Inicio En portada Mallorca, sorprendente no solo en verano

Mallorca, sorprendente no solo en verano

1904
0

Es una de las islas preferidas de las Islas Baleares, y no es para menos. Sus calas, su ambiente nocturno y el clima tropical que desprende hacen de Mallorca un destino único que, gracias a sus buenas temperaturas, puedes disfrutar en cualquier época del año.

La isla de Mallorca es uno de los principales reclamos para el turismo nacional e internacional en los meses de verano. Su clima cálido, sus playas, sus calas escondidas (cada una de ellas te dejará sin palabras) y sus restaurantes hacen a cualquiera que viaja hasta allí desconectar por completo. Ese es el objetivo para muchos en verano, aunque también en otros meses, como abril, mayo, septiembre u octubre, es un remanso de paz que te ofrece todo eso y más.

Son meses en los que hay menos demanda y eso se traduce en precios más bajos y reservas hoteleras más sencillas. Se puede encontrar con más facilidad, por ejemplo, una habitación en algún hotel boutique de Mallorca. Nosotros os recomendamos la Posada Terra Santa. Esta se encuentra en el corazón de la isla, en Palma de Mallorca, y cuenta con un patio medieval que te transportará, dicen ellos, a la Verona de Romeo y Julieta. La posada es en realidad una antigua mansión: la de los Barones de Boixadors.

Todo lo que tienes que ver si viajas a Mallorca

Alojarse en el Hotel Posada Terra Santa está muy bien, sobre todo si lo enfocamos de la manera correcta. Un espacio en el que descansar tras un duro día recorriendo una de las islas más bonitas de España. En función de los días que tengas pensado pasar allí, puedes dividir el itinerario de una forma u otra. Por ejemplo, pasando más o menos tiempo tirado en alguna de sus playas o calas. Lo que puedes dejar de hacer, independientemente del tiempo que vayas a Mallorca, es dejar de ver los siguientes lugares.

Palma de Mallorca. Si te lo tomas en serio y cuentas con transporte privado, en una mañana puedes haber visto lo principal de la ciudad. Incluso, haber disfrutado de una buena comida típica frente al mar. La Catedral de Palma es sí o sí una parada obligatoria en la isla. De estilo gótico, es seña de identidad de la ciudad. Junto a ella, os recomendamos echar un vistazo al castillo de Bellver, la Lonja de Palma y los jardines del palacio de Marivent. Y, si llegáis sin haber desayunado, parad en Ca´n Joan de s´Aigo.

Alcúdia. Con 30 kilómetros de costa, este destino llama la atención principalmente por eso, por sus playas y sus calas, que son de una belleza singular. Además, la zona cuenta con un parque acuático y un mercadillo tradicional, para quien les guste ver puestos. Se llama Alcúdia Market y lo encontrarás pegado a las murallas de la ciudad.

Deià. Muy cerquita de Palma, a tan solo 30 kilómetros, se encuentra este pueblo de la sierra de Tramontana. Su fama se debe, principalmente, al carácter bohemio y tranquilo que desprende. Calles de piedra, autores de libros tan famosos como ‘Yo, Claudio’ o un mirador, el de Son Marroig, que te dejará sin aliento. Ninguna cámara será capaz de captar tanta belleza.

¿Y si quiero tomar el sol en Mallorca?

Ya hemos hablado de algunos pueblos que no te puedes perder, pero también hay que ir a disfrutar del sol y sus ricas playas de arena blanca. Aquí os señalamos algunas, aunque seguro que, perdiéndoos por la isla, encontráis muchas más. De ser así, dejadlas anotadas en los comentarios de este post para que otros viajeros apasionados puedan disfrutar también de esos lugares.

Cala D´or. No hay quien no sepa de esta cala, una de las más famosas de Mallorca. De ambiente familiar, sus aguas turquesas atraen a millones de turistas al año. A pesar de estar bastante masificada en los meses de temporada alta, merece la pena parar un rato y darse un baño.

Cala Pi. No tan conocida como la anterior ni tampoco tan fácil de acceder. Esta cala, conocida también como la Cala Pino, se ubica entre dos acantilados de unos 20 metros de altura y cuenta con tan solo 50 metros de ancho.

Cala S´Almunia. Si vas a visitarla, no te dejes las deportivas en el hotel. Llegar a su orilla supone pasar por las rocas o unas plataformas de cemento. El coche, además, tendrás que dejarlo alejado y llegar a ella a pie. Sin duda, una cala azul que enamora a cualquiera.

Playa Formentor. Más usual que las calas, es una playa cercana al Puerto de Pollença y que es considerada una de las mejores de la isla. Mucha afluencia de bañistas, aunque también una arena fina que tus pies agradecerán. El hecho de que sus aguas no sean nada profundas, convierten este lugar en uno de los preferidos por las familias que viajan con niños pequeños.

Comer en Mallorca

Tenemos dónde dormir y qué cosas ver, pero nos falta lo que, a mi parecer, es lo más importante: la comida. Y es que no hay nada mejor que conocer a los habitantes de una zona, y la zona en sí, a través del paladar. Para ello, prueba estos platos y luego nos dices qué te han transmitido y a dónde te ha llevado su sabor.

Arròs brut. Emblemático de Mallorca, es un arroz caldoso que obtiene su sabor a través de la combinación de varios tipos de carnes, entre ellas, pollo y conejo. Además, la receta cuenta con guisantes, judías verdes, cebolla, azafrán y, sobre todo, arroz. En función de la época del año en la que viajes, podrás encontrarlo o no con setas. Su sabor, completamente diferente a cualquiera que hayas probado antes, mezcla especias como la nuez moscada y la canela.

Coca de Trampó. Es, como su propio nombre indica, una coca salada con una base similar a la pizza. Sencilla a más no poder, por encima se coloca la ensalada de trampó y después se cuece. ¡No hay más misterio!

Caracoles. Plato estrella en muchos restaurantes, no te vayas sin probarlos (por muy reacio que hayas sido a ellos). Acompañado de Ali oli, su caldo es un manjar.

Ensaimada. ¿Nunca te han traído una ensaimada de Mallorca? Entonces no son tus amigos. Mucho más que famosas en Mallorca, las hay vacías, rellenas de nata, de chocolate, de crema o de cabello de ángel… ¡También de turrón! Si estás pensado en llevar algo a tus seres queridos, no dudes y coge una ensaimada (o varias pequeñas).

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Artículo anteriorCastilla y León: un tesoro cultural para España
Artículo siguienteSector turístico se recupera con creces en 2022 tras dos años para el olvido
Redactora Jefe, periodista de corazón y pasión, con infinitas ideas en constante ebullición. Sobre todo, es la que cuida a los clientes para facilitarles su participación en nuestra revista de viajes y turismo por España y Portugal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.