Inicio Miscelánea La importancia de un buen hosting para una web de éxito

La importancia de un buen hosting para una web de éxito

1913
0

Explicamos cuándo puede ser útil utilizar un hosting gratuito y cuando es necesario pagar para un proyecto profesional

El hosting se ha convertido en una de las palabras más utilizadas en los últimos años en el mundo de internet. De ser un término ajeno a la mayoría de los usuarios, hoy en día el hosting forma parte de nuestro vocabulario y muchos ya conocen que es el servicio que posibilita alojar una página web en la nube. Para hacerlo, el hosting web lo que hace es alojar los contenidos de la web o el correo electrónico, haciendo factible que la página pueda ser visitada por cualquier usuario conectado a la red.

Debido a que juega un papel central en internet cuando cae el hosting web cae la página web por completo, lo que imposibilita el acceso a la misma. Por ello, las empresas especializadas en el almacenamiento web invierten grandes cantidades de dinero y de recursos en minimizar este tipo de episodios, creando a su vez sistemas y backups que garanticen el servicio entre los clientes que contratan su alojamiento web.

A la hora de escoger un hosting u otro, el usuario tiene varias opciones. Para lo menos expertos, el primer pensamiento que tendrá en la cabeza será el de utilizar un hosting gratuito. Puede ser una opción interesante, pero depende del caso, ya que este tipo de servicio tiene unos límites muy grandes y no son adecuados para determinados proyectos.

hosting web
Hosting web lo que hace es alojar los contenidos de la web o el correo electrónico

¿Cuándo usar un hosting gratuito?

Esta opción de alojamiento web puede ser aconsejable cuando carecemos de presupuesto y no podemos invertir nada de dinero. En ese caso, podemos acudir a alguna empresa que ofrezca esta opción gratuita y utilizarla para subir nuestro contenido y ser visibles en internet.

Sin embargo, hay que tener en cuenta sus limitaciones y tener claro que, en caso de que estemos inmersos en un proyecto profesional, es mejor esperar un poco, ahorrar y utilizar una opción de pago, aunque sea la más económica, ya que tendrá más opciones y a la larga nos ahorrará mucho trabajo.

Otro caso en el que puede ser interesante usar un hosting gratuito es cuando estamos haciendo pruebas y queremos experimentar alguna idea sin querer que nos cueste nada de dinero. En esos casos tener un hosting gratuito podría ser útil. No obstante, siempre tendremos que tener en cuenta las limitaciones, que son muchas, de este tipo de alojamientos web.

Por un lado, tienen un espacio web muy limitado, en ocasiones no llega a 1GB, por lo que sí se están pensando en hacer más grande el proyecto con el paso del tiempo no es una opción recomendable. Otra limitación es que este tipo de alojamiento soportan muy poco tráfico, por lo que es muy frecuente que la página quede inhábil varias veces al día si tiene un tráfico decente.

Una “precariedad” que también se traslada a la velocidad de carga de la misma, que es muy lenta, lo que facilita que los usuarios salgan de la misma y opten por otras opciones más rápidas.

Por todo ello, esta opción es solo aconsejable en los casos en los que queramos hacer pruebas o no tengamos nada de dinero. Pero, incluso en esta situaciones, habría que pensárselo muy bien, ya que las limitaciones de estos hosting son tan grandes que en ocasiones no compensa.

Ventajas de un hosting de pago

Por el lado contrario, los hosting de pago siempre ofrecen más que uno de pago. Por un lado, dará más recursos, más espacio, más memoria, más número de conexiones y más soporte técnico que uno gratuito. De hecho, en los gratuitos el soporte técnico suele ser inexistente y si es para practicar puedes verte en situaciones en las que no vas a poder continuar.

Otra opción muy valorable para trabajar con un hosting de pago es que suelen hacer copias de seguridad que los gratuitos no ofrecen. Esto es algo muy importante porque puede salvar a los desarrolladores de más de un problema cuando la web sufra un daño, por un descuido probablemente, después de meses de trabajo sin haber realizado ninguna copia de seguridad.

Otra ventaja es la capacidad de almacenamiento y la velocidad de carga de la página web. Cuando se utiliza un hosting de pago las caídas temporales son anecdóticas. Además, cualquier cambio o desconexión temporal del servidor por cualquier motivo es anunciado con anterioridad para que nunca pille por sorpresa.

Por todo ello, sin ninguna duda, el hosting de pago es la mejor opción. Sobre todo ahora donde existe una gran oferta de portales que ofrecen servidores a unos precios muy económicos y que, con ofertas, pueden ser de 3 o 5 euros al mes.

Artículo anteriorPractica surf, practica bienestar
Artículo siguienteVelada: la primera App que revoluciona la búsqueda de propuestas gastronómicas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.