 1.800 metros de altitud en lo alto de una colina de la Sierra de Mugrón. En el yacimiento se pueden apreciar perfectamente el trazado viario y la estructura de los hogares de los íberos que habitaron este lugar, una auténtica fortaleza natural a la que tan sólo se podía acceder por un tortuoso camino excavado en la roca.

Ahondando en la historia del Valle de Ayora
En el yacimiento de Castellar de Meca se han hallado restos de distintos asentamientos (bronce, íbero, romano, islámico, medieval) que reflejan un largo período de ocupación que abarca desde el s. VIII a.C. hasta la época medieval (posiblemente hasta el s.XIII o XIV).

Los múltiples abrigos y cuevas del Mugrón habían sido ocupados en diversas etapas prehistóricas y en algunas partes del Castellar de Meca se instalaron pequeños poblados del Bronce. Y es en esos poblados, tras la natural evolución cultural y demográfica, unida al influjo de culturas extranjeras, donde radica el origen de la ciudad ibérica de Meca.

Vistas del Valle de AyoraSu máximo esplendor como ciudad íbera se produjo entre los siglos IV y II a.C. El área urbanizada en la superficie de la montaña alcanza entonces una extensión de quince hectáreas, dimensiones éstas poco frecuentes en aquella época, lo que se puede traducir en una población que oscilaría entre cinco y quince mil habitantes. Los arruinados restos de la ciudad ibérica constituyen un impresionante conjunto, testimonio de excepción del desarrollo urbano de los íberos, que demuestran que esta ciudad-fortaleza fue uno de los centros más importantes de la cultura íbera y la más espectacular de todas las ciudades íberas conocidas en España.

Aunque no es posible saberlo con toda la certeza deseada, es casi seguro que fue desmantelado por el ejército romano a principios del s.II a.C., pasando así de la plenitud al ocaso. El propio nombre de Meca es posible que surgiera a partir del abandono, ya que en la Edad Media el término tenía el significado de “ciudad deshabitada o pelada”.

Por el Valle de Ayora
De vuelta a nuestra era, naturaleza, arraigadas costumbres, artesanía, rutas de senderismo, placenteros paseos fluviales y recia gastronomía son otros alicientes que también forman parte y complementan la ruta alrededor del yacimiento.

Paseos en ayoraCofrentes, por su castillo y su balneario es uno de esos pueblos que nunca pasan desapercibidos. La presencia de su central nuclear no merma su atractivo. Llama la atención por su peculiar ubicación, en lo alto de una colina abrazada por el curso del río Júcar y su afluente, el Cabriel. Hasta Cortes del Pallars por el curso del Júcar es un tramo navegable, frecuentado por pequeñas embarcaciones de uso turístico que ofrecen la posibilidad de adentrarse en este paisaje disfrutando del paseo en barca. Otros espacios cercanos también de gran valor natural son el volcán de Cerro Agrás, la fuente de Tollo o las Salinas. Y el prestigiado balneario de los Hervideros, edificio de factura modernista de principios del siglo XX, lugar de descanso y baños termales, cuyas aguas fueron declaradas de “utilidad pública” en 1912.

Continuando la visita, también Jalance brinda rincones naturales de excepción, como la Cueva de Don Juan. Recorrer esta impresionante oquedad merece la pena, constituye una de las más importantes de la Comunidad Valenciana con más de cuatrocientos metros de longitud y amplias salas de estactitas y estalagmitas. En ella se encontraron restos arqueológicos de los cuales se dedujo su ocupación durante el periodo Mesolítico (8.000 a 6.000 años A.C.) y Edad de Bronce Valenciano (1.500 a 500 años A.C.). Se encuentra perfectamente acondicionada e iluminada para apreciar toda su grandiosidad.

grutas ayoraIgualmente justificada es la visita a Jarafuel. En esta acogedora villa se encuentran los principales artesanos del Valle, dedicados a la confección de las tradicionales horcas de uso agrícola, aunque hoy en día más bien para uso decorativo. También bastones y cayados expertamente labrados sobre la madera de almez, árbol muy abundante por toda la zona.

Cerrando el itinerario: Zarra y Teresa de Confrentes. Esta última se localiza entre el barranco de Carboneras y de la Argongueña, también con un paisaje de gran belleza con simas y cavidades, conocido como el paraje de Las Quebradas. Y Zarra acaparará las últimas fuerzas con un placentero paseo por sus pintorescas calles y la visita a su parroquial de Santa Ana del siglo XVIII.

Y en conjunto, unidos por el valle de Ayora y por su historia, Ayora, Jalance, Cofrentes, Jarafuel, Teresa de Cofrentes y Zarra son espléndidos observatorios desde los que disfrutar de uno de los más bellos rincones de nuestra geografía.

artesano ayoraCómo llegar:
Desde Valencia se puede acceder a Ayora por la autovía de Valencia a Albacete (desviándose en Almansa) o por la autovía A-3 de Valencia a Madrid (desviándose en Requena, en dirección a Cofrentes, Ayora y Almansa).

Desde Alicante el acceso a Ayora es también rápido y cómodo: la autovía de Alicante a Madrid, que se abandona en Almansa en dirección a Ayora y Requena. Ayora dista 130 kilómetros de Valencia y se halla a 552 metros de altitud sobre el nivel del mar. Ayora, que cuenta actualmente con cerca de 5.500 habitantes, nos espera con los brazos abiertos.

Desde Madrid o Albacete se puede acceder a Ayora por la autovía del Mediterraneo (desviándose en Almansa) o por la autovía A-3 hacia Valencia (desviándose en Requena, en dirección a Cofrentes, Ayora y Almansa).

Visitas a Castellar de Meca:
Como se encuentra dentro de una propiedad privada, el horario de visitas se encuentra limitado y puede hacerse los domingos.

Declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional el 3 de junio de 1931. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Para acceder al poblado de Castellar de Meca hay que tomar la carretera Nacional 330 desde Almansa hacia Ayora. A 11 Km. Tomar el desvío a la izquierda en dirección a Alpera (CV-437) y a 7-8 Km., se encuentra el desvío (mano izquierda) hacia una finca denominada. “Casas de Meca”. Al principio del camino hay un cartel indicativo. El camino esta abierto los domingos. El vehículo se puede dejar junto a las casas, al pie del yacimiento. A partir de allí el camino debe hacerse a pie.

Oficina de turismo de Ayora:  Calle San Francisco – Casa de la Cultura. Tel.: (+34) 961 890 658.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría aparecer en revistaiberica.com?

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas