Inicio Viajes, rutas y destinos por España Cantabria La cueva El Soplao

La cueva El Soplao

5
0

La ruta hacia la cueva de El Soplao parte de San Vicente de la Barquera. A través de la carretera nacional, este camino va paralelo a la cosa. A su paso deja a la derecha dos pequeñas poblaciones. La primera y más destacada, perteneciente al municipio de San Vicente.

Si llegamos al municipio de Val de San Vicente es que vamos bien encaminados. Separado de Asturias por el río Deva, sus desembocaduras alcanzan el mar por las ensenadas de altas riberas conocidas como Tina Menor y Tina Mayor. Además, este municipio es de paso obligado hacia Liébana y los Picos de Europa. En total lo componen 14 núcleos de población, de los que hay documentos medievales del siglo XII.

Los espacios y ecosistemas costeros dotan al municipio de un elevado valor natural. Asimismo, las sierras planas han dado lugar a fuertes escarpes como el acantilado de la sierra de Gerra en el pueblo de Prellezo.

De hecho, otro conjunto de interés natural se encuentra en esta zona. Las playas de Berellín y el Sable son rincones insólitos para disfrute del visitante. La proximidad visual de las grandes montañas de la Comarca y de los Picos de Europa provoca un contraste indescriptible.

De camino a El Soplao

Una vez pasado San Vicente de la Barquera se empiezan a divisar una especie de fiordos profundos. Antaño, salvaban los pasos de barca de Unquera y Pechón. Desde el pueblo de Pesués se puede ir de una Tina a otra, a través de una serpenteante carretera que sigue el abrupto litoral hasta el pueblo de Pechón y a sus recoletas playas, para salir por el lado opuesto hasta Tina Mayor y Unquera.

La ruta para llegar a El Soplao se interna en el interior de Val de San Vicente, en torno a los cursos bajos de los ríos Nansa y Deva. Es aquí cuando localizamos los primeros pueblos del itinerario: Muñorrodero y Luey. De aquí se puede tomar un desvío a través de una carretera comarcal para llegar a Abanillas y luego Estada, donde destaca su famosa torre defensiva del siglo XIII. Para seguir hacia nuestro destino tenemos que llegar hasta Camijanes.

Una ruta llena de encanto

De nuevo en la carretera general, el camino se bifurca. A la izquierda Bielva, donde hay que ver su iglesia gótica y su conjunto de casas escudadas. A la derecha, Cades. En esta pequeña aldea se puede visitar su antigua ferrería que data del siglo XVIII. Hoy en día, se ha convertido en un museo que se puede visitar para recordar el oficio de ferrero, que en su día tuvo tanta importancia en la comarca de Saja-Nansa.

Si volvemos, una vez más, a la carretera general la ruta se desvía a la izquierda hasta llegar al pueblo de Rábago. Aquí encontramos ya la entrada a la cueva El Soplao. Situada entre los municipios de Valdáliga y Rionansa, es conocida desde finales del siglo XIX debido a la explotación de las minas de La Florida.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.