informaciondeturismo
 Manuel Linares

Vaqueiros, pueblo maldito, raza orgullosa

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Decir para mi vaqueiros es decir raza, carácter… pueblo. Un pueblo marginado por una sociedad hipócrita que creó unas leyendas negras en torno a los habitantes de unas inhóspitas y agrestes montañas de pobres recursos que vivían, fundamentalmente, de vacas y ovejas. Tantas leyendas e infundios se extendieron sobre ellos que los convirtieron en un mito. Quiero hablar y recoger en unas notas de mancha, color y dibujo, esos recuerdos de infancia como modesto homenaje a un pueblo lleno de orgullo y de coraje que, venciendo todo tipo de adversidades, se impuso a todos los que pretendieron marginarlos y someterlos.

Resuena en mis oídos el seco y metálico clonc, clonc, de los esquilones que llevaban al pescuezo aquellas vacas roxas que, en los amaneceres primaverales, cruzaban los caminos de mi comarca hacia las alzadas de Las Tabiernas o Leitariegos en busca de los pastos de verano, guiadas por unos vaqueiros, a pie o a caballo y con unos enseres elementales entre los que no faltaba la payetsa que hacía, a la vez, de objeto doméstico y de instrumento musical cuando le daban en el mango con la llave de la casa. En las alzadas permanecían los vaqueiros hasta que llegaban los primeros fríos, retornando a sus brañas y dejando al vecindeiro encargado de cuidar las cabañas.

vaqueiros_02

Mucho se ha escrito sobre los vaqueiros: Jovellanos, Acevedo Huelves, Uría Ríu, Canella, Cabal, Caro BarojaAtienza y Miner Otamendi han realizado una especie de guía sobre los vaqueiros junto a pasiegos, maragatos y chuetas como pueblos malditos y cuyo común denominador fue la marginación social a la que se vieron sometidos por quienes les privaban de voz y voto, pues los caciques de los valles fértiles dictaminaban las normas e imponían sus leyes tanto en lo social como en lo económico. A ellos, se sumaba el clero, que privaba a los vaqueiros del derecho a ser enterrados en ataúdes o a superar en la iglesia un lugar señalado por una viga de madera, como existió en la iglesia de Naraval, o una leyenda grabada en la piedra: “de aquí no pasan los vaqueiros”, como aún se ve en el templo de San Martín de Luiña. Cuenta Acevedo que, en algunas parroquias, cuando las vaqueiras traspasaban la viga que servía de valla, en lo que siempre pusieron gran empeño, y se mezclaban con las aldeanas, éstas solían cortarles la ropa con navaja o tijeras y, lo que era más frecuente, unirlas cosiéndoles las sayas.

vaqueiros_01

El paso del tiempo trae a la memoria recuerdos en los que prevalecen aquellas vivencias con influencia del misterio o la leyenda. He nacido y me he criado en un pueblo rodeado de otros pueblos entre los que abundaban las brañas, lugares donde habitan los vaqueiros. Mucho es lo que he oído sobre los orígenes de este pueblo, en gran parte envuelto en fabulaciones, con frecuencia de carácter siniestro, pero, a medida que pasaban los años y fui teniendo conocimiento directo de estos hombres y mujeres e iba visitando sus lugares, me fui sintiendo atraído por sus tradiciones y folklore.De este modo, he tenido el placer de conocer a Rogelia, cuya imagen, recorriendo el mundo con su pandeiro y su payetsa, gritando más que cantando, con esos desgarros guturales, se dibuja en mi memoria. Aquella admirable mujer, todo un símbolo del matriarcado imperante en las brañas, paseó el ardor de su carácter, al frente de un grupo, por Alemania y Cuba. Siento en mí el estruendo de castañuelas, pandeiros y payetsas acompañado de desgarradores jiiius, jiiius, jiiius, en los amaneceres del ocho de septiembre, en la plaza de arriba de Pola de Allande, cuando los vaqueiros atronaban el pueblo en su primera parada de peregrinación a la Virgen del Acebo, de la cual son muy devotos, al igual que la del Avellano o la de Colobreiro.

Ferias, bodas e ironía
Los días de mercado en Navelgas eran lugar de encuentro de las familias vaqueiras. Eran días con nombre propio. Igual que la fiesta de Naraval, parroquia donde, exceptuando Nera, todo son brañas, antes de la creación de la vaqueirada de Aristébano, acudían de todo el entorno con meriendas, con sus típicos frixuelos, choscos y lacones. En las ferias de mi pueblo, yo disfrutaba viendo el ganado… y, sobre todo, viendo el gran número de caballos que se concentraban adornados con elegantes monturas y frecuentemente acompañados de grandes mastines con collares de clavos, para defensa de los lobos, como el del Recorbo de Monterizo, quien contaba emocionantes aventuras de sus encuentros con las bestias. O sobre las frecuentes peleas cuando los aldeanos pretendían a una vaqueira o viceversa.
Los domingos, en Navelgas, también eran aprovechados para recoger los paños de sarga y estameña, que tras el filado y el tejido de los telares era batanado por Mariano en el Batán de Parada y, a lomos de caballo, lo traía a un pequeño almacén para su distribución. Batán de gran importancia, desde el siglo XVII, en el vestido de los vaqueiros, de colores sobrios entre negras tierras y ocres acompañados de los crudos grisáceos de lino.

vaqueiros_03

Como gris es la construcción de pizarra, piedra y paja que puebla las brañas, con un claro origen celta que recuerda la distribución de los castros de la comarca, en medio de unos tapices verdes bordeados de muros sobre los que se edificaba la casa y la cuadra, a la vez que delimitaban las posesiones o se utilizaban para guardar el pastoreo de las vacas. Durante bastante tiempo, recorrí montes y caminos de Monterizo, Fuentes, Folgueras del Río, Candaneo, Businán, Escardén, Aristébano y otras muchas. Acompañado por Paco, el farmacéutico de Belmonte, y su cuñado Eduardo, conocí y pinté núcleos de construcciones cubiertas por teitos en El Parnocal, La Peral, Caunedo, Llamardal y el puerto de Somiedo.

También he conocido la tradición del transporte del ajuar, con la cama, sobre el carro tirado por las vacas, a través del festival vaqueiro de Aristébano, pero antes disfruté, siendo muy niño, de las bodas vaqueiras celebradas en la comarca. La mayoría de las ceremonias religiosas se celebraban en las parroquias a las que pertenecían las brañas, como era el caso de Naraval o Rellanos, pero tenían su convite en Navelgas, en casa de Faustino, y al menú casi nunca le faltaba la sopa de gallina y el jugoso arroz con pito. Cuando los niños sabíamos que había una boda vaqueira, al salir de la escuela corríamos a contemplar, atónitos, la llegada del tropel de caballos al galope con mozas a la grupa y lanzando desde sus monturas gritos de alegría y celebración.

La religiosidad del vaqueiro nadie la puede poner en duda. Es una mezcla entre devoción y superstición. Las capillas por ellos frecuentadas están llenas de exvotos ofrendados como gratitud y, ahora, no es difícil encontrar coches cuyos parabrisas lucen las cintas y medallas de la Virgen del Acebo. Otra característica, vinculada a la superstición, es su amor por el color azul que, dicen, posee propiedades contra los malos espíritus.

Acaso unos y otros cultivaron la fina ironía vaqueira, unida a un carácter socarrón y cierta desconfianza, aunque, indudablemente, sus razones tenían. Humores que aparecían en las largas noches de invierno, cuando, con motivo de los esfoyones, de las matanzas, del filao o de labores diversas, como la hacer mantecas y quesos, se reunían en una de las casas del lugar y se contaban historias o se cantaban estrofas, con frecuencia cargadas de ironía en torno a aquellos poderes opresores, entre los que se encontraba el eclesiástico. Historias alternadas con las estrofas relacionadas con los alimentos cotidianos, como las que referían mientras batían el fuetse para freír manteca.

Orgullo vaqueiro
Con el tiempo, las gentes vaqueiras han abandonado cantos y bailes, como si ya hubiesen cumplido su cometido. Existen diversos grupos de investigación folklórica que están recogiendo estos cantos y bailes, unos mejor que otros… pero, a todos ellos, les falta el alma. Alma que he visto, no hace mucho, a una joven vaqueira que, aunque, vestida de vaqueros se puso, espontáneamente, a bailar al son del pandeiro. Las raíces permanecen en este pueblo que esté donde esté, y a pesar de que no se lleven bien, se apoyan frente a la adversidad porque saben, instintivamente, que ello les ha permitido sobrevivir.

Unión gozada al lado de una vaca o de un caballo de corta alzada. Este, sin duda alguna asturcón, fue para el vaqueiro un medio de transporte fundamental, y junto a la vaca y a la oveja formó parte y complemento de la vida de las brañas. Recuas de caballos atados unos a otros por el ramal, de la cabezada a la cola. Todavía hoy quedan algunos vaqueiros, de cierta edad, que usan un par de caballos para transportar mercancías hasta la braña, cruzando los viejos caminos, en competencia con el tractor. Conservan el asturcón como homenaje y reconocimiento a lo que este caballo aportó, mientras que, hasta hace muy pocos años, la cabalgata de reyes, en Navelgas, contaba con la asistencia de caballos vaqueiros que bajaban, puntualmente, a la cita anual, desde Monterizo, Fuentes, Barreiro, Bullacente y otras brañas.

Todo ello, sin olvidar a la vaca, el animal central de la braña aún hoy, aunque, en muchos lugares, se cambiaron las tradicionales vacas ratinas, de capa roxa, por las lecheras holandesas. Con este cambio, prácticamente, han desaparecido, entre otras cosas, aquellas deliciosas natas vaqueiras, que, al igual que los bailes y los cantos, se mantienen de forma artificial.

Y en las noches de las brañas, en esas largas noches invernales cuando el oso y la ardilla se retiran, en letargo, a su nido y a su guarida, los vaqueiros, aún hoy, se reúnen para hablar de sus proyectos o problemas. Ya no son reuniones de cantos y esfoyones. Hasta las brañas ha llegado la tecnología y la parpadeante luz del candil de aceite o de carburo, al lado de la tsariega, ha sido sustituida por la bombilla y la partida, de baraja o dominó, por la televisión. Las brañas, en este momento, se encuentran muy disminuidas de población. Los vaqueiros se han incorporado, en todo, al resto de Asturias y, por ello, ha descendido su natalidad y ha envejecido su población.

Pese a ello, yo confío en este pueblo que mantiene la tradición y el amor a su lugar. Que luce orgullo vaqueiro, pues, quizás como reacción a la propia marginación, los vaqueiros reivindicaban su derecho a ser ciudadanos normales. Hoy, muchos aldeanos tienen a gala ser vaqueiros y reivindicar que sus pueblos sean brañas. Este ha sido uno de los grandes triunfos de los vaqueiros, que no sólo lograron imponerse en la capital del reino, sino que aún pueden encontrarse negocios transmitidos de padres a hijos: casqueros, carboneros o los populares serenos.

Porque los vaqueiros ya han bajado de las brañas y ejercen los oficios y trabajos de cualquier aldeano. Los apellidos, desde hace muchos años, están mezclados, pero, aún hoy, se puede conocer la sangre vaqueira por su tesón y por su trabajo. Yo invitaría a los asturianos a conocer las brañas, situadas en las majestuosas y viejas montañas, teñidas por los azules violáceos del brezo, y así descubrirán la geografía que provocó leyendas y marginaciones de un pueblo, a la vez que nos conoceremos un poco mejor todos nosotros.

Más información
Este municipio, con capital en Tineo, está situado al suroeste de la Comarca Vaqueira, en el centro del occidente de Asturias. Es el segundo concejo en extensión de Asturias. Se encuentra bien comunicado a través de la AS-15 (que enlaza con la N-634 en Cornellana), de la AS-216, que lleva al nudo del Alto de la Espina y de la AS-219 que baja hacia la costa de Luarca, pasando por Navelgas.

3Comentarios

3 Respuestas a Vaqueiros, pueblo maldito, raza orgullosa

  1. aranzazu berdasco rodriguez 26 febrero, 2015 a 6:46 pm

    De pequeños aunque hallamos nacido en madrid, hemos vivido vaciones junto ha esa gente, mis bisabuelos mis abuelos vaqueiros. Ibamos al colegio en Madrid pero en vacaciones pasabamos tres meses haciendo la hierba que recuerdos con gente agradable como la señora charga, y el hermano de mi bisabuelo llamado el couc, estrañabamos al llegar a la gente y ellos ha nosotros, pero en dos días instalados y haciendo amistad nos era curioso ver por ejemplo al tio de nuestro padre que dormia junto las vacas y la cocina solo estaba dividida por una madera del establo para nosotros que llegabamos de Madrid nos chocaba aquello , tu en tu piso con la picadora molines y lavavajillas y decias y esto pero nos vino genial para hacernos fuertes de espiritu y valorar mas a la gente que a las cosas. Siempre ha habido esas historias que eran rechazados pero nuestras abuelas nos decian tonterias ni caso ha comer y ha estudiar. Hoy en el 2015 de la gente de esas vaciones esta vanesa, victor yoli laura hoy vanesa es DIRECTORA DE BANKINTER, VICTOR TRABAJA UN LABORATORIO, YOLI SE LICENCIO EN FARMACIA TRABAJA EN UNA GRAN EMPRESA DE FARMACOS Y LAURA LICENCIADA EN TURISMO TODAVIA HOY NOS REUNIMOS UNA VEZ AL AÑO Y NOS REIMOS DE AQUELLAS VACACIONES CON LOS VAQUEIROS, ANECDOTAS DE COMER PULIENTAS Y IR DE FILANDON O DECIR NI PARA PRAU NI PARA PLAYA. HA SE ME OLVIDABA UNAI Y HOY LICENCIADO EN LA ESCUELA DE CINE ES ACTOR ASI QUE QUE VIVAN LOS VAQUEIROS .

    Responder
  2. Angeles be rasco lopez 2 marzo, 2015 a 12:01 am

    Hola soy hija,nieta,bisnieta y tataranieta de vaqueiros de alzada estoy super orgullosa de mis raíz es el orgullo la fuerza el coraje y la humildad nos. La da la montaña el aire la naturaleza en si te enseña. K. Es ella quien manda tu sigues si curso son gente inigualable
    un saludo de una vaqueira

    Responder
  3. Francisco Muñoz de Escalona 30 mayo, 2017 a 3:35 pm

    El autor dice ser de Argumoso, lugar situado en la rasa costera, al que califica de braña. Cae así en una contraditio in terminis ya que braña viene de veraneo, siendo por tanto el territorio al que se alzaban los vaqueiros por su riqueza en pastos durante el estío.
    Sin embargo el autor está muy cerca de percatarse de algo que muchos se resisten a admitir, y es que ya no hay vaqueiros por mucho que se empeñen los que llevan apellidos “vaqueiros”. Y no existen porque su existencia se debió a un modo de vida que pertenece al pasado. Una cosa es la nostalgia, a la que tienen derecho sus descendientes, y otra los hechos indiscutibles. Vaqueiros y xaldos están hoy unidos porque ambos viven de acuerdo con los mismos modelos culturales, los propios de lo urbano incluso en el medio que fue antaño rural

    Responder

Responder a Angeles be rasco lopez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas