Inicio Miscelánea Cuándo hay que empezar a usar cremas antiedad y qué beneficios tienen

Cuándo hay que empezar a usar cremas antiedad y qué beneficios tienen

3218
0

A menudo se dice que al alcanzar cierta edad es importante comenzar a utilizar cremas específicas. Pero, ¿cuál es esa edad y cómo pueden ayudar este tipo de cosméticos?

En el mercado hay una muy amplia variedad de cremas de las que podemos hacer uso según nuestro tipo de piel o nuestra edad. Cada una de ellas está compuesta por varios ingredientes que permiten alcanzar determinados objetivos. Las cremas antiedad están formuladas para prevenir o reducir los síntomas del envejecimiento en la piel, por lo que es importante conocer cuándo puede ser necesario empezar a usarlas y qué nos pueden aportar.

Cremas antiedad, ¿cuándo incluirlas en la rutina diaria?

Como es bien sabido, hay un sinfín de cremas disponibles en el mercado y encontrar las adecuadas muchas veces puede ser muy subjetivo, ya que dependerá de varios factores. Lo cierto es que no existe una edad única y definitiva en la cual sea obligatorio o necesario empezar a usar este tipo de cremas, a veces se puede empezar más tarde, otras se aconseja que se comience antes. En cualquier caso, hay muchas cremas antiedad efectivas que nos pueden beneficiar.

En primer lugar, es de suma importancia prestar atención a nuestro tipo de piel y a los signos que ésta comienza a mostrarnos. Se aconseja comenzar a tomar por costumbre el cuidado de la piel, sea en la edad que sea, especialmente en la juventud, para evitar que ésta se vea afectada por los muchos factores que influyen en ella. El clima tanto como las hormonas, pueden condicionar la forma en la cual se muestre nuestra piel, y por lo general, es a partir de los veinticinco años en adelante cuando se empiezan a vislumbrar los primeros signos de envejecimiento en la piel. 

Esto no significa que vayan a aparecer arrugas notorias, pero sí que puede haber una tendencia a mayor sequedad, marcas o líneas de expresión, debido a la pérdida de colágeno, que es la proteína que provee a la piel de la elasticidad tan característica en las primeras décadas de nuestra vida. Como mencionamos antes, no hay una edad estricta en la cual este cambio se genere de forma abrupta, pero sí un rango de edad a partir del cual empieza a hacerse más visible. Por lo general, depende del organismo de cada persona, pero si nos encontramos dentro de ese rango y ya hemos empezado a ver los cambios en nuestra piel, podría ser una buena idea empezar a probar con este tipo de cosmético. 

Cremas antiedad
Cremas antiedad

Los beneficios de las cremas antiedad

Normalmente, para cada rango de edad existen diferentes tipos de productos. A partir de los treinta, las cremas antiedad son mucho más comunes y están formuladas con el objetivo de disminuir los signos, tales como las líneas de expresión. Se le llaman líneas de expresión a las pequeñas arrugas que se producen en los ojos, en las comisuras, a los costados de la nariz. Es importante recordar siempre que los cosméticos no harán desaparecer los pequeños defectos de la piel de manera mágica, simplemente se trata de un complemento para ayudar a recuperar la fuerza o la elasticidad que, lógicamente, puede haber perdido. 

Es habitual encontrar que las cremas antiedad tengan algunos ingredientes básicos, como la vitamina C, que por sus propiedades antioxidantes se ocupen de eliminar las manchas que puedan empezar a aparece. Hace falta mencionar que estos ingredientes no necesariamente se encuentran todos juntos en una misma fórmula. Es importante prestar atención a cada tipo de crema y la composición que ésta tenga, para asegurarse de que sea la que efectivamente estamos buscando.

En cualquier caso, y aunque algunas cremas buscarán corregir ciertos defectos en específico, la función general de las cremas antiedad, es la de darle a la piel la juventud, la suavidad y la elasticidad que ha ido perdiendo con el paso del tiempo, de este modo, se verá mucho más tersa y menos agrietada. Si llegamos a advertir signos de alguna otra afección dermatológica, es decir, aparte de las líneas de expresión, será aconsejable consultar con un profesional para poder encontrar los cosméticos que más se adecúen a nuestra piel en particular. Cada piel es muy distinta de la otra, pero todas merecen un cuidado atento y constante, por lo que la compra de una crema antiedad no debería ser algo para tomar tan a la ligera. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.