Inicio En portada De Vigo a Oporto, disfrutando del viaje en autobús

De Vigo a Oporto, disfrutando del viaje en autobús

68
0

 

Son muchas las ocasiones en las que desde España ponemos nuestra atención en distintos destinos de nuestra vecina Portugal y viceversa. Las buenas infraestructuras y excelentes comunicaciones han facilitado un aumento considerable de viajeros en ambas direcciones.

 

Por su proximidad, uno de los destinos más frecuentados por los españoles es la muy coqueta ciudad de Oporto; y a la inversa, nuestros vecinos se decantan por otras ciudades que se encuentran próximas a la frontera como Vigo, Zamora o Salamanca. Es precisamente por la distancia y buena conexión por carretera entre Vigo y Oporto una de las opciones más solicitadas. Poco más de ciento cincuenta kilómetros de distancia entre ambas y conectadas por la excelente autopista A3, cuyo recorrido se viene a realizar muy cómodamente en torno a las dos horas y media de viaje en autobús, muy similar al tiempo estimado en vehículo particular.

 

Es por ello que una de las opciones recomendables a la hora de planificar un fin de semana en alguna de las localidades propuestas, nada más acertado que recurrir a alguna de la empresas que realizan este trayecto por carretera, entre las que se encuentran las compañías Alsa, Autna, Flixbus o Eurolines, todas las opciones en cuanto precios, horarios, servicios, modelos de vehículos se encuentran disponibles en virail, un excelente recurso web para comparar y poder elegir acertadamente aquella oferta que mejor se ajuste a las expectativas del viajero.

 

Pero no solo porque la visita a alguna de ellas ya justifica sobradamente el viaje, también cuando el recorrido se realiza en autobús de pasajeros. La comodidad a la hora del embarque, sin grandes tiempos de espera; poder disfrutar plácidamente del paisaje; ir leyendo; también disponer de Wifi, conversar con otros acompañantes son solo algunas de las ventajas que supone realizar el viaje en este recomendado modelo de transporte. No cabe duda de que el desplazamiento, el trayecto en sí, se convierte en este caso en un aliciente más a sumar en una visita a cualquiera de las propuestas.

 

A destacar del recorrido entre ciudades es el paso fronterizo entre ambos países. El viaje nos sorprenderá con excelentes vistas al atravesar el Puente Internacional, que une los dos márgenes del río Miño, entre las localidades de Tui, en la provincia de Pontevedra y Valença do Minho en Portugal. Igualmente que los paisajes que se irán sucediendo entre las ciudades por las que nos conduce el viaje por carretera, entre las que destacan como más relevantes: Vigo, Porriño, Tuy, Valença, Ponte de Lima, proximidades de Braga, Avidos, Río Tinto y Oporto.

 

 

Vigo, la del mercado de La Piedra (A Pedra)

Punto de partida o destino de la propuesta de viaje, al igual que su homónima Oporto, el puente de Rande, también protagonista de muchos selfies de los viajeros. Pero, intramuros, la ciudad pontevedresa invita a la degustación de sus mariscos en el conocido mercado de La Piedra (A Pedra), en donde recolectoras de ostras y mejillones de la ría gallega exponen sus productos en la misma calle para agradar el paladar tanto de extraños como de locales. Otra de las fotografías a tomar son la excepcionales vistas que ofrecen las cercanas Islas Cíes, uno de los paisajes más espectaculares de Galicia, con magníficas playas, en un entorno natural y unos fondos marinos de excepción.

 

 

Oporto: vinos, puentes y cruceros por el río Duero

Por su parte, la portuguesa Oporto destaca su coqueto casco antiguo, que trepa escalonadamente una colina desde la orilla del río Duero, surcando un recorrido por callejuelas estrechas, algunas con carácter humilde y decadente, en cuyos altos se encuentran una variedad de miradores al río. Muchas de estas terrazas coinciden en los más importantes monumentos, como la Sé o Catedral, pero sin duda algunas de las mejores vistas se contemplan en la cúspide de los elevados puentes que sortean el torrente.

Pero además de las viejas casas portuarias, otro icono que dota de personalidad a la Ribeira, y a la misma ciudad, es la silueta del gran puente metálico Luis I, diseñado por un discípulo del famoso Eiffel. Esta estructura inquebrantable, elevada ya a la categoría de pieza artística, se convierte en una pasarela imprescindible para cruzar el Duero, andando o en coche, y sobre todo para llegar a las famosas bodegas que se apiñan en la otra orilla de río.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.