Inicio Turismo y Aventura Jordania, Tierra Santa

Jordania, Tierra Santa

44
0

La geografía de Jordania cuenta con múltiples referencias bíblicas que pueden ser visitadas como parte de una ruta turística general o específica religiosa. Por este motivo, os presentamos una ruta por sus principales enclaves bíblicos. 

 

Cóctel de sensaciones, el Reino hachemita de Jordania destaca por su singular belleza y por la multitud de planes que ofrece. Desde aventura en el desierto de Wadi Rum, hasta la cultura de lugares emblemáticos como Petra, son solo una pequeña parte del encanto que se puede respirar en Jordania.

A su vez, y para hacer de éste un destino más atractivo si cabe, el turismo religioso es otro de los ejes fundamentales en el país. Esto se debe a que cuenta con una importante cantidad de enclaves bíblicos, que lo convierten en parte fundamental de Tierra Santa y lugar de peregrinación.

Enclaves religiosos de Jordania

Para los turistas religiosos, la zona de Betania se erige como destino fundamental, formando parte de la antigua ruta de peregrinaje cristiano entre Jerusalén, el río Jordán y Monte Nebo. Y es que esta tierra fue testigo del bautizo de Jesús, tal y como certifican múltiples referencias en los textos bíblicos. Además, recientes descubrimientos arqueológicos parecen indicar que fue uno de los primeros lugares de oración cristianos de todo el mundo.

Otros puntos de interés

Otro punto de interés es el Monte Nebo, enclave desde el cual Moisés divisó la Tierra Prometida de Canáan, y donde murió y fue enterrado. Asimismo, se trata del lugar santo más venerado en Jordania y cuenta con un santuario del siglo IV para conmemorar la muerte de Moisés.

La ruta turística y religiosa también invita a descubrir Anjara, conocida como la iglesia de la Virgen de la Montaña. Se trata de una cueva que es venerada por tratarse del lugar en el que Jesús y su madre paraban en sus viajes. Un recorrido que abarcaba las ciudades de Decápolis, Betania de Transjordania y Jerusalén.

Siguiendo la Carretera del Rey, la ruta nos lleva hasta Madaba. Aquí se puede admirar el mapa de mosaicos bizantinos del siglo VI que muestra la ciudad de Jerusalén, además de otros lugares sagrados. Desde esta ciudad, el visitante puede dirigirse al sur para contemplar las ruinas del castillo de Herodes.

El siguiente enclave es el Mar Muerto, donde se encuentra la cueva de Lot, el lugar donde, se presume, él y sus dos hijas vivieron tras escapar de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Asimismo, es posible contemplar la estatua de su mujer, quien se convirtió en sal tras volver la vista atrás hacia la ciudad en llamas.

Por último, y de regreso al norte, el turista religioso podrá visitar Gadara (la moderna Umm Quais), donde Jesús llevó a cabo uno de sus milagros menos conocidos, cuando convirtió a unos forajidos en una piara de cerdos.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.