Inicio Viajes por el extranjero Cabo Verde, un oasis de paz

Cabo Verde, un oasis de paz

395
0

Situado en el trópico africano, Cabo Verde es uno de los destinos más paradisíacos del continente. Integrado por quince islas, forma la llamada Maraconesia.

Cabo Verde, también conocida como “la isla de la felicidad” es realmente un archipiélago situado frente a Senegal y bañado por las aguas del Atlántico. Aunque su nombre oficial es República de Cabo Verde, pocos son los que optan por llamar así a este conjunto de hermosas playas, pueblos encantadores y mucha, mucha música.

Cada isla que lo integra tiene unas características significativas. Así que no creas que por ver una, las habrás visto todas. Aunque sí es cierto que si hablas portugués, cualquiera de sus rincones te sirve para practicarlo. Ya sea en un hotel al que has ido a parar de vacaciones con Voyagé Privé o bailando ritmos brasileños en alguno de sus locales.

Cómo llegar

Estas son, sin duda, las dos palabras más buscadas a la hora de planear una escapada a Cabo verde. Y es que llegar hasta alguna de sus islas no es nada fácil. Deberás prepararte para hacer, en algunos casos, más de una escala.

Si sales de Madrid o de cualquier aeropuerto español, olvídate de que llegarás en un vuelo directo a tu destino. Para llegar a Cabo Verde, primero tendrás que coger un avión que te deje en Oporto o Lisboa. Si lo prefieres y te da miedo volar, también puedes desplazarte hasta estas ciudades lusas en tren o coche.

Una vez estemos en Portugal, habrá que coger un avión destino Praia, la capital de Cabo Verde. Este es prácticamente el único aeropuerto que conecta la Península con el archipiélago. Si tu alojamiento se encuentra en esta isla solo tendrás que desplazarte hasta él en coche. La mayoría de las veces es un servicio gratuito que se incluye en la estancia.

Si por el contrario vas a otras islas como Maio o São Vicente, tendrás que coger otro avión. Esta vez, mucho más barato y pequeño, ya que su objetivo es conectar el archipiélago.

Qué ver en Cabo Verde

Cabo Verde cuenta con una gran variedad paisajística. Esto convierte al archipiélago en uno de los lugares más recomendados, independientemente de los gustos de cada uno. Aquí os dejamos una serie de rincones que no os podéis perder.

Praia. Situada en la isla de Santiago, es la capital de Cabo Verde. Con poco más de 130.000 habitantes, es la ciudad más grande de todo el conjunto. Además de tener un puerto que exporta frutas tropicales y café, cabe destacar el Palacio Presidencial o el antiguo Ayuntamiento.

Isla de la Sal. Por su nombre podríamos indicar de qué se trata. Y es que su costa está completamente bañada por playas. De hecho, es uno de los lugares más transitados a nivel turísticos. Con una arena fina, se caracterizan por sus aguas azul turquesa y su oleaje, ideal para practicar surf.

Pico do Fogo. A 3.000 metros de altura, es la cumbre más alta y un volcán que ya ha erupcionado 30 veces desde el siglo XV. A pesar de ello, sus laderas son el sitio escogido por los caboverdianos para cultivar café.

Isla de San Vicente. Aunque toda ella llama la atención, Midelo es su ojito derecho. Conocido popularmente como la “Riviera de Cabo Verde”, se encuentra al norte de la isla y cuenta con edificios coloniales portugueses. Asimismo, y caminando por sus calles, te sorprenderá la coladeira, su baile más sensual.

Gastronomía

La cocina en Cabo Verde es muy variada debido a la influencia que tiene tanto de la cocina portuguesa como de la africana. Incluso, llega a tener toques árabes. Con unas bases de maíz o arroz, su plato estrella es la Cachupa. Se trata de una plato elaborado con su elemento más típico, el maíz. A este le acompañan carne de vaca, pollo, chorizo o tocino, aunque puedes variar los ingredientes según tus gustos. Eso sí, no te olvides de añadir el caldo.

Por otro lado, el café es uno de los imprescindibles en su dieta. Al igual que el desayuno, la comida más importante del día para ellos. Muchas veces acompañan esta bebida con bolachas, una especie de galletas con poco sabor. Esto se debe a que se acompañan con queso de cabra, el verdadero protagonista de este plato.

En cuanto al pescado fresco, priman la caballa o el bacalao. Además, también son muy amigos de los churrascos, ya sean de carne o de pescado.

Desde revistaiberica.com esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés y os animamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios de nuestra página web.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.