informaciondeturismo
 Redacción

Productos de León

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

León ha sido desde tiempos remotos una verdadera encrucijada de Caminos. Dos de los grandes itinerarios clásicos de la península, La Vía de la Plata y el Camino de Santiago, han hecho de esta provincia un lugar de constante trasiego y peregrinar en donde sus ricos productos y excelentes guisos son la mejor medicina para entonar el cuerpo y calmar el espíritu.

León, al noroeste de la península presenta una gran diversidad de paisajes. Valle, montaña y meseta, con una altitud media, son ideales para elaborar un buen puñado de productos representativos de su gastronomía. Uno de los rincones más privilegiados es El Bierzo, cuyo clima privilegiado otorga productos tan suculentos como el botillo, el pimiento asado o la manzana.

leon_01

Pero este bello enclave leonés es además, lugar fértil y fructifero para castañas, tabaco e higos. Es más, diríase que todo aquello que se cultiva en El Bierzo fructifica y con excelente calidad. Así, el botillo surgió en las montañas bercianas de la mano de los monjes eremitas. Allí cuidaban los siervos de Dios a los cerdos. Llegado el invierno se procedía al sacrificio y con sumo cuidado separaban las costillas, los huesos de la cabeza y el rabo, que coraban en pequeños trozos. En una artesa los mezclaban con sal, pimentón, ajo y orégano. Tras adobarlo se introducía todo en grandes tripas que se colgaban unos días para el secado, además de ahumarlos con leña de roble y tomillo.

Así nació el botillo y así se ha conservado hasta nuestros días. Un sencillo plato que basta con cocerlo a fuego lento envuelto en un paño para evitar que se rompa. Un botillo de aproximadamente un kilo deberá cocerse entre dos horas y dos horas y media. Treinta minutos antes de su cocción se añadirán las patatas y la verdura.

Pero aunque el botillo es el plato estrella más famoso del Bierzo, no hay que dejar atrás sus exquisitos y artesanales pimientos o sus fabulosa manzana reineta, tan apreciada como poco conocida, con una calidad inmejorable.

Sin duda alguna El Bierzo es uno de los destinos gastronómicos de León, pero no por ello es el único sitio.

El olfato y sobre todo el gusto encaminarán los pasos a cualquier punto de la provincia para probar su exquisita cecina, en muchos casos regada con un chorrito de aceite de oliva. Y si de cecina y paisaje se trata no hay nada como admirar el profundo e impresionante cañón de Vegacervera. En el pueblo del mismo nombre el visitante encontrará un buen número de lugares poder adquirir la deliciosa cecina. Pero además, las Hoces de Vergacervera constituyen uno de los lugares más bellos y desconocidos de León.

Todo un derroche gastronómico cuyos entrantes lo formarían sus pimientos y cecina, los primeros, protagonizados por la alubia de León, darían paso al botillo y posteriormente al queso de Valdeón, regados ambos con vinos del Bierzo o de la tierra Valdevimbre-Los Oteros. Y finalmente, unas manzanas y unas mantecadas de Astorga compondrían una excelente carta, si el viajero tiene exquisito paladar y osa a yantar tantas y tan buenas viandas.

Share
Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas