informaciondeturismo
 Luis Medina

Murcia, la ciudad de la huerta

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

El perfil de la catedral de Murcia, recortado por el cielo, es tan sólo una pequeña muestra de las sorpresas que guarda esta ciudad en cuyo horizonte se huelen naranjos, higos, granados y limoneros. La “ciudad de la huerta”, con tradición milenaria, emerge, cada amanecer, con mezcolanzas singulares, de épocas pasadas, y vida social muy presente. 

ciudad

Es cierto aquello que dicen de que por mucho que se escriba de la catedral de Murcia, nunca las palabras serán suficientes para sorprender con su grandeza al viajero. Radiante de día y sobrecogedora de noche, su fachada, en la Plaza del Cardenal Belluga, es la puerta de entrada a las joyas que guarda el interior, especialmente la capillas de los Vélez y de Junterón, que no por ello son menos bellas las otras diecisiete. La primera cuenta con una curiosa tradición. Su exterior se halla rodeada por una cadena tallada en piedra, en la que hay que encontrar un eslabón roto. Tradiciones singulares en los diferentes edificios, como la de la rana de Salamanca.

La historia de Murcia está escrita en sus calles. En el paseo del Malecón, en el barrio del Carmen, en el Casino…

Mucho antes de que comenzara a construirse la catedral- la primera piedra la puso el obispo Fernando de la Pedrosa en 1394, aunque las obras no finalizaron hasta el siglo XV – Murcia era un lugar codiciado por diferentes civilizaciones. De Mursiya (“la afincada”), como la denominó su fundador Abd-Al-Rahman II, se tienen las primeras noticias hacia el año 830, aunque se asegura que anteriormente los íberos ya poblaran esta zona. Su importancia defensiva fue crucial. De hecho, contaba con una muralla de unos quince metros y más de noventa y cinco torres defensivas. De ciudad defensiva pasó también a contar con el apelativo comercial, ya que llegó a ser capital del reino de taifas. La llegada de aires cristianos provocan un profundo cambio en la ciudad, que comienza a organizar su estructura en función de los gremios. Las calles Trapería, Platería y Vidrieros dejan constancia de esta etapa en la que comienzan a desaparecer las mezquitas y resurgen iglesias, entre las que destaca la catedral.

En el exterior de la capilla de los Vélez, la clave es encontrar el eslabón roto de la cadena tallada en piedra que rodea el recinto

Pero la historia de Murcia está escrita en sus calles. En el paseo del Malecón, que unía la ciudad con el vergel que la rodeaba. En el barrio del Carmen, en el Casino, la plaza de Santa Catalina y el Teatro Romea, verdaderos símbolos murcianos, o en sus finos olores artesanos y huertanos, savia viva de estas tierras que impregnan a Murcia de colorido y que se completan con sus cromáticas Fiestas de Primavera o con el tono solemne de los pasos de Semana Santa de Salzillo, el gran escultor murciano por excelencia.

Oficina Regional de Turismo.- San Cristóbal, 6, bajo. 3001 Murcia. Tel.- 968 36 61 30/36 61 00.

Oficina Municipal de Turismo.- Plaza de San Francisco, s/n (Palacio Almudí). Tel.- 968 21 98 01.

Compras.- Gran tradición artesanal, especialmente, figuras de Belén. Centro Regional para la Artesanía.- C/ Francisco Rabal, 8 (Junto al jardín del Satélite). Tel.- 968 28 45 85. Exposición y venta.

Fiestas.– Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional. Destaca la procesión del miércoles, con la procesión de “los coloraos” y la del viernes donde desfilan los fabulosos pasos de Salzillo; Fiestas de Primavera, declaradas de Interés Turístico Nacional, que comienzan el Domingo de Resurrección. Los momentos más espectaculares son «El Bando de la Huerta» y «El Entierro de la Sardina», en la noche del sábado. Primera quincena de septiembre: Feria. Destaca el recibimiento a la patrona de Murcia, la Virgen de la Fuensanta, y la tradicional romería, con traslado de la Virgen a su Santuario; Navidad, exposición del Belén en la Plaza de la Cruz.

Alrededores.– Santuario de Fuensanta, patrona de Murcia, el castillo de Monteagudo; Monasterio de los Jerónimos; norias de Alcantarilla y La Nora

 

 

Sin Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Turismo Rural en Sierra Nevada

casas-rurales-venta-de-los-herradores

Vacaciones en la Costa Brava

cala-montjoi_publicidad

Turismo Rural y Aventura en Asturias

Hotel & Spa Villa de Mestas