Inicio Gastronomía Actualidad La anguila ahumada y sus posibilidades en la cocina

La anguila ahumada y sus posibilidades en la cocina

451
2

La gastronomía del Delta del Ebro tiene entre sus productos más mimados la anguila. Este tipo de pescado, poco conocido en gran parte de España y Europa, se ha popularizado en los últimos años. Con un sabor especial y una y mil formas de prepararlo.

La anguila ahumada y sus posibilidades en la cocina
La anguila ahumada y sus posibilidades en la cocina

Pero esta no es la única forma que tienes de probar este manjar. Como casi todo en el Siglo XXI, se puede comprar por Internet. La empresa Angulas Roset, puede echarte una mano si lo que quieres es disfrutar de la anguila de una y mil formas diferentes.

Con muchos años de experiencia, más concretamente desde el año 1955, Angulas Roset se encarga de preparar su propia anguila. Ellos mismos son quienes se adentran en las aguas para pescarlas cuando aún son alevines (angulas) y, después, las ahúman. De esta forma, quieren dar a conocer las cualidades culinarias de este producto del Delta del Ebro tan poco conocido en otros puntos del país.

Los misterios de la anguila

La anguila ahumada es considerada como uno de los mayores manjares gastronómicos a nivel mundial. A pesar de que, hasta hace pocos años, su demanda no era tan llamativa, ahora no para de crecer. Al aumentar su consumo, son cada vez más los formatos en que aparece. Así, podrás consumirla de muchas formas distintas.

Pero lo que queremos explicar en este apartado es una técnica que se remonta a tiempos ancestrales. Casi tanto como la desación o la famosa salación. Y es que ahumar un producto no es tan fácil como parece.

Este proceso de conservación se puede hacer tanto en frío o en caliente, algo que desconoce mucha gente hoy en día. Para empezar, hay que limpiar en profundidad la anguila. Es decir, no vale hacerlo deprisa y corriendo. El producto necesita algo de mimo.

Cuando hayamos hecho esto, hay que agregarle sal y ahumarlo, preferentemente, en hornos tradicionales. Como consejo, hacerlo con madera de olivo le aportará un valor insuperable y diferenciador. Este proceso en anguilas suele realizarse entre los 90 y 95 grados centígrados y durar aproximadamente 90 minutos. Una vez se dan por finalizados esos minutos, las anguilas permanecen en el horno a baja temperatura.

Las recetas más sabrosas

Si conoces las anguilas, sabrás que son muy buenas compañeras de las ensaladas y un producto de fácil tratamiento. Pero no queremos que te quedes solo en acompañarlas de un poco de lechuga. Vamos a mostrarte una serie de recetas con anguila ahumada que te sorprenderán.

La anguila es cada vez más popular en la alta cocina y es fácil degustarla en muchos restaurantes que cuentan con estrella Michelín.

Medallones de anguila ahumada con remolacha y salsa de yogur. Esta propuesta fácil de elaborar es ideal para una cena rápida. Para realizar la salsa de yogur, necesitamos un yogur natural, medio diente de ajo, zumo de medio limón y cinco hojas de hierbabuena. Elaborarla no es complicado, ya que nos valdrá con saber usar la batidora. En ella incorporaremos todos los ingredientes hasta que queden totalmente integrados.

Para el resto del plato, lo primero es preparar la remolacha. Lo haremos cortando el producto en rodajas que no sean ni muy finas ni muy gruesas. Después, las cocinaremos a la plancha con algo de aceite y, con la ayuda de un molde, tan solo hay que prensar la remolacha y sacar el jugo.

Con esto ya llegamos al emplatado. Aunque se puede hacer a gusto del consumidor, te recomendamos alternar los medallones de anguila ahumada y remolacha para que quede más bonito.

Canapés de anguila ahumada. Si estás a punto de celebrar un cumpleaños y no sabes muy bien qué hacer para tus invitados, te recomendamos unos canapés de anguila ahumada para ir abriendo el apetito. Fáciles de hacer, no te quitarán mucho tiempo y tus familiares lo agradecerán.

Para elaborar esta sencilla receta, necesitamos pan de barra, queso de untar, nueces y filetes de anguila ahumada. El primer paso será cortar las rebanadas de pan en trozos no demasiado grandes y tostarlas un poco por ambos lados.

A continuación, untamos cada rebanada de pan con un poco de queso y colocaremos con cariño la anguila. Debemos intentar que quede estéticamente perfecto, ya que solo tiene un paso más. Este es añadir una nuez a cada canapé. Y con esto ya tendríamos nuestra receta.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

2 Comentarios

    • Muchas gracias por dejar tu opinión en los comentarios. Seguro que a más de uno le vendrá bien saber que cocidas están también riquísimas! Un saludo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.