Inicio Viajes, rutas y destinos por España Asturias Escapada a Gijón, una joya en el norte

Escapada a Gijón, una joya en el norte

1755
0

¿Existe alguien que pase unos días de verano en el norte de España y no quiera volver? No sabemos si será por su gastronomía, sus playas o sus espacios abarrotados de naturaleza, pero a Gijón siempre se vuelve.

Se acerca el buen tiempo, los mejores meses para empezar a organizar una escapada a una de las ciudades más bonitas de nuestro país y muy recomendada para quienes buscan unos días de playa, naturaleza y tranquilidad. De hecho, son muchos los que estos días reservan una habitación en un hotel en Gijón antes de que se agoten.

Asturias es, cada año, una de las Comunidades favoritas a la hora de escoger dónde ir de vacaciones. Y no es para menos. Su gastronomía, sus playas escondidas entre la maleza y sus paisajes son capaces de enamorar al más reacio. Además, las temperaturas allí son un soplo de aire fresco en meses como los de julio o agosto.

Dónde alojarse en Gijón

Si es la primera vez que viajas a esta ciudad asturiana o quieres probar un lugar diferente y más exclusivo en el que alojarte, entonces te recomendamos que disfrutes de tu escapada durmiendo en el hotel Silken Ciudad Gijón

Este hotel, de 4 estrellas y con una llamativa fachada acristalada, está valorando como uno de los mejores de la ciudad y está ubicado en el que es, a día de hoy, centro neurálgico. Además, los amantes de la playa que se alojen en él, estarán de suerte ya que la playa de Poniente o el Cerro de Santa Catalina están a apenas 10 minutos de distancia andando.

Eso sí, si no te quieres quedar sin habitación para este verano, entonces ve marcando ya su número de teléfono. Y es que, a pesar de tener 134 habitaciones, el hecho de que estén totalmente equipadas, haya un spa y tenga restaurante hace que esos cuartos vuelen.

Qué ver en Gijón

Imaginamos que aunque tu idea sea alojarte en un hotel en Gijón con spa, dedicarás al menos una cuarta parte del viaje a recorrer la maravillosa ciudad. Para echarte una mano con esta tarea, te dejamos en este post una serie de puntos por los que tienes que dejarte ver sí o sí.

La Plaza Mayor de Gijón. Allí se encuentra en Ayuntamiento y es donde encontrarás bares y cafeterías para pasar la tarde tras un día de playa. Además es, por todo esto, la zona más animada de la ciudad.

Parque del Cerro de Santa Catalina. Con unas vistas de infarto, esta zona alta de Cimadevilla, de unos 70.000 metros cuadrados de peñón, da a la playa de San Lorenzo por un lado y el puerto de Musel por otro. Sin duda, uno de los mejores puntos por los que perderse en Gijón. 

Playa de San Lorenzo. Recorrer su paseo marítimo de la mano de tu pareja es un muy buen plan para cuando hayas acabado de cenar. Su playa, de media luna y de 1,8 kilómetros, tiene unas arenas que animan a caminar sobre ellas y un agua cristalina que incita al baño.

La Universidad Laboral de Gijón. Puede que te sorprenda, pero este punto es, para muchos, el mejor de la ciudad. El edifico es el más importante de la arquitectura asturiana del siglo XX y se inspira en el mundo clásico. ¿A ti a qué dirías que te recuerda? Te leemos en los comentarios.

Qué comer en Gijón

Comer en Gijón y, por tanto, en Asturias, es sinónimo de una tripa contenta. Desde luego que allí con hambre no te quedas. Por lo general, los menús (y los platos individuales también) vienen hasta arriba y su sabor es, como todo en el norte, insuperable.

Fabada. Este plato de cuchara quizás no sea recomendable en la cena, pero en la comida es un verdadero manjar. Elaborada con pocos ingredientes (fabes, chorizo, morcilla, lacón, panceta…), aunque todos ellos consistentes y de sabores potentes, es uno de los platos más reconocidos, ya no solo en Asturias, sino a nivel nacional.

Pote asturiano. Algo más ligero que la fabada, es también un plato de chuchara. Esta vez, eso sí, elaborado con berzas, fabes, patata y compango asturiano (solo si se quiere). 

Pastel de cabracho. Generalmente se utiliza como acompañamiento en las comidas y es, como su propio nombre indica, un pastel salado bastante saludable y elaborado con zanahorias, cebollas, huevos nata…

Cachopo. El rey de Asturias es este plato sin duda. Su tamaño (pueden ser fácilmente dos cabezas de tus amigos) hace que se pida normalmente para compartir. Por mucho que lo hagas en casa, te advertimos de que el resultado no será el mismo que si lo comieses allí. Eso sí, también estará rico si usas para su elaboración ternera asturiana, queso de la tierra y jamón serrano. Otra opción es usar cecina.

Carbayón. Sin duda este dulce es de los mejores descubrimientos que ha hecho nuestro paladar a lo largo de su larga vida. Típico de Oviedo, es un pastel pequeño de hojaldre y almendra glaseada. ¡Simple pero delicioso!

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Artículo anteriorDe escapada con mi mejor amigo
Artículo siguienteVuelve el café en grano como alternativa ecológica a las cápsulas
Redactora Jefe, periodista de corazón y pasión, con infinitas ideas en constante ebullición. Sobre todo, es la que cuida a los clientes para facilitarles su participación en nuestra revista de viajes y turismo por España y Portugal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.