Inicio Gastronomía El rincón de los enófilos

El rincón de los enófilos

133
0

Todo aquel que se considere buen amante y conocedor de los vinos merece tener un espacio. Pero no uno cualquiera. Uno en el que deleitarse entre denominaciones y etiquetas. Uno donde tan solo los enófilos sabrán realmente lo que buscan.

Reencuentros, cenas de empresas, reuniones familiares o despedidas de año. Estos son solo algunos eventos en los que, sin duda alguna, encontrarás al menos una botella de vino encima de la mesa. Y es que, según parece, sus sorbos y aromas están y estarán siempre unidos a la felicidad, a la desconexión y a la risa.

Sin embargo, no siempre nos podemos permitir dejar de lado nuestras obligaciones para perdernos en tiendas especializadas y buscar, sin prisa, el vino ideal para esa ocasión. Por este motivo, y gracias a la magia de Internet, cada vez son más las tiendas online de vinos que nos dan la oportunidad de hacer nuestras compras sin salir de casa o, incluso, desde el trabajo si el ajetreo diario no nos permite una sola pausa.

Es el caso de la empresa Compra-Vino, una tienda online que ofrece, desde el año 2013, sus servicios a través de una web en la que estamos seguros de que encontrarás el vino que más se ajuste a tus necesidades de entre los más de 2.000 que ofertan. Y no solo eso. Además, cuentan con una experiencia de más de 20 años en la distribución de estos productos, envíos a toda Europa y, como no, una página web a la que se puede acceder en español, inglés o portugués.

El vino y sus variedades

A la hora de comprar un vino hay que tener muy en cuenta cuáles son los mejores según calidad-precio. Aunque eso no es todo. Para conocer bien este mundillo, no basta con saber diferenciar entre vino tinto y vino blanco, pues cada uva esconde muchos más matices. Es por ello que, antes de lanzarnos a la aventura, es recomendable hacer alguna visita a un blog de vinos y hacernos así una mejor idea de lo que buscamos.

En cuanto a las variedades, hay muchísimas, tantas que no cabrían en este post. Por ello, hemos seleccionado algunas de las más comunes y estamos seguros de que, si consumís vino a menudo, conoceréis más de una.

Vino tinto Merlot. Esta variedad es una de las más conocidas en todo el mundo. Su producción se localiza en lugares como Francia, Chile, California y Australia y se caracteriza por su suavidad y el aroma a frutas.

Vino blanco Chardonnay. No nos creemos que no lo conozcas. Al menos has tenido que oír hablar de él. Es una variedad que encontramos principalmente en Estados Unido, aunque también en otros lugares del mundo. Su versatilidad a la hora de combinarlo con diferentes platos es lo que hace que su sabor sea tan especial.

Vino rosado Merlot Rose. El país más romántico del mundo, la vecina Francia, es uno de los principales productores de este vino, junto con España. Ideal para aquellos que no toleren los vinos fuertes. Con un toque refrescante, es ideal para tomar algo en una terraza con los amigos.

¿Qué cocinamos hoy?

Para terminar este post, os dejamos una receta que podéis practicar estos días en casa para preparar alguna cena especial y acompañarla con un buen vino. Pero no cualquiera. El específico para ese plato. Así que antes de ponerte a comprar un lote de vino, descubre cuál es el vino que mejor se adapta al solomillo de ternera al horno.

Para elaborar esta receta, necesitaremos solomillo, 700 gr de cebolleta, sal y pimienta, un chorreón de brandy, 50 ml de nata líquida para cocinar, zanahoria y aceite. Por ahora parece sencillo, ¿no?

A la hora de elaborarlo, lo primero es colocar la carne en forma de chateaubriand y atarla con un hilo para que se cocine de manera uniforme en el horno. Tras esto, hay que dorarlo en una sartén con aceite de oliva, asegurándonos de que toca todas las caras.

A continuación, lo pasamos a una fuente y de ahí al horno, que estará a 180 grados durante aproximadamente 20 minutos. De esta forma, quedará sonrojado. Eso sí, el tiempo de cocción dependerá de los gustos de los comensales. Una vez hecha la carne, se tapará con papel de aluminio para que repose y mientras haremos la salsa.

Elaborar la salsa. Cortamos la pieza de carne y vamos dorando los cachos en la sartén. Junto a ellos vamos colocando la cebolla y la zanahoria durante 10 minutos, dejando que todos los ingredientes se doren. Añadimos el brandy hasta que reduzca y luego la nata líquida con los jugos de la carne. Tras colarlo le damos un último toque al conjunto y ya tendríamos el plato. Sencillo y rico.

Ahora lo más difícil. ¿Con qué vino lo conjugamos? La opción que mejor queda para este tipo de carne es un vino tinto que tenga bastante cuerpo, como es el caso del Merlot o Cabernet.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.