Inicio Viajes y turismo por Europa Europa Central y Occidental Drenthe, una mezcla de verdes

Drenthe, una mezcla de verdes

16
0

Al noroeste de Holanda se extienden los dominios de la provincia de Drenthe, un entorno de gran belleza natural. Salpicado de pequeños caseríos tradicionales, esconde un encanto de lo más particular entre sus calles.

 

Drenthe es uno de esos rincones que sorprenden, un lugar en el que se entremezcla la fantasía con la realidad, es una conjunción espontánea, sencilla y brillante. Este armonioso territorio fue república libre de granjeros, de hombres y mujeres fuertemente enraizados a su tierra. Muy lejos quedó esa pobreza rural que antaño caracterizaba a la región. Hoy los campos de Drenthe, sus acogedoras ciudades y los diseminados caseríos se han convertido en un destino turístico de excepción.

A pesar del paso de los años, mantiene el colorido de su paisaje y el perfume a granja, los refrescantes canales de aguas azules y las aspas de sus molinos. Dominan el paisaje los campos de cultivo y bosques, las pequeñas aldeas, antiguos túmulos funerarios, rebaños de ovejas y pastos para el ganado.

Los secretos de Drenthe

En sus vivas ciudades todo surge con tolerancia y diversidad. La tranquilidad y la simpatía son una constante inseparable de sus habitantes. Todo se mezcla con el verde, el agua y las flores, incluso las incansables bicicletas. Esta forma de transporte está fuertemente ligada a esta región, circulan por sus infinitas llanuras a lo largo de numerosos carriles habilitados para ellas.

De sus antiguos pobladores quedan restos de más de 50 megalitos y valiosas piezas arqueológicas, que se exponen en el museo de Borger. También forma parte de su patrimonio las colecciones que se exhiben en Orvelete, un singular museo al aire libre con granjas sajonas y talleres tradicionales. Mientras, Dwingeloo pone su mirada en el futuro desde su observatorio y planetario Planetron.

Igualmente interesante es su patrimonio natural, destaca la cordillera de Hondsrug, entre Zuidlaren y Emmen. También los alrededores de Diever, Dwingeloo y Norg.

De los núcleos urbanos, es la ciudad de Assen la que ostenta la capitalidad de la provincia, reconocida por la tradición de su circuito de velocidad. Y Emmen, en donde se encuentra el zoológico Noorder Dierenpark, que se ha convertido en uno de los enclaves más visitados de Holanda. Sus valiosos hallazgos megalíticos se concentran principalmente en los alrededores de esta ciudad y a lo largo de Hondsrug y en Havelte.

En Drenthe todo es interesante y hermoso a la vez. El viajero tendrá la oportunidad de realizar numerosas excursiones, recorrer las ciudades a pie y en bicicleta, o en cualquier otro medio de transporte. Drenthe, en definitiva, es una porción holandesa que difícilmente se puede olvidar.

Qué ver

En Assen. Ruta de los monumentos megalitos. El circuito permanente de motociclismo Circuit van Assen TT. En la ciudad: el Drent Museum, de la historia local y piezas arqueológicas regionales pertenecientes a la cultura de los Hunebedden. El Museo de Artes Decorativas, el Parque Verkeerspark, dedicado a la circulación vial con mini-automóviles.

En Emmen. La Reserva Natural Noorder Dierenpark, especializada en animales. Posee un acuario de mar, un jardín tropical de mariposas, una sabana africana, elefantes, hipopótamos, un impresionante recinto de tigres siberianos y la Casa Asia , donde se puede admirar una colección de serpientes.

En Hoogeveen. Museo del Vidrio (Glas Museum).

En Ovelte. Aldea-museo con casas del siglo XVI y XVII, granjas y talleres de artesanía. Un monumento vivo de la arquitectura rural en plena actividad.

En Hooghalen. Herinneringscentrum Kamp Westerbork, exposición sobre la Holanda de la Segunda Guerra Mundial.

En Zuidlaren. La ciudad es célebre por acoger el Zuidlaardermarkt, la feria de equinos más grande de Europa Occidental. El acto tiene lugar el día 20 de octubre en la plaza (Brink) principal.

En Barger-Compascuum. Veenpark, un sitio donde se puede disfrutar de un viaje a través del tiempo, desde el pasado, pasando por la edad de bronce, hasta el presente.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.