informaciondeturismo
 Luis Medina

Parque Natural de Sintra – Cascais

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

El Parque Natural Sintra-Cascais fue creado en 1994. Además de la Sierra de Sintra y Colares, alcanza el litoral de los cabos Raso y Da Roca, quedando también protegida la zona más urbanizada próxima a Cascais. El dulce microclima de estas montañas litorales, unido a la fertilidad del suelo, propicio la aclimatación de especies exóticas, plantas en románticos parques y jardines. De este modo, junto a castaños, robles, encinas, alcornoques y madroños, sin olvidar las amplias manchas de pino manso, conviven secuoyas, tuyas y abetos.

El parque tiene la particularidad de encontrarse cercano a la gran capital de Lisboa y conservar intacta su esencia natural, coexistiendo conjuntamente la Naturaleza y las zonas turísticas urbanizadas. En toda su extensión, presenta una gran variedad de ambientes y paisajes, incluyendo dunas, florestas, lagunas y una línea costera de inusual belleza.

Por su parte, la Sierra de Sintra forma el núcleo central del Parque Natural, y han sido reconocidas sus excepcionales peculiaridades en todo el mundo, siendo considerado como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad. Por ello, además de la reliquia arquitectónica de la ciudad de Sintra, la Sierra es un monumento en si misma. Se siente que esta montaña es mágica. Lo descubre el visitante y lo han percibido a lo largo de la historia todos los habitantes de la zona. Esta mágica atracción de la Sierra contribuyó a que fuera denominada Monte de la Luna, haciendo referencia a las poderosas influencias de los astros.

Cabo da Roca. El punto más occidental del continente europeo
El punto más occidental de la península Ibérica y por extensión de todo el continente europeo se encuentra a tan solo dieciocho kilómetros de Sintra. Lógicamente, se excluyen para su consideración los territorios insulares de Irlanda e Islandia. Ha sido declarado paraje natural y un monolito recuerda sus coordenadas geográficas: latitud norte 38º 47’; longitud oeste 9º 30’. El cabo se encuentra en el lugar donde las estribaciones de la sierra de Sintra llegan al mar, formando un acantilado de más de ciento cuarenta metros de altura. La vegetación de dispone a modo de almohadillada, a fin de resistir los embates del viento, que sopla sin cesar. Es una excursión muy recomendable, además de la contemplación de tan impresionante paisaje, el viajero puede adquirir el correspondiente certificado oficial que da fe que el viajero ha estado en el punto más occidental de la Europa continental.

Próxima a este privilegiado balcón natural, se encuentra la salvaje playa de la Ursa o de la osa. Debe su nombre a una singular formación rocosa que brota del medio del mar, frente a un pequeño arenal. La piedra de la Ursa (piedra de la osa) debe su nombre, según cuenta la leyenda, por que una osa desobedeció las órdenes de los dioses, negándose a emigrar hacia el Norte con sus crías cuando los hielos que cubrían la Sierra de Sintra comenzaban a derretirse en tiempos de la última glaciación. Enfadados los dioses, convirtieron a la desobediente osa en una enorme piedra y a sus crías en otras rocas más pequeñas, dispuestas para siempre en su alrededor, en medio del mar.

La Boca del Infierno
Desde la carretera que une Cascais con Malveira da Serra, pasando por Guincho se encuentra este espectacular paisaje conocido como la Boca del Infierno. Es un punto de la franja en el se interrumpen las formas calcáreas que forman el litoral. La Boca del Infierno es famosa por su belleza y por el espectáculo que brinda al visitante. No es fácil describir el panorama que se observa cunado sopla el viento y la olas penetran por entre los roquedos después de embestir contra los acantilados.

Es difícil para el amante de la Naturaleza separarse de lo que queda atrás, hacia poniente, o de cuanto se ve desde este afamado lugar de la costa portuguesa, encuadrado en la Sierra de Sintra. Si Cascais es por sí solo un complemento que enriquece el paisaje por la belleza que le es propia, esa sierra, aunque desligada del litoral por la distancia y por la naturaleza que tanto la distingue, confiere, si cabe, aún mayor grandeza al panorama que domina.

Menos abrupta que la Boca del Infierno, aunque igualmente atractiva es la porción costera de la afamada playa de Guincho. Se encuentra a tan sólo seis kilómetros de Cascais. Es una amplísima y limpia playa caracterizada por la frecuencia y el gran tamaño del oleaje. Un lugar frecuentado por winsurfistas venidos de todo el planeta.

El tiempo que se dedique a la visita de la franja costera entre Cabo da Roca y Cascais será un tiempo bien empleado. Pero el placer será aún mayor si a la simple contemplación de las bellezas naturales del litoral, se añade la de su marco geográfico, e incluso la que depara la zona urbanizada que lo rodea, con sus exquisitos jardines y residencias.

A la vista de tal estampa, es comprensible que estas playas hayan sido de siempre uno de los destinos preferidos por la nobleza. Con el paso del tiempo Sintra y Cascais han sabido mantener el atractivo de su accidentada costa y sus playas, así como su espíritu marinero. Motivos que hacen de la porción más occidental de la Península un excepcional destino donde disfrutar y rememorar el esplendor de los pasados reinados.

Datos Prácticos
Cámara Municipal de Sintra. Doctor Virgilio Horta, 2714 – 501 Sintra. Tel.: 210 238 500

La visita a Sintra exige andar mucho, subir y bajar cuestas constantemente. Para acceder al castillo y al Palacio de Pena es necesario emplear una hora de camino cuesta arriba, el mismo tiempo que se necesita para llegar a Monserrate. Si no se dispone de vehículo propio, es aconsejable sumarse a una de las visitas guiadas que se ofrecen desde la oficina de turismo.

Donde Dormir
Como recomendable para disfrutar de una estancia de varios días o fin de semana existe una excelente oferta de alojamientos de Turismo Rural de calidad localizados en los más bellos rincones de Parque Natural.

Quinta do Rio Touro. En un emplazamiento único, en las cercanías del Convento de la Peninha, con la magia de las mejores vistas panorámicas sobre la desembocadura del río Tajo y las playas secretas de Cascais. El punto más occidental de Europa, con el Atlántico como telón de fondo y el Cabo de Roca como referente. La Quinta, enclavada en un valle abierto, dispone de tres hectáreas para el disfrute personal en un microclima perfecto en cualquier época del año. Todo ello en el marco de una vegetación subtropical, con una cuidada orientación al sur, buscando la integración y armonía de sus edificaciones con la exuberante naturaleza. Tel: (+351) 21 929 2862 >>>

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas