Inicio Viajes, rutas y destinos por España Cantabria Los primeros ecos de la Berrea

Los primeros ecos de la Berrea

21
0

En los primeros días de octubre, los bosques de la comarca de Saja-Nansa tienen algo diferente. Desde su posición, se oyen los sonidos del ancestral ritual de la Berrea.

El amanecer y los atardeceres son los momentos clave. En ellos, los ciervos machos luchan entre ellos para ganarse el favor de las hembras. El estremecedor sonido de los berridos de los machos unido al violento choque de sus cornamentas, hacen de este ritual uno de los momentos más espectaculares en la naturaleza. En esta época, los machos lucen sus mejores cornamentas.

Además, si no se llega a tiempo a la berrea, se puede disfrutar de otro acontecimiento de gran tradición en la comarca. El último domingo de octubre se celebra la Feria y Concurso Exposición Monográfica Regional de Ganado Vacuno de Raza Tudanca en Ruente. Esta feria ganadera es una de las más tradicionales de la región. Asimismo, se celebra cuando el tupido bosque de la reserva se envuelve en tonos rojos y ocres, ofreciendo una visión casi mágica del paisaje.

Más allá de la Berrea

El final del verano es una de las mejores épocas para visitar la Reserva Nacional de Caza y alguno de los pueblos que están integrados dentro de este paraíso natural. Uno de los más emblemáticos de la comarca es Bárcena Mayor. A él se accede por la carretera que atraviesa el valle de Cabuérniga. También se puede llegar al mismo desde la zona de Campoo a través del Puerto de Palombera. Bárcena Mayor se encuentra a orillas del río Argoza, que lo atraviesa y el que es posible cruzar a través de un antiguo puente de piedra.

La aldea conserva aún el ambiente típico de su remoto origen, que algunos datan en el siglo IX. Situado entre montañas y en zona de tránsito entre el valle y la meseta, todavía quedan restos de la antigua calzada romana, aunque los primeros datos históricos se remontan a la Edad Media. El peculiar conjunto arquitectónico de Bárcena Mayor es muy concentrado y denso y tiene una estructura rectangular.

El pueblo está atravesado por dos calles principales de este a oeste y varias callejas perpendiculares; dentro del conjunto hay varias plazas y en una de ellas un antiguo lavadero, donde hasta no hace muchos años aún se podía ver a las mujeres de la aldea con las grandes palanganas de zinc llenas de ropa.

La Iglesia de Santa María

La iglesia de Santa María es del siglo XVII y en ella destaca el retablo barroco-decorativo del XVIII. A las afueras del pueblo, monte arriba, existe una pequeña ermita dedicada a la Virgen del Carmen. Bárcena Mayor está rodeada de un paraje natural único de bosques, pequeños ríos y praderías, que se pueden recorrer por las diversas sendas que salen desde el pueblo. En la época estival, es posible darse un chapuzón en alguno de los pozos del río Argoza, de frías y cristalinas aguas. En los últimos días de septiembre, los venados de la Reservan inician su cortejo nupcial y se acercan a las partes más bajas de los montes, iniciando el ancestral rito de la Berrea.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.