Inicio Viajes por el mundo Hallan en la Ciudadela de Chan Chan una colección de estatuas preincas

Hallan en la Ciudadela de Chan Chan una colección de estatuas preincas

99
0

 

Chan Chan es la ciudad de barro más grande de la América prehispánica. El descubrimiento en uno de sus templos de 17 esculturas de madera es de gran importancia, por no tratarse de ídolos ni de guerreros, sino de hombres y mujeres con la función de “dar la bienvenida a la otra vida”. Las efigies pertenecerían al periodo comprendido entre los años 1450 y 1472 d.C., última fase de la cultura Chimú, cuyos territorios fueron conquistados por los incas.

 

Chan Chan, la ciudadela de barro más grande de la América prehispánica, ha sido escenario de un nuevo descubrimiento arqueológico de gran relevancia: 17 esculturas antropomorfas de madera pertenecientes a la penúltima etapa de la cultura Chimú (1100 – 1500 d.C.), cuyos territorios fueron conquistados por los incas.

 

Ubicada frente al mar, en la costa norte peruana (a 570 kilómetros de Lima –Perú-), Chan Chan se extiende en un área aproximada de 20 kilómetros cuadrados y se piensa que llegó a albergar a una población de 100.000 personas aproximadamente. Fue la capital del reino Chimú y de ella partían todos los caminos desde Tumbes hasta Lima. Es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1986.

 

Un gran hallazgo
Los arqueólogos consideran que estas esculturas son el descubrimiento más importante que se ha hecho en Chan Chan, ya que no representan ni a guerreros ni a ídolos. Las efigies, descubiertas en la entrada del palacio Ñain An, la edificación más moderna de la ciudadela, eran las encargadas de darle la bienvenida a todos aquellos gobernantes que pasaban a la otra vida. Representan el paso entre lo profano y lo divino.

 

 

Las esculturas se habrían elaborado entre los años 1450 y 1472 d.C., última fase de la cultura Chimú. El palacio Ñain An es la construcción más moderna que realizaron sus habitantes, tanto que no pudieron terminarla. Las primeras investigaciones revelan que la madera que se utilizó para construir las esculturas fue palto nativo.

 

A diferencia de las figuras halladas en 1997 y 2006, estas piezas de madera muestran gestos humanos. En ellas se distinguen dos tipos de personajes, hombres y mujeres, con distintas peculiaridades. Los primeros tienen la cara pintada de blanco, una gorra alta y portan en sus manos caracoles; por su parte, ellas llevan conchas spondylus (un tipo de concha marina), una gorra baja y pintura color crema en el rostro. Todas ellas estarían “dando la bienvenida a la vida”, a diferencia de las encontradas anteriormente que cumplían la función simbólica de vigilancia.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.