Mariam Benitez Espinosa

Écija, la sartén de Andalucía

Écija, la sartén de Andalucía

Sedente guardiana del Valle del Genil, sobresalen entre sus tejados sus once torres que, desde los caminos, se ven como faros que guiaran al viajero.

Écija, la sartén de Andalucía. La ciudad del Sol, abrasadora en verano y cálida en invierno, guarda en sus entrañas los tesoros de las civilizaciones que la conquistaron y ocuparon, y muestra, orgullosa, los vestigios de su historia.

 Mariam Benitez Espinosa

Granada, recreo para los sentidos

Granada, recreo para los sentidos

Reza la leyenda que preside la entrada a esta hermosa plaza española que no hay mayor pesar en el mundo que ser ciego en Granada. Y es que esta ciudad resguardada por los riscos de Sierra Nevada no sólo se visita y se disfruta, sino que se siente y se vive a través de los sentidos.

Granada, dominada por los Palacios Reales de la Alhambra, sustenta un patrimonio cultural incalculable, resultado de las distintas civilizaciones que la han habitado.

 Mariam Benitez Espinosa

Huelva, muelles del Descubrimiento

Huelva, muelles del Descubrimiento

Ubicada en la cuña que forma la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, arrullada por su hermosa ría que enamoró a Colón y aún hoy continúa enamorando al viajero, y mecida entre las doradas arenas de sus playas casi vírgenes que rematan el bramido del Atlántico, destaca sobre las demás ciudades andaluzas por su vocación iberoamericana que mantiene desde el Descubrimiento.

Huelva, muelles del Descubrimiento, pues fueron punto de partida de La Pinta, La Niña y La Santa María. 

Aquí tu publicidad

¿Te atreves?

Más propuestas