informaciondeturismo
 César Justel

Praga ciudad de milagros y prodigios. Del Niño Jesús de Praga al Golem

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Que Praga es ciudad muy turística no hace falta decirlo. Con la llegada del buen tiempo, se llena de visitantes. La gente se suele apelotonar en la plaza para ver como los doce apóstoles salen cada hora del famoso reloj astronómico, cuando un esqueleto da el toque de difuntos. Otros prefieren oír los conciertos de música clásica, o simplemente pasear por el puente de Carlos IV o la plaza de Wenceslao.

En este tiempo y a lo largo resto del año, no faltaran excusas para programar una escapada a la capital Checha, como tampoco nos será dificil dar con interesantes ofertas de alojamientos, así como encontrar opciones de vuelos Barcelona – Praga, por ejemplo, a precios muy tentadores. Como también sugerente y tentadora es esa Praga mágico-religiosa para los “necesitados” de ayuda.

Hay tres lugares emblemáticos en esta antigua capital de la República Checa y dicen que los tres conceden deseos. El primero está situado en el famoso puente de Carlos, donde se alzan 31 estatuas de santos. De todas ellas la más famosa –y dicen que la más antigua- es la de san Juan Nepomuceno que fue confesor real y al cual el rey Wenceslao IV ordenó lanzar, en 1393, desde el puente por no querer decirle los “pecados” de la reina, y las aguas del río Moldava recibieron su cuerpo. El santo guardó el secreto de confesión pero aquello le costó la vida. Hoy es –debido a su forma de morir- patrón contra las inundaciones y también protector ante las calumnias. Bajo su estatua hay un bronce que representa el momento en que su cuerpo fue arrojado.

praga_01

No se sabe porque pero, desde hace muchos años, la pieza con la escena grabada comenzó a desgastarse de tantas manos como por ella han pasado porque dicen que trae suerte. Al lado otra pieza representa a un perro, y por ella también pasan la mano los turistas, esta vez para poder volver a Praga. Es mejor ir de noche con la ciudad iluminada, que es cuando hay menos gente.

La leyenda del Golem
La segunda historia y seguramente la más alucinante es la del Golem. Eran los tiempos de Rodolfo II de Habsburgo época de esplendor de la ciudad, cuando esta era capital del reino de Bohemia. Durante ella vivieron grandes figuras como los astrónomos Tyche Brahe o Johan Kepler, y todo lo cabalístico estaba de moda. El famoso puente une los dos barrios mas típicos de la ciudad: Malá Strana (barrio pequeño) y el Stare Mesto (ciudad vieja). En este último se encuentra el barrio judío, o por lo menos lo que de el queda.

Dicen que alguien convenció a Hitler para que no lo destruyera pues podía quedar como museo, o algo así. Conserva tres sinagogas, pero lo más importante en su cementerio judío con 12.000 tumbas en doce capas superpuestas. La entrada es pagando pero merece la pena, siempre que se compruebe antes los horarios de apertura, pues son muy especiales. En el se encuentra –cerca de la entrada- la tumba del rabino Loew. Puede que a mucha gente no le suene. Pero es el creador del famoso Golem al cual dio fama, sobre todo una película del celebre cine negro de los años veinte o la abundante literatura. Hasta Borges dejo un poema dedicado a el. Loew, que vivió a finales del XVI (1512-1609), construyó –exactamente en 1573- una noche bajo uno de los puentes una figura de tamaño natural con barro del río Moldava.

praga_02

El muñeco, que puede considerarse un antecedente de Frankenstein, cobraba vida cuando se lo ordenaba el rabino y hacía todo tipo de encargos, pero sobre todo protegía el barrio judío de ataques antisemitas. El caso es que, o bien el rabino se descuidó o el Golem empezó a no ser controlado y atacaba a los animales y asustaba a las gentes. Así que el rabino terminó con el borrando la primera letra de su frente emet (que significa verdad) y dejándolo en met que en hebreo significa muerte. El caso es que en la tumba del rabino mucha gente mete papelitos entre las piedras con deseos escritos con la esperanza de que se cumplan. Es fácil ver a “devotos” y algunos hasta entonan cánticos.

El Niño Jesús de Praga
El tercer lugar, este más “cristiano”, es la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias (o Santa María Victoriosa) donde en un lateral y protegido por una vitrina de cristal se encuentra el Niño Jesús de Praga que fue traído desde España en el siglo XVI y entregado a los carmelitas. La devoción se incremento en 1637 cuando comenzaron una serie de prodigios y, desde entonces, ante el siempre hay gente pidiendo favores, tanto checos como turistas. Todas las mañanas, las monjas del cercano convento, le cambian las lujosas vestimentas donadas por devotos de todo el mundo. Muchas más rutas y secretos nos tiene reservados tan sugerente destino como es la República Checa.

Más información
Oficina Nacional Checa de TurismoCzechTourism en España. Call Center: 807 300 565

 

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas