Redacción

Haz tus compras de Navidad en la Gran Vía madrileña

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

 

Si hay una estampa característica de la Navidad en todas las ciudades de nuestro país, esta es sin duda la que representa el trasiego de bolsas, lazos y abrigos en un vaivén sinfín de compras, regalos y cenas. Eso sí, aunque el fervor comprador de estas fechas es patente en casi cualquier calle de nuestra geografía, hay un lugar que simboliza como ningún otro el espíritu que caracteriza a este período. La emblemática Gran Vía madrileña, fuente inagotable de pasajes y encuentros a lo largo de todo el año, se convierte en estas fechas en la milla de oro española por excelencia.

 

Cada año que pasa, la Gran Vía de la capital se confirma como centro neurálgico de las compras navideñas para miles de españoles que buscan saciar sus deseos más ansiados en medio de un gran baño de masas poseído por los efluvios de la Navidad. En este sentido, atraídos también por la gran variedad de hoteles en Madrid, los visitantes de la ciudad aprovechan para quedarse unos días a disfrutar de los placeres más característicos de la capital española. Ya sea en un hotel de cuatro estrellas o en un hotel de lujo o de los múltiples tipos de alojamiento que ofrece la ciudad, jóvenes y familias de todas las partes del país encuentran su paraíso navideño en las calles de Madrid.

 

Y aunque Gran Vía no es ni mucho menos el único rincón de la capital que merece la pena explorar, lo cierto es que pocas como ella resumen tan bien el pasado y el presente de esta ciudad. De hecho, si Gran Vía existe hoy tal y como la conocemos, es precisamente como resultado de la voluntad de aquellos que entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX trataron de dotar de sólidos vasos comunicantes las dos almas de la ciudad. La principal misión de la que hoy es considerada una calle histórica de incomparable relevancia en la capital, no era otra que abrir el abarrotado centro histórico del período decimonónico con los nuevos horizontes que imponían los nuevos barrios más cosmopolitas de la ciudad.

 

Gran Vía de Madrid

Gran Vía de Madrid

 

Inauguradas las obras por el monarca Alfonso XIII el 4 de abril de 1910, la Gran Vía ha sufrido a lo largo de su historia diversas fases que la han convertido en un compendio que resume la historia contemporánea de la capital. Bautizada, además, con varias denominaciones diferentes, su consagración oficial como “Gran Vía” no llegaría hasta 1980, a pesar de que este vocablo ya gozaba de gran popularidad desde al menos una década antes. Por otra parte, en su ecléctica arquitectura duermen también los recuerdos indelebles de la guerra civil española. Como eje vertebrador de una ciudad que se mantuvo leal al gobierno republicano hasta bien avanzado el conflicto, Gran Vía fue cambiando de nombre mientras testimoniaba algunos de los sucesos más recordados del mismo. A su vez, no muchas décadas más tardes, la misma avenida sería testigo privilegiado de la Movida madrileña, al ritmo que cines, teatros y musicales la poblaban crecientemente de una floreciente vida cultural. Estas singularidades, sumadas a la abundante oferta de establecimientos comerciales de todo tipo, la han erigido sin duda en destino privilegiado del invierno metropolitano.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vive tu sueño en Italia

¿Te atreves?

Ven a disfrutar de los Itinerarios más bellos del pirineo

Más propuestas