Inicio Viajes, rutas y destinos por España Cataluña Tarragona, capital de la Costa Dorada

Tarragona, capital de la Costa Dorada

8
0

La ciudad de Tarragona, el puerto más relevante de Cataluña, atrae por ese especial encanto que caracteriza a las ciudades menos masificadas. Una ciudad mediana que ha sabido conservar su valioso patrimonio.

Desde una altura que ronda los setenta metros sobre el nivel del mar, la histórica ciudad contempla una nueva urbe de amplias calles. Los afamados barrios del Port y del Serrallo conducen hacia el mar. Además, en la Canonja y en el costero núcleo de Tamarit se agrupa la mayor parte de su potencial industrial.

En su parte más antigua es donde se conservan restos romanos que atestiguan su etapa de máximo esplendor. La antigua Tarraco Romana data del año 218 a. de C., cuando se instalaron las tropas imperiales. Posteriormente, este asentamiento militar se transformaría en ciudad capital de la provincia. Desde este estratégico emplazamiento, el emperador Augusto planificó sus múltiples incursiones militares hace los territorios del norte cuando se enfrentaba a los romanos. que se enfrentaban contra la ambición expansionista de los romanos.

No menos importante fue su periodo medieval o el barrio de los judíos, por entonces totalmente amurallado. De aquella fortaleza quedaron algunos restos en el que hoy se conoce por el Paseo Arqueológico. Aquí se ofrecen excelentes vistas del barrio antiguo y estatuas como Rómulo y Remo.

Qué visitar en Tarragona

Anfiteatro romano. Se mantiene en pie buena parte de las gradas. También quedan restos de una iglesia de factura románica, construida sobre un edificio anterior paleocristiano que homenajeaba a San Fructuoso.

Antigua Casa Consistorial. Antiguo consistorio utilizado entre los siglos XV y XIX. Es una antigua obra medieval con reformas posteriores del XVII y XVIII.

Ayuntamiento. Edificio construido en el siglo XIX conforma a los cánones neoclásicos.

Balcón del Mediterráneo. Emblemático mirador en donde se encuentra el monumento a Roger de Llúria. Ofrece excelentes vistas de la ciudad y la franja costera.

Casa Castellarnau. Edificio de portada renacentista y con añadidos góticos en su interior, hoy convertido en museo, fue antigua residencia la nobleza medieval.

Catedral de Santa María. La fachada, con la gran portalada y el rosetón, es una de las imágenes más emblemáticas de la ciudad. Entrando por el claustro podéis visitar el Museo Diocesano y el retablo de Santa Tecla. La escultura del claustro es uno de los conjuntos más remarcables de la plástica románica en Cataluña, data de finales del siglo XII y principios del XIII.

Foro romano. Centro administrativo de la Tarraco Romana

Necrópolis romana y paleocristiana. Alrededor de una de las vías de salida de la ciudad, a partir de mediados del siglo III, un cementerio creció considerablemente desde que enterraron los restos de San Fructuoso. En 1923, al construirse la fábrica de tabaco, se encontraron más de 2.000 entierros y se adecuó para poderse visitar. Posteriormente, en terrenos cercanos al parc de la Ciutat, al Parc Central y a las calles Pere Martell y Prat de la Riba, se han encontrado algunos centenares de entierros más. Actualmente, se puede visitar un área en la Necrópolis Paleocristiana.

Alrededores, rutas y espacio naturales

Delta del Ebro. Además de ser una zona muy próspera en el cultivo del arroz, es una rserva natural. El Parque Natural del Delta del Ebro dispone de sitios acondicionados para el avistamiento de aves y la fauna en general. Localidades de interés que circundan el delta son: Amposta y Sant Carles de la Rápita, que sirven como punto de partida para recorrer la zona.

Costa Dorada. Toda la costa de Tarragona se denomina Costa Dorada por sus extensas playas de arena. Vilanova i la Geltrú y el Vendrell son las zonas portuarias más importantes del litoral tarraconense. En El Vendrell se encuentra el museo dedicado a Pau Casals, el famoso violonchelista, que nació en esta localidad. Al sur se encuentran Salou y Cambrills, los centros de mayor ambiente de veraneo. Otras localidades de interés: Cubelles, Calafell, Roda de Berá, Creixell, Torredembarra, Altafulla, Tamarit, Reus, Cambrils, L’Ametlla de Mar, L’Ampolla o Amposta.

Port Aventura. Es uno de los grandes parques temáticos de Europa, con exóticas atracciones que llevan nombres como Mediterránea, México, China y el salvaje Oeste. Se encuentra a sur de Tarragona.

Tortosa. Es la ciudad más importante de las Tierras del Ebro. La fortaleza árabe de la Suda, convertida en Parador de Turismo, domina las callejuelas del pueblo medieval y su inconclusa catedral.

Gastronomía

Una gran parte de su importancia tiene que ver con los productos del mar, sin olvidar su rica agricultura. Una cocina autóctona con sabor especial y personalidad es lo que nos espera en Tarragona.

Los pescadores traen el marisco y el pescado azul reconocido por la Denominación de Origen Pescado Azul de Tarragona. El barrio de pescadores, “el Serrallo”, es uno de los más típicos de la ciudad, donde se pueden encontrar restaurantes que ofrecen una cocina basada en los productos frescos del mar.

El plato más típico de Tarragona es la cazuela de romesco, de la cual se hace un concurso cada dos años durante la festividad de Santa Tecla. También la famosa paella marinera, el arroz negro, el pescado a la plancha o frito, el arrossejat, los fideus rossejats (arroz y fideos dorados, respectivamente) y otras muchas recetas creativas y de vanguardia.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.